Mis muletas para ...

Alberto Herreros: La remontada imposible

Pero Fotsis fue el de la chapa que ganó un partido imposible

Cargando...

El triple de Alberto Herreros, que supuso un nuevo título de liga ACB para el Real Madrid, fue un momento de maravillosa locura que ya es historia del baloncesto español. Esta jugada se produce en el quinto partido de la final de la temporada 2005/2006 en la cancha del Baskonia.

xxxxxxxxxx

segoviano 1200 200

Aunque yo sí vi aquel partido, me sigue dejando perplejo lo rápido que puede cambiar un encuentro en cuestión de minutos y aquel partido es otra muestra más de que un minuto en baloncesto puede ser muy largo y nunca se debe dar por acabado hasta que no suena la bocina, reflexión que le hubiera venido muy bien a Nacho Calvo, el narrador del partido en TVE. Lo cierto es, que ni Nacho ni el comentarista de turno, Javier Imbroda, ni tan siquiera el primo más querido de Alberto Herreros daba un euro por la remontada del Madrid

A falta de 50 segundos el Madrid perdía por ocho, la tensión de ambos entrenadores era un claro síntoma de la locura que se vivía en la cancha. Cada uno la sentía de una forma diametralmente opuesta.  Dusko Ivanovic paseaba por la zona técnica nervioso, gesticulando y dando órdenes a unos jugadores que parecían sordos ante las indicaciones de su entrenador. Boza Maljkovic no habría la boca, sin palabras ante lo que estaba ocurriendo parecía ajeno a la hazaña de su equipo, posiblemente la Final de la Liga ACB estuviera perdida para él hace muchos minutos.

Mi amigo Pobla en la baldosa desde la que se elevó Alberto Herreros

Foto de mi amigo Pobla sobre el lugar desde el que se elevó Alberto Herreros en su famoso triple.

En ese minuto mágico del baloncesto de la liga española Baskonia tenía en cancha unos de los mejores quintetos de la historia. La proeza del Real Madrid tiene por ello doble mérito, aunque también fue imprescindible para que se lograra que jugadores de la talla mundial como Scola, Prigioni, Spliter, Macijauskas y Calderón jugaran posiblemente el peor minuto de sus carreras.

Alberto Herreros, uno de los mejores aleros de la historia del baloncesto español, jugaba sus últimos minutos con su camiseta del Real Madrid en el Buesa Arena. El madrileño, con una calidad “yugoslava”, no vio recompensada su carrera deportiva con los títulos que hubiera merecido. La aparición de Herreros fue decisiva a pesar de que apenas estaba interviniendo mucho esa temporada. Faltaban segundos para acabar el partido, el Real Madrid necesitaba anotar para empatar o ponerse por delante en el marcador cuando el balón le llegó al francotirador. Parece injusto no destacar la importancia que tuvo Fotsis. Con su decisivo tapón a Calderón ganó la liga y esto ha quedado casi en una simple anécdota tras el triple de Herreros. Una de las chapas más celebres del baloncesto quedó eclipsada por aquel tiro perfecto, dulce, suave y demoledor que taladró sin dolor la canasta del Baskonia. Alberto Herreros se elevaba sobre el parqué vitoriano entre gritos, no de ánimo, si no de terror de los aficionados vascos que vivieron su peor pesadilla. El tapón de Fotsis sirvió para que el alero madrileño recibiera el cariño que se había ganado durante más de una década y se pudiera retirar como había soñado.