Ali Traore: "No encontré mi sitio en el equipo"

El pívot francés repasa su etapa en Movistar Estudiantes

Cargando...

Llegó a Madrid el pasado verano con la vitola de uno de los fichajes estrella de la temporada. Con experiencia en Euroliga, Ali Traore estaba llamado a ser la referencia en la pintura de Movistar Estudiantes. 6 meses después, el pívot francés ha abandonado el club sin cumplir con las expectativas. 5,6 puntos y 2,9 rebotes por encuentro ha sido el bagaje de su media campaña como jugador colegial. Charlamos con él para conocer de primera mano cómo ha vivido su efímera etapa en Estudiantes.

xxxxxxxxxx

Ali Traore parecía nacido para jugar en Movistar Estudiantes. Divertido, extrovertido, y de fácil conexión con la grada colegial, se ganaba el cariño de la afición estudiantil sin apenas pisar la pista. Un par de buenas actuaciones hubieran bastado para elevarle a la categoría de ídolo, pero el baloncesto ha querido que su etapa en el Ramiro acabara antes de tiempo. 

Tras dejar dudas en la preparación, Movistar Estudiantes firmaba justo antes del inicio de campaña a Víctor Arteaga, otra torre para reforzar su pintura. Era el primer strike para el pívot francés, que no encajaba en el sistema de Salva Maldonado.

Tras varias jornadas, el técnico perdía su confianza en Traore, que esperaba resignado en el banquillo la llegada de un sustituto para firmar su rescisión con el conjunto colegial. El internacional galo sigue en Madrid, donde mantiene la forma entrenando con el Torrelodones. Charlamos con él para conocer de primera mano cómo ha vivido su efímera etapa en el conjunto colegial. 

¿Por qué crees que no ha funcionado tu etapa en Movistar Estudiantes?

Digamos que no encontré mi sitio en el equipo. En 12 años de carrera es la primera vez que jugaba en un sistema así y no me iba bien. Tengo otra concepción del baloncesto. Sucede a veces, al final esto es baloncesto.

Llegaste en agosto al equipo, ¿cuáles fueron tus primeras impresiones?

Es un club histórico, muy profesional, que cuida bien de los jugadores y sus familias, me llevé una grata sorpresa.

En Septiembre el equipo ficha a Arteaga, otro pívot. ¿Qué pensaste? ¿Crees que era una señal para ti o algo parecido?

Pensé que era raro, pero me hice más o menos una idea de lo que significaba. Pero no estoy dentro de la cabeza del entrenador o del general manager, así que realmente no te puedo decir.

Los primeros partidos no fueron fáciles para ti, pero decías en entrevistas que el staff, la gente del club y demás te habían dado confianza. ¿Te sentías así?

Me sentía mal porque esperaba un mejor debut en la Liga Endesa. Pero la situación siguió así por un tiempo.

¿Cuándo te diste cuenta de que tu tiempo en el Estu había acabado?

Después del partido en casa ante Unicaja, creo que fue el 18 de diciembre. A partir de entonces empezaron a suceder cosas extrañas.

¿Cómo era tu relación con Salva Maldonado? ¿Os entendiáis bien?

Mi relación con Salva no tenía nada de especial. Era la típica relación entre entrenador y jugador.

¿Y con Savané, el otro pívot de la plantilla? Tiene experiencia en Liga Endesa, ¿te ayudó?

Sí, siempre tuve su apoyo, me ayudó bastante. Le considero un hermano mayor. Seguimos comiendo juntos una vez por semana.

¿Cómo se ve desde dentro lo que está haciendo Edwin Jackson? ¿Te sorprende su gran nivel?

Es un jugador con un talento increíble, que trabaja duro para tener éxito, por lo que es más que merecido. Estaba bastante seguro de que tendría una temporada espectacular.

Conectaste bien con la grada desde el inicio, ¿qué recuerdo guardas de los seguidores de Estudiantes?

Me encantan los seguidores de Estudiantes, son increíbles. Me dieron todo su apoyo incluso sabiendo que no estaba ayudando al equipo a conseguir victorias. No puedo expresar lo agradecido que estoy. Lamento mucho no haber podido jugar a mejor nivel para ellos. Seguidores de Estudiantes, si me estáis leyendo, muchísimas gracias. 

Desde que dejaste Estudiantes, ¿has tenido ofertas de algún otro equipo?

Tuve unas pocas ofertas, pero no cuajaron. Quiero volver a las pistas lo antes posible, lo echo mucho de menos.

Actualmente estás haciendo entrenamientos individuales con Torrelodones, ¿cómo surgió la oportunidad?

Mi agente espaol, Julian Aranda, organizó los entrenamientos con Daniel Otero Gómez, de Torrelodones. Daniel es conocido por su trabajo individual con jugadores, e incluso ha trabajado con equipos de la NBA. Puedo decir que es muy bueno. Trabajo con Uros Dragicevic de lunes a viernes, baloncesto, cardio, todo. Gracias a ellos y a Torrelodones puedo mantener la forma y estoy preparado para jugar donde sea que tenga una buena oportunidad.