Final 4 Junior: Fuenlabrada 55 - Estudiantes 62

Estudiantes se crece ante Fuenlabrada

Cargando...

Estudiantes logró superar a Fuenlabrada en un encuentro en el que llevó la iniciativa casi desde el principio, logrando así el segundo puesto en la Final 4 Junior. Era lo único que se jugaban en este partido, dado que junto a Real Madrid viajarán al campeonato de España. No obstante, estudiantiles y fuenlabreños brindaron un buen espectáculo en la primera hora de la mañana del domingo en Torrelodones. 

Foto: Pedro Guzmán Foto: Pedro Guzmán Foto: Pedro Guzmán Foto: Pedro Guzmán Foto: Pedro Guzmán Foto: Pedro Guzmán Foto: Pedro Guzmán Foto: Pedro Guzmán Foto: Pedro Guzmán

No empezó bien el partido para Fuenlabrada, a pesar su intensidad inicial. Dos triples de Tamayo y dos canastas de Sola llevaron a un parcial inicial de 0-10 en los primeros cuatro minutos de partido, que obligó a Armando Gómez a pedir su primer tiempo muerto. La presión de Estudiantes había logrado su objetivo, con un meritorio Eduardo Efosa que había logrado el robo de varios balones en la ayuda. Tras el tiempo, otra canasta de Sola que llevó el parcial hasta los doce puntos, y  fue Sureda el que por fin abrió el marcador para los fuenlabreños con una buena entrada. Un minuto después, fue Tébar el que, desde su metro setenta y cinco, se atrevió con una entrada por debajo de todas las torres para anotar otros dos puntos. Iker Cruz logró un 2+1 que redujo la distancia a solo cinco puntos (7-12). Por contra, los estudiantiles empezaron a cargarse de algunas personales que podrían haber sido importantes al final, aunque el transcurrir del encuentro no lo convirtiera en decisivo al final.

Un gran triple de Aldecoa redujo la distancia a solo un punto, y esta vez tuvo que ser Javier Zamora el que solicitó tiempo para hablar con los suyos. Y surtió efecto, porque Estudiantes logro despegarse gracias a un triple de Tamayo (11-19). Y de nuevo Adam Sola firmó otro gran triple en los instantes finales para dejar el marcador en 15-22.

En el segundo cuarto, en el intercambio de golpes una buena canasta de Aldeoca fue respondida por Sureda por los fuenlabreños. (20-24). No conseguía Fuenlabrada ajustar el rebote en defensa, circunstancia que se fue haciendo más importante con el paso de los minutos. En este período fue Niang el que protagonizó la jugada más espectacular al terminar con mate un triple fallido de Sureda (22-27).
Fuenlabrada intentaba recuperar terreno con presión en todo el campo ordenada desde el banco que tuvo su recompensa inicial en un robo de balón del bosnio Sikiras que remató él mismo con una canasta que dejó el tanteador a un solo punto (26-27). Fuenlabrada lograba ponerse por delante en los últimos minutos, pero
una última jugada de Tamayo -15 puntos, casi la mitad de todo su equipo- demostrando su clase volvía dejar por debajo a los fuenlabreños (30-31).

Tras el descanso, una canasta de Aldecoa servía para poner a Fuenlabrada por delante, y un magistral Tébar salvó un balón desde la banda para que de nuevo Aldecoa marcara distancia. Sin embargo, reaccionó Estudiantes gracias a Pablo Suárez y Adam Sola, hasta ponerse de nuevo cuatro puntos por delante. El partido no era de nadie y los robos de balón, en algunos por errores propios en los pases, se sucedían en ambos equipos. Tébar se convertía en protagonista con dos robos de balón consecutivos, pero Fuenlabrada tenía un problema. El rebote lo tenía perdido con con Fall y Grytsak. El tercer cuarto terminaba con un 40-47 a favor de Estudiantes.

Si alguna esperanza tenían los fuenlabreños, se esfumó en los primeros segundos. El estudiantil Fall seguía como máxima autoridad bajo el aro, superando a Niang y a Sikiras, llevando hasta los once puntos la ventaja de Estu a siete minutos del final. Y todo eso sin Tamayo en pista. Cuando salió, se marcó un triple que llevó la distancia a los 14 puntos a cuatro minutos del final. Fuenlabrada aumentó la presión para reducir la distancia. Un triple de Sureda fue el último intento, pero Estudiantes recurrió de nuevo a Tamayo que con un triple a falta de un minuto dejó a Fuenlabrada ya sin posibilidades.