La LEB Oro baila en la incertidumbre esperando una decisión de la FEB

La Competición se queda sin fechas para avanzar

Cargando...

La LEB Oro observa con angustia la situación del baloncesto, los equipos reclaman respuestas a una Federación que se manifiesta en paralelo a las decisiones que toma el Gobierno. Mientras esto pasa, los equipos demandan claridad en un futuro que cada día parece más nublado.

xxxxxxxxxx

Guadarrama Internacional

"Se informa de que las jornadas comprendidas hasta los días 11 y 12 de abril de 2020 de todas las competiciones nacionales de la FEB quedan también aplazadas a idénticos términos a las anteriores". Hasta ahí. Esa es la única información que ha dado la Federación Española de Baloncesto en lo relativo al futuro de las competiciones que dependen de ella hasta el día de hoy. Es la única información que manejan los equipos de LEB Oro, un comunicado emitido el pasado miércoles 25 de marzo.

De la mano de las medidas tomadas por el Gobierno, la Federación Española camina despacio, posponiendo en función de lo que dicta el Real Decreto 463/220 en el que declara a España en Estado de Alarma, algo que inquieta a la gran mayoría de los equipos de la segunda máxima competición de baloncesto masculino en nuestro país, que esperan una decisión salomónica por parte de la FEB, "la voluntad de terminar la competición está ahí, pero choca con la realidad", apunta Pepe Catalina, Director Deportivo del Cerramimbre CBC Valladolid, líder de la competición, "si arrancamos y aparece un positivo por Coronavirus en la competición... habría que parar de nuevo. La realidad nos dice que a corto plazo nadie puede garantizar que el virus desaparezca y deje de afectar", sentencia. 

Una competición que vive al día, como indica Hector Galán, Director Deportivo de Liberbank Oviedo Baloncesto, equipo implicado en la zona baja de la clasificación y que recientemente había hecho una inversión fuerte para salir de esos puestos, "queremos jugar, hemos gastado dinero para mejorar la plantilla, pero creo que no se va a poder. No podríamos aguantar económicamente estar en competición hasta el 30 de junio, por ejemplo, ¿cómo le voy a ir un patrocinador a pedir dinero para ampliar la temporada si tiene a sus trabajadores en casa? lo que tengo que hacer es mandarle mucho ánimo".

Un punto importante en la ecuación es la salud de los jugadores, "que no se nos olvide que esto es deporte... los jugadores van a estar mes y medio parados, no podemos querer que según vuelvan de sus casas se pongan a jugar de la noche a la mañana. No pueden. Me parece una locura querer meter dos o tres partidos a la semana como alternativa", comenta Miguel Ángel Aranzabal, Director Deportivo y entrenador del Real Canoe. Y eso en el caso de que vuelvan, "nosotros dimos a los jugadores la posibilidad de marcharse a sus casas o de quedarse. Nuestros tres norteamericanos se han ido, tenemos su firme intención de volver al equipo si se reanuda la competición, pero quién nos dice que van a poder volver", nos apunta Toni Gallego, presidente de HLA Alicante. "La FEB no conoce la situación de los jugadores. Luego dirán de empezar y haremos el ridículo ante todo el mundo del baloncesto cuando no dejen entrar a los jugadores en España y tengamos que completar las convocatorios con jugadores del filial o de equipos vinculados", apunta otro presidente. "La competición se desvirtuaría si se vuelve a jugar porque se han ido jugadores que es muy difícil que pueden volver", dice Tony Ripoll, vicepresidente del TAU Castelló y miembro de la Comisión Delegada de la Competición. "Podemos encontrarnos con que no puedan volver o que no quieran hacerlo, en verano los jugadores buscan jugar en otras ligas con mejores contratos, es normal, aquí somos prácticamente mileuristas", confiesa Antonio Orus, presidente del Levitec Huesca. "Para nosotros lo principal es preocuparnos por la salud de nuestros jugadores, por eso les dimos muy rápido la libertad para decidir si quedarse o volver a sus casas. Es humano que en este momento quieran estar con sus familias", confiesa Óscar Fernández-Arenas, máximo mandatario del Coviran Granada.

La Federación Española aguanta, mientras el grueso de los equipos pide parar, "nosotros hemos pedido que la competición se cancele, pero la FEB nos dice que nos pongamos todos de acuerdo, y eso es imposible", afirma Camilo Álvarez, presidente del Club Ourense Baloncesto, una petición a la que se han sumado, y así nos lo han hecho saber, Afanion CB Almansa, Coviran Granada, Cáceres Patrimonio de la Humanidad o Marin Ence Peixe Galego. Otros, como B The Travel Brand Mallorca-Palma, son favorables pero no han realizado ningún escrito, como nos apunta Jordi Riera, Gerente del club, "creemos que la cancelación es una salida, la incertidumbre no es buena". Félix González, presidente del Força Lleida y miembro de la Comisión Delegada comenta que desde la Comisión, a día de hoy, no se han podido posicionar, "no hemos hecho peticiones concretas a la Federación, en los clubs hay una gran división de opiniones, pero lo que está claro es que con el paso del tiempo todos iremos decantándonos en favor de la cancelación".

El tiempo corre en contra de los equipos, muchos reclaman una decisión pronta a la FEB para poder trabajar en su viabilidad de cara a la próxima temporada, "creo que la decisión correcta es la de cancelar la liga este año. Si se alarga tenemos dudas de si vamos a poder salir la próxima temporada, dependemos de empresas que no sabemos en qué situación van a quedar cuando esto pase", confiesa José Manuel Sánchez, presidente de Cáceres Patrimonio de la Humanidad. Un problema, el del futuro, que inquieta a más equipos, "nosotros lo vamos a tener difícil, ¿con qué aval nos presentamos el 30 de junio? Las empresas van a quedar muy tocadas, debemos empezar a plantear cómo resolver ese panorama cuanto antes", comenta Miguel Ángel Aranzabal. "Estamos complicando la viabilidad de los equipos para el año próximo. La mitad de los equipos se van a caer si esto no se corta ya", afirma Camilo Álvarez. "La FEB va por detrás de los acontecimientos", sentencia Andrés Otero, Secretario del Marin Ence Peixe Galego. "Si esto se alarga lo tenemos muy mal, sería tremendamente perjudicial. Habría que renegociar contratos, ver qué pasa con el uso de la instalación... sería prolongar una situación en las que no tendríamos ingresos y las cuentas dejarían de salir", apunta Antonio Orus. "Hay que intentar llegar a un acuerdo para jodernos los menos posibles, porque esto ya es un tema de supervivencia para el año que viene, no quiero ver una LEB Oro como después de la crisis, con 14 equipos", dice Enrique Suárez, Gerente del Club Melilla Baloncesto. "Si queremos que todos los equipos se mantengan vivos la próxima temporada, la FEB tiene que ponerse a trabajar en eso desde ya, y por desgracia no tengo noticias de que esto esté pasando", apunta otro presidente. Pepe Catalina comenta, "la realidad es que la temporada no ha terminado, todos los equipos tenían marcados el 8 de mayo como fecha en la que finalizaba la temporada, luego llegaban los Play Offs, pero irse más allá de esas fechas y meternos en junio no va a ser posible de sostener para todos los equipos".

Donde la situación aprieta, y de que manera es en Mallorca, "nosotros vivimos de la aportación privada y hay partes de nuestro presupuesto que nos llegan al final de temporada, si el mundo se para,... nuestros patrocinadores viven del turismo, solo tienes que mirar nuestra camiseta, dependemos de ellos casi al 100%, y con esta situación están en una posición muy complicada. El sector del turismo cuando más esperanzas tiene para crecer es ahora, y no va a ser posible", comenta Jordi Riera

Otro punto a tener en cuenta es la disponibilidad de los pabellones, "nosotros tenemos claro que no se va a poder jugar, el pabellón donde jugamos es municipal, y ahora mismo lo está utilizando el Ayuntamiento para proteger a la gente que vive en la calle de esta pandemia", señala Óscar Fernández-Arenas, presidente del Coviran Granada, misma situación tienen en Palma de Mallorca.

Por supuesto hay equipos que quieren seguir adelante con la competición y entienden la posición de la Federación Española de Baloncesto de alargar la decisión. Es el caso del Leyma Coruña, "la FEB no puede hacer nada, nosotros vemos bien que apuren las fechas, hay que buscar el escenario en el que se den las máximas opciones para acabar la temporada en la pista", señala Juan Carlos Fernández, Vicepresidente del equipo. Una postura que secunda Leche Río Breogán en boca de su Director General, Tito Díaz, "para nosotros es necesario apurar la situación, hemos invertido y hecho un esfuerzo económico para mejorar la plantilla y es lógico que queramos terminar la temporada". También en Chocolates Trapa Palencia, así lo indica Raúl Villagrá, Gerente del club "hay dos grupos, los que tienen sus cuentas hasta el 8 de mayo y los que queremos acabar la Liga por los objetivos que tenemos". Además, estos dos últimos, coinciden en una misma idea en caso de que la liga no pueda retomarse, "si se decide que no se puede continuar y se cancela, creemos que lo más justo es que no haya ascensos ni descensos. La liga no se acabó, debería quedar sin efecto". Por parte del HLA Alicante lo tienen claro, "queremos jugar, pero solo con público, entiendo que si no se permite es porque no habremos alcanzado las medidas Sanitarias óptimas de seguridad, y así no queremos jugar".

En Delteco Gipuzkoa Basket, segundo clasificado en la tabla, se desmarca con otra idea, "en mi opinión somos primeros, si no hay partido de vuelta así lo indica el average, y queremos ascender. En esta situación vamos primeros y hay un convenio firmado entre la FEB y la ACB que indica que debe haber dos ascensos y dos descensos. Si la ACB termina,  que creo que lo hará, habrá equipos que desciendan, no entendería que no suba nadie desde la LEB Oro aunque nosotros no terminemos la temporada", dice su presidente, "hay que hacer todo lo posible para que en septiembre volvamos a la normalidad con una competición sana, con equipos que suben y otros que bajan. La situación fácil es decir que aquí no ha pasado nada y empezar de cero, pero no queremos eso". Además, Nacho Nuñez confía en las gestiones que la FEB está realizando, "están buscando una solución, pero no es fácil en el escenario en el que nos movemos. Les pedimos que sigan trabajando como hasta ahora, pero lo mejor sería resolver la situación cuanto antes. Los equipos debemos trabajar en un consenso para facilitar las cosas, pero es muy complicado".

Los intereses contrapuestos son evidentes, "que cada palo aguante su vela", comenta un directivo. "Nosotros hemos despertado de este sueño de un tortazo, no tenemos patrocinador y la situación es delicada. Lo que tenemos muy claro es que queremos acabar bien con los jugadores, en este club somos señores, estamos al día con toda la plantilla y tienen derecho a sus sueldos. Pero hay mucha incertidumbre. Pensamos que lo más justo es que la liga quede como está", señala Matilde Cuenca, presidenta del Almansa Baloncesto. 

Lo que sí existe es un descontento prácticamente unánime de los equipos con la posición de silencio que está guardando la FEB con ellos, "la FEB tiene que tener presencia y defendernos, ahora mismo estamos desamparados. Ante situaciones de fuerza mayor, como esta, hay que tomar decisiones, eso va en el cargo de cada uno. Luego es legítimo equivocarse, es evidente, pero hay que tomar decisiones", comenta Camilo Álverez. "No entendemos la postura de la FEB", insiste Andrés Otero. "Hemos intentado hacer ver a la FEB que deben tomar una decisión pronto, el titular de la competición es quien debe hacerlo", afirma Antonio Orus. "Estamos desprotegidos por la desinformación que tenemos, nos vamos enterando de las cosas como podemos. No cuesta nada mandar un email por parte del presidente para pedir tranquilidad y paciencia. Tampoco nos plantean nada, solo silencio, y no podemos seguir estando en esta situación de incertidumbre". Raúl Villagrá se queja, "nos gustaría que fueran más cercanos, pero la FEB no se caracteriza por esa clase de comunicación". Otro directivo mira al fútbol con recelo, "lo óptimo sería tener la empatía que está teniendo la RFEF, han sacado medidas de apoyo para sus equipos".

Un silencio que tienen claro debido a qué se produce, "no se quieren pillar los dedos, van posponiendo en función de las decisiones superiores, como la ACB", dicen desde un club. "Lo primero es ver si la FEB tiene legitimidad para cancelar la competición, eso no sale ni en las Bases de la Competición ni en el Reglamento General", alerta otro. "La FEB no puede arriesgarse a cerrar y que luego la ACB decida que vuelve a jugar", apuntan tanto Tony Ripoll como Félix González. "La FEB no quiere cerrar si no es con el respaldo del CSD o del Gobierno, cuanto más fuerza tenga el que tome la decisión, más problemas se evitan. Tienen miedo a las denuncias y van a esperar", opinión que defienden muchos de los directivos consultados, "están esperando a que ellos saquen un Decreto Ley en el que indiquen que se le da nulidad a esta temporada para no mancharse las manos. No quieren tener responsabilidades y esto no está bien. Por lo menos que saquen propuestas, todos sabemos que es imposible empezar el 12 de abril". 

En medio de esta incertidumbre baila a día de hoy la LEB Oro, incapaz por parte de sus equipos de llegar a un consenso, los intereses enfrentados de los equipos lo imposibilitan, y esperando, por parte de la gran mayoría de los equipos, una decisión que no tiene visos de estar a la vuelta de la esquina.