El huracán Luka Rupnik golpea desde Fuenlabrada

Una de las revelaciones de la temporada

Cargando...

El fenómeno Luka Rupnik ha explotado en el sur de Madrid, después de un arranque formidable de curso en Lleida, Montakit Fuenlabrada apostó por su talento y en apenas tres meses, desde que llegó a la ACB, ha pasado de ser un desconocido a causar furor entre sus aficionados y estragos en los rivales. Su descaro y su forma de jugar encandilan a un público entregado y que corea su nombre en cada ocasión.

xxxxxxxxxx

Se marchó Carlos Cabezas después de haber realizado un gran arranque de curso en Montakit Fuenlabrada debido a diversas discrepancias con Cuspinera, "no llevaba bien que Hakanson jugara más que él", reconocía Ferrán López hace poco en una entrevista. En su lugar, los del sur de Madrid apostaron por el talento esloveno de Luka Rupunkik, y es que Eslovenia + Luka = acierto en la Liga Endesa.

Una plaza vacante quedó en el equipo y el joven e inexperto Luka desembarcó en Madrid a primeros de noviembre, después de ser una de las sensaciones en LEB Oro de la mano del Actel Força Lleida. A la dirección deportiva del conjunto madrileño no le tembló el pulso y apostó por él, 23 años y apenas unos meses en España, y ni siquiera en Liga Endesa, pero ¿por qué no?

Y la moneda le ha salido cara al Fuenla. Tres meses después el imberbe Luka se ha hecho con los mandos del equipo, y son muchos los que reclaman, incluso, un mayor protagonismo para él, solapando a Ludde Hakanson, una de las apuestas del equipo esta temporada y al que se le presupone un futuro magnífico. Pero el huracán Rupnik ha arrasado, la afición está como loca por su nuevo base, con contrato hasta junio de 2019, los niños le piden que les choque las cinco durante la rueda de calentamiento, algo a lo que tímidamente accede.

Pero en la cancha es un filón. Una mosca cojonera como diría aquel, una auténtico mago del balón, un ilusionista, un líder. Y es que en apenas tres meses son varios los partidos en los que se ha echado al equipo sobre sus hombros y ha liderado la victoria, como el pasado sábado ante Movistar Estudiantes. Bajo sus mandos llegaron los mejores minutos de los de Jota Cuspinera; o el miércoles en Eurocup en un duelo a vida o muerte ante UCAM Murcia, partido en que 16 minutos de pura fantasía le valieron para ser el mejor de su equipo con 9 puntos y 22 de valoración. Desde el banquillo. Actuando como revulsivo.

"Los rivales me empiezan a conocer, ya me respetan", reconocía en la previa del derbi ante el conjunto colegial disputado el sábado, donde sentó a Hakanson en los minutos calientes, cuando se jugaba todo -9 puntos y 4 asistencias-, desquiciando a Jamar Wilson y a Omar Cook, que no le veían llegar.

"Luka tiene magia. Lo tengo muy claro. Es un jugador joven y tiene cosas que mejorar, pero cuando saca su talento a pasear, es algo que gusta mucho, la forma de pasar que tiene".

Sus 6.2 puntos y 3.4 asistencias por partido en Liga Endesa -números calcados en Eurocup- han situado a Luka en el mapa y han volcado las miradas del baloncesto europeo en Fuenlabrada, donde el huracán Rupnik empieza a causar estragos entre los que se enfrentan a él.

Por favor, no perdáis la pista de este auténtico mago del balón.