Montakit Fuenlabrada 103-97 Movistar Estudiantes

Movistar Estudiantes vuelve a vivir el día de la marmota por décima ocasión

Cargando...

Montakit Fuenlabrada se lleva otro derby marcado por la emoción, la tensión, la polémica, la crispación, y con  Paco Cruz (30) O'Leary (22) y Popovic (20) que contrarrestaron los 39 puntos y 37 de valoración de Edwin Jackson.

xxxxxxxxxx

En 1993 se estrenaba una película que acabaría siendo de culto llamada "Atrapado en el Tiempo" protagonizada por Bill Murray y Andie McDowell, donde un meteorólogo quedaba retenido siempre en el 2 de febrero, el famoso "día de la marmota". Pues más o menos es lo que le pasa a Movistar Estudiantes cada vez que tiene que visitar el pabellón Fernando Martín. Año tras año se repite la historia y esta temporada se volvió a repetir por décima ocasión.

Como lo que querían era avanzar en el tiempo, los de Salva Maldonado empezaron con un desarrollo muy fuerte consiguiendo un parcial de 0-6 de salida, contrarrestando los primeros puntos de un Montakit Fuenlabrada que se veía superado por su rival, y al verse con un -8 Jota Cuspinera se vio obligado a pedir un tiempo muerto. Parecía que el triple de Wear y la dirección de Paunic surtían efecto, pero en este primer cuarto resultaba ser un espejismo porque, el de siempre en los colegiales, se propuso acabar con este maleficio tirando una vez más de su equipo, consiguiendo anotar un triple que ponía a Estudiantes con +10. Y para remate de los locales debutaba un Balvin que secundaba a Jackson con una canasta y un rebote, que ponía un preocupante 15-31 para los fuenlabreños, que veían como Popovic con un triple rebajaba la diferencia a 13 para poner el 18-31 en el luminoso en un Fernando Martín que se respiraba un posible final de racha.

El comienzo del verdadero Fuenlabrada-Estudiantes

Con el inicio del segundo cuarto al equipo de Salva Maldonado parecía darle vértigo tener una ventaja considerable. Y eso lo aprovechó Montakit Fuenlabrada para bajar de la barrera psicológica de los 10 puntos justo antes del momento crucial del encuentro. Con marcador 23-32 y a 7:30 del descanso, Rolands Smits comete una polémica falta en ataque que desata a un Jota Cuspinera que casi se fue a la linea de centro a reclamar que era en defensa. No sabemos si el vizcaino se "sacrificaba" para incentivar al público y al equipo o no. Pero Hierrezuelo le señaló doble técnica, y los mandos naranjas los pasaba a ocupar su segundo, Josep Mª Raventós. En ese momento comenzaba un nuevo partido, comenzaba el verdadero Fuenlabrada-Estudiantes al que estamos acostumbrados. Con la expulsión de Cuspinera se desató definitivamente la colera del publico local que ya de por si estaban motivados ante este derby, y de uñas con el trío arbitral por las faltas señaladas a su equipo en el primer cuarto. El partido continuaba con los fuenlabreños crecidos y los colegiales impotentes viendo como su ventaja se evaporaba. Ni con el retorno de Jackson tras descansar unos minutos levantaban el vuelo, y hubo que esperar a que estuvieran con un +4 a favor para que Salva Maldonado solicitara tiempo muerto. Ese minuto de reflexión pareció sentarles mucho mejor pero todo quedaría en un intercambio de triples. Todo lo contrario que al conjunto fuenlabreño que, se iban al campamento base, a tan solo 2 metros de culminar la cima inicial de 16m (44-46). Dejando para la reanudación la clavada de bandera con un triple de salida de un Ian O'Leary que se fue hasta los 22 de valoración.

Ese triple daba comiendo a un nuevo partido, a un partido que amenazaba con volver a repetirse ese 2 de febrero temido en los estudiantiles al liderar Fuenlabrada con un +5. Pero un parcial de 0-7 en los de Serrano 129 los devolvía al partido, y posteriormente un triple de Edgar Vicedo daba ventaja nuevamente al Estu. Dos canastas seguidas de Rupnik apoyadas por una gran defensa ponian el empate 70-70. Y cuando parecia que Movistar Estudiantes se iba con ventaja con una gran canasta de Jordi Grimau, Popovic como ya hiciese en Eurocup frente a UCAM Murcia, asestaba un triple sobre la bocina para acabar el tercer cuarto con una ventaja mínima de 73-72, pero que dio alas a los naranjas de cara a los minutos finales.

Lo de siempre pero con otra fecha

Montakit Fuenlabrada comenzaba el último cuarto con una gran confianza en sí mismo. Solo hubo que ver el 4-0 de salida con Paunic primero, y Luka Rupnik que estaba listo al birlarle un balón a un Wilson algo torpón, que instantes después sólo aprovechaba uno de los 3 tiros libres que dispuso, y Maldonado se vio obligado a sacar a Jackson pese a estar con 3 faltas. Los últimos minutos fueron de emoción hasta el límite porque Montakit Fuenlabrada parecía que ya cerraba el partido con un espléndido Paco Cruz que fue el mejor de los naranjas con 30 de valoración. El mexicano era el único que le seguía el ritmo a un Edwin Jackson que se resistía a tirar la toalla. Con un triple de Vicedo que se salió literalmente del aro muchos daban por ganador a los inquilinos del Fernando Martín. Pero primero Brizuela con una canasta fácil, y un inoportuno tiro libre fallado por Rupnik daba pie a que Jackson pusiera el 99-97 a falta de 16 segundos. De tener Montakit Fuenlabrada encarrilado el partido pasábamos a la opción de que Movistar Estudiantes por fin rompiese el maleficio. Pero esa ilusión de disolvería cuando Popovic anotaba 4 tiros libres tras falta rápida, y Edwin Jackson no era capaz de anotar desde el 6,75. Al final 103-97 y los colegiales, cual si fueran Morgan Freeman en Cadena Perpetua, repitieron lo de siempre pero con otra fecha; porque ya son 10 años sin ganar en el Fernando Martín. Todo lo contrario que en Montakit Fuenlabrada que celebraron en el parquet por todo lo alto una nueva victoria frente a su eterno rival. Y desde ya sólo se piensa en una cosa en el sur de Madrid, derrotar a Herbalife Gran Canaria y seguir paseando el nombre de Fuenlabrada por la Eurocup.

El vestuario de Montakit Fuenlabrada

El vestuario de Movistar Estudiantes

La sala de prensa