Montakit Fuenlabrada 75-72 Herbalife Gran Canaria

Permanencia matemática... con suspense

Cargando...

Los de Jota Cuspinera consiguen una trabajada victoria contra el Herbalife Gran Canaria donde llegaron a ganar por 16, y casi se ven sorprendidos en los últimos segundos. Esta victoria da al Fuenla la permanencia de forma matemática. Rafael Hettsheimeir fue el MVP con 21 de valoración. 

xxxxxxxxxx

Si hay una cosa muy clara en el baloncesto, es que el partido no termina hasta que suena la bocina. Si no que se lo pregunten al Montakit Fuenlabrada que al descanso se veían paseándose por el encuentro tras ir ganando por 16 puntos, y no se decidió hasta que Paco Cruz anotó 3 de los 4 tiros libres que dispuso en los últimos segundos.

Con la ya sabida derrota de ayer del Real Betis Energía Plus, los fuenlabreños eran conscientes que una victoria en el reencuentro con su afición - tras un mes sin baloncesto - certificaba una temporada más estar entre los elegidos de la ACB. Y por ese motivo los jugadores de Jota Cuspinera salieron muy entonados desde que se lanzase el balón al aire. Y ya desde un principio se veía quien estaba más necesitado entre los dos contendientes teniendo la primera gran diferencia de 11-4 con un Popovic liderando a los naranjas, y un Hettsheimeir que apuntaba maneras desde el inicio del partido.

Por su parte Herbalife Gran Canaria sólo podía abrir el paraguas para combatir el chaparrón que caía hoy por Fuenlabrada, tanto fuera del Fernando Martín como en el parqué. Porque un parcial de 8-0 de Montakit ponía el 31-16 en favor de los locales y provocaba el tiempo muerto de Luís Casimiro. Pese a ello no encontraba soluciones el técnico manchego, y solamente podían ser testigo de como el equipo fuenlabreño se gustaba ante su afición, y más con "delicatessens" como el pase de espaldas de Rupnik para que O'Leary machacara el aro. Al descanso el marcador era de 41-25, un resultado sorprendente no por la diferencia, sino por dejar a los canarios en tan solo 25 puntos; señal de que la defensa de Jota Cuspinera funcionó a la perfección.

Reacciona el Granca

Si alguno empezaba ya a celebrar la salvación, tuvo que posponerla 20 minutos. Porque Herbalife Gran Canaria no tenía nada que perder y fue recortando en los primeros 3 minutos. Cuando los fuenlabreños se dieron cuenta el Granca ponía el 43-33, y se vieron forzados a pedir un tiempo muerto; pero no iba a servir de mucho al verse impotente ante el buen momento de los, hoy, azules donde Pablo Aguilar lideraba la reacción de los insulares. Sólo la entrada a pista de Hettsheimeir pudo frenar la sangría de los fuenlabreños, y lo que iba a parecer un paseo al descanso se convertía en un partido de poder a poder en el último cuarto.

Estos últimos minutos estuvieron marcados por el ritmo vertiginoso que pusieron ambos conjuntos, y de nuevo con Marko Popovic liderando a su equipo para devolver el +10 al marcador, gracias a dos triples que anulaban el inicial de Kuric, y el juego de un Albert Oliver que quien tuvo retuvo. Pero todo lo bien que había estado la defensa fuenlabreña en la primera mitad, hizo aguas en la segunda, y eso lo aprovechaban Hendrix y Kuric para darle emoción al partido. Fue precísamente el ex de Estudiantes el que encendió todas las alarmas en el Fernando Martín, e hizo que recobrasen la ilusión a los aficionados canarios desplazados hasta la zona sur de Madrid; porque con un triple suyo ponía el 70-68 con 24 segundos por jugarse.

Suspense y la maldición del "si se puede"

A ritmo de "si se puede" de los aficionados amarillos, comenzaba el carrusel de los tiros libres con un Paunic que no fallaba sus dos tiros; pero Kuric machacaba el aro y vuelta a empezar. Otra vez falta rápida y Paco Cruz iba a la línea. No fallaba pero esta vez Hendrix anotaba para los canarios. Otra falta y a la línea el mexicano. Anotaba uno de los dos tiros - el único fallado durante todo el partido por los fuenlabreños - y el nerviosismo azotaba el Fernando Martín, y más aún cuando Oliver tiraba desde lejor en busca de la prórroga. Pero a pesar de tocar el aro el balón no entró, y la tensión se convirtió en júbilo porque Montakit Fuenlabrada lograba una sufrida victoria que cerraba varios frentes: vengarse del -51 de la primera vuelta, sacarse la espina de la derrota de Eurocup; y el más importante: Esta victoria certificaba seguir un año más en la ACB, y con esta serán ya 20 temporadas las que el equipo de la Calle Grecia estará en la élite de nuestro baloncesto. 

El vestuario

La sala de prensa