Cuando los colegiales daban que hablar

Cargando...

En la temporada 1999-2000 el Estudiantes volvía a tener un lugar privilegiado en el panorama español del baloncesto. Conseguía por encima de todo pronóstico la Copa de Rey, desgraciadamente el último trofeo obtenido por el equipo colegial hasta la fecha.

xxxxxxxxxx

Quesos de la Huz 1200 200

El Estudiantes siempre ha sido un equipo importante en el baloncesto español. Ha sido cuna de varios jugadores importantes en la historia de la canasta nacional. De los más importantes, desde el primer español en llegar a  la NBA, Fernando Martín, pasando por José Miguel Antúnez, los hermanos Reyes, Alberto Herreros, Carlos Jiménez, Sergio Rodríguez; e incluso entrenadores que son parte de la historia del deporte en España como Aíto García Reneses, Antonio Díaz Miguel, o el propio Pepu Hernández, entrenador de la campaña que nos ocupa.

La verdad es que la década de los noventa es una muy reseñable para el equipo del Ramiro de Maeztu. Siempre entre los primeros, siendo semifinalista de Play Off en Liga o subcampeón de Copa, consiguiendo el trofeo en alguna temporada como la 91-92. Pero en la temporada 1999-2000 es donde llega el último trofeo copero hasta ahora e incluso llegan a una final europea, la Copa Korac, perdiendo ante el Barcelona por la diferencia de puntuación en el partido vencido por el conjunto catalán en el Palau Blaugrana (93-77 en Madrid, 97-70 en la Ciudad Condal).

Esa campaña el equipo quedó además tercero por detrás de los dos 'Gigantes': Real Madrid y el conjunto blaugrana. De hecho, igualaba en partidos tanto vencidos como siendo derrotado con el vecino madrileño.  Ese ‘Estu’, entonces Adecco Estudiantes, contaba con Carlos Jiménez, Azofra, Vandiver, Thompson, Aísa, Alfonso Reyes, Gonzalo Martínez, Toolson, Robles y un jovencísimo Felipe Reyes comenzaba a hacerse un hueco. De los cuatro partidos que jugó en Liga ACB en la 98-99 (hoy Liga Endesa), ahora lo hacía en catorce partidos. Y como ahora de blanco, ya comenzaba a portar el 9 como dorsal.

Llegaría a semifinales de Play Off por el Título y además sería derrotado por el equipo madridista en el quinto partido. Daría guerra hasta el final. Ya lo había hecho en Copa consiguiendo el cetro por encima de todos, consiguiendo el último título hasta el momento. Dejó en el camino a equipos tan importantes como el Tau Cerámica (Baskonia) en cuartos, que entonces tenía en filas a jugadores históricos como Elmer Bennet, Garbajosa, Oberto o Nocioni. En semifinales tuvo al Caja San Fernando entrenado por otro grande del baloncesto hispano como Javier Imbroda y en la cancha con Turner, Smith, Schutte o Scott.

La final ante el Pamesa Valencia que había dejado atrás al Unicaja y a todo un Barcelona daba a las claras que sería un partido complicado. Pero los puntos de Alfonso Reyes y, el hermano, Felipe Reyes que se comenzaba a hacer un nombre en los rebotes, permitía que el equipo de Magariños se hiciera con ese trofeo. Un trofeo de un grupo que, como dijo en una entrevista Shaun Vandiver era “una familia con mentalidad muy dura”.

Siguió su lucha con los gigantes durante el comienzo del 2000, consiguiendo victorias abultadas ante su máximo rival de la ciudad como la  59-84 en 2003, subcampeón de Liga en la siguiente temporada. Pero desde el 2010, lleva pasando temporadas con muchos problemas tanto deportivos como institucionales. Todo aficionado al baloncesto desea que esto no suceda y el Estu vuelva a ser uno de los que, además de crear figuras para el futuro, se hagan un hueco entre los grandes. Recordando esa época en la que el “Estu luchaba entre gigantes”.

Fuente foto: FEB