Darío Brizuela: "Espero que esta derrota nos duela"

El escolta habló en zona mixta

Cargando...

Mala imagen la que ofreció ayer Movistar Estudiantes ante su afición en el Pabellón Jorge Garbajosa de Torrejón de Ardoz. Darío Brizuela, escolta del equipo, salió a zona mixta a explicar las causas de la derrota.

xxxxxxxxxx

Dura derrota la que sufrió en la tarde noche de ayer el Movistar Estudiantes en la Basketball Champions League, en un choque en el que a priori los de Salva Maldonado eran claros favoritos, pero se ahogaron en un vaso de agua.

Hasta 19 pérdidas de balón sumaron los del Ramiro del Maeztu, tirando la friolera de 30 triples, con solo 8 aciertos. Un partido de idas y venidas, y donde los locales fueron siempre a remolque, para terminar naufragando en su lucha por una remontada que no se consumó, 75-81.

A zona mixta salió Darío Brizuela, con cara de pocos amigos, tal vez enfado consigo mismo y con el equipo por la pobre imagen ofrecida ante un rival menor. Crítico con los suyos, el escolta donostiarra puso los puntos sobre las ies.

"Da pena perder este partido. Hemos permitido muchas canastas fáciles y hemos hecho faltas estúpidas, algo que nos ha pasado factura. Tampoco hemos estado sólidos mentalmente, cuando hemos tenido remontadas se nos han vuelto a ir... una pena, somos mejor equipo ellos, pero el baloncesto es así. Espero que nos duela, que no pase como otros partidos que perdemos y no pasa nada. Que nos duela y que nos sirva para ir a Sevilla con más ganas de las que tenemos en los primeros cuartos", sentenciaba Brizuela.

"Como estás en octubre y estás con más partidos, te dejas llevar. Pero estos partidos hay que ganarlos, como el del GBC. Espero que tengamos la misma reacción que después de ese partido".

Un jugador sobre la cancha demuestra ser todo corazón, un corazón al que hhacía referencia después del partido, "tenemos que jugar con más rabia, que nos duelan estas derrotas para no tener estos altibajos".

Preguntado por las claves de la derrota, el de San Sebastián no tenía dudas, "errores no forzados, como canastas muy fáciles, faltas estúpidas, fallos de concentración en momentos importantes. Son errores que van sumando, sumando... luego te metes en el partido y te vuelven a sacar. Contra equipos así no podemos decidir el partido a lanzar una moneda al aire y a ver qué sale. Un triple nuestro a 8 metros y un triple suyo a 8 metros, el nuestro no entra, el de ellos sí y así se rompe".

Por último, y en referencia a los 30 triples lanzados en el día de ayer, con un porcentaje estrepitoso, Brizuela repondió que "todos los equipos se cierran mucho en esta competición. Por ordenes del entrenador, por estilo de juego y por filosofía queremos tirar. El porcentaje es el que es, lo conocemos, no hacemos más que tirar en los entrenamientos y el resultado es otro. Pero esto es así. Si metieremos la mitad, o el 40%, ganaríamos los partidos y nadie diría nada de los triples que tiramos".