Entrevista a Darío Brizuela, "no es mi estilo pedir minutos, eso hay que ganárselo"

Jugador de Movistar Estudiantes

Cargando...

Darío Brizuela, jugador de Movistar Estudiantes, una de las caras reconocibles de un equipo de patio de colegio, jugador caliente, querido por la afición y que desmitifica esas falsas verdades que aseguran que los jugadores "a la pelota y nada más". Un tipo con inquietudes, estudiante, aficionado al fútbol en general y al Arsenal en particular, que presume de buen conductor y al que le gustaría cambiar la educación en España, y es que, ¿de qué vale asfixiar a los niños con deberes?

xxxxxxxxxx

Es un tipo singular, un culo inquieto en la pista, no para, habla con unos y con otros, hay quien dice que es el auténtico rey del "trash talking" en la Liga Endesa, pero luego es un tío amable, divertido, que se exige a sí mismo más que nadie "soy muy crítico conmigo mismo, nunca estoy satisfecho del todo", aunque haga un fabuloso 4/5 en triples, se acordará de la que falló. 

Llega con su plumas negro del Estu, "hoy invito yo", dice, eso me alivia, estoy pelao, "un vasco siempre cumple su palabra". Y nos sentamos a charlar mientras engulle las patatas fritas del café anexo al Magariños, "están ricas, y después de entrenar tengo un hambre...".

Entre el típico qué tal todo y esas cosas que se dicen, aprovecha para reconocer las ganas que le tenía a esta temporada, esa que no ha cogido del todo por los cuernos, pero a la que tiene voluntad de torear, y es que en pretemporada se machacó hasta extenuación "hubo días que entrené casi hasta vomitar y el preparador me seguía apretado. Primero entrenamos en Granada, en el Centro de Alto Rendimiento, que no tienes casi aire.. era horrible. Mi padre, que ha sido entrenador y todo, vino a verme entrenador un día cuándo volvimos a San Sebastián, y se fue asustado, no se qué le diría a mi madre que vino a mi cuarto a preguntarme si estaba bien. Llegué a la pretemporada como un animal, de verdad. Además mentalmente he cambiado mucho"

PoblaFM. Han pasado casi tres meses desde que emepezó la temporada.

Darío Brizuela. Parece que llevamos más, tú

PFM. ¿Qué análisis haces?

DB. Mi análisis colectivo es parecido al individual. Podemos hacerlo mucho mejor, hemos tenido partidos muy buenos y partidos muy malos. En el momento que encontremos el equilibrio y dejemos de cometer errores tontos, vamos a ir para arriba. 

PFM. Da la sensación que, dentro de un partido, Estudiantes puede jugar dos o tres distintos. 

DB. Tenemos partidos en los que estamos haciendo bien una cosa, llega el descanso y parecemos otro equipo, o cometemos errores que habíamos dejado de cometer la semana anterior. En ese sentido estamos pecando de irregularidad, pero creo que estamos cada día mejor y vamos a ir a más, a mucho mas. Tenemos muy buenos jugadores en esta plantilla y cada vez están mejor. 

PFM. ¿Se tocó fondo contra el GBC? Veníais de jugar una previa muy mala, y ese partido fue casi la puntilla, y mira que eran los primeros partidos.

DB. El del GBC fue un partido muy malo. Pero no el típico partido en el que juegas mal porque haces mal las cosas, no. Ese partido fue una excepción. Nos salió todo mal, fue terrible, y ellos jugaron muy bien. Dolió, y dolió especialmente, pero lo que ha venido detrás no es consecuencia de ese partido. 

El partido de la previa de la Champions.. casi te diría que era el partido más importante del año, y era el primero. Si nos quedábamos fuera, con la inversión en plantilla que se ha hecho para este año... se quedaba grande. Por eso era más difícil de lo que aparentaba. Fue una liberación ganar y pasar.

Un equipo, Movistar Estudiantes, abonado al lanzamiento de tres puntos, actualmente es el equipo con peor registro de la competición, apenas un 28.6% de acierto, y el tercero que más ha tirado, con un partido menos, "tenemos que encontrar el equilibrio en el lanzamiento de tres. Es el estilo de juego que hemos planteado, pero sí que es verdad que hay veces que nos sobrepasamos. Queremos tirar triples en buenas posiciones, a pies parados y después de haber movido el balón y nos cuesta eso de mover la pelota. Hay veces que nos quedamos estancados y tiramos triples de la forma que sea. Pero cuando hemos sabido jugar a ambas cosas, con buenos tiros, pisando la pintura, penetrando,... es cuando hemos jugado buenos partidos. Tenemos que encontrar ese equilibrio y no precipitarnos tanto. Yo el primero".

Un Darío Brizuela que está promediando un flojísimo 14% en Liga Endesa, mientras que en Champions, el donostiarra, afina su puntería hasta el 37.5% de efectividad, "lo veo y digo... ¡vaya mierda de porcentaje! pero no me he terminado de preocupar, entre comillas, porque el porcentaje en Champions es otro y entre los dos se equilibran, pero creo que tengo que hacer mejores partidos y ser mas consistente. En ACB creo que no he tenido ningún partido bueno. Esto no tiene un razonamiento lógico, si lo tuviera no sucedería. Tema mental no es, porque me siento bien y en los entrenos las meto. Es algo que se está dando pero no me preocupa, se que si juego bien y centrado.. voy a meterlas."

PFM. Estás mejor en defesa.

DB. Intento estar mejor en defensa, pero me queda mucho por mejorar.

PFM. ¿Qué rol tienes este año en el equipo?

DB. Mi rol no está claro, y no me gustaría encasillarme. Tengo que aprender a jugar mejor sin balón, lo que me gusta es tenerlo en mis manos, y es obvio que ahora no tengo esa posibilidad. ¿El rol? Suele cambiar en el partido en función del momento. Tengo que ser listo y saber encontrar mi momento en el partido y no precipitarme. 

PFM. Me refiero a si te estás encontrando con mas confianza después de pedir más minutos.

DB. No le reclamé más minutos. Le dije a Salva que la temporada pasada había sido muy dura para mí y que quería contar con más minutos para ayudar más al equipo. Pero no le reclamé nada porque no creo que eso funcione así. Yo no tengo que pedir esas cosas, tengo que ganármelas, y más después del año pasado, que hice un año muy malo. Si hubiera jugado bien, pues tal vez,... aunque no lo haría porque no es mi estilo, esto hay que ganárselo y con el año pasado que hice, no me lo había ganado.

PFM. ¿Cómo te estás viendo?

DB. Ahora me veo bien. Tengo que intentar hacer lo que hago entrenando en los partidos y si lo hago creo que nos va a ir muy bien. Hay partidos en los que sales más contento que otros en función de la aportación que hayas hecho. Tampoco te puedes comer la cabeza demasiado porque eso te lo da el juego, no es como el rol que tiene una estrella NBA que sabe que va a contar con 20 tiros por partido y saldrá igual de contento metiendo 5 o metiendo 10. No es eso, hay partidos en los que sales contento o no en función del protagonismo que hayas podido tener. Claro que me gustaría tener más balón en mano, pero hay jugadores muy buenos en este equipo y tengo que ganármelo y encontrar el momento en el que hacerlo sin romper el ritmo del equipo.

A sus 23 años anhela jugar la Copa del Rey con Movistar Estudiantes, "ves la tabla y puede que esté un poco complicado, pero en realidad estamos ahí y, sobre todo, hemos perdido partidos que tendríamos que haber ganado, y vienen partidos que podemos ganar. Lo que tenemos que hacer es, sin obsesionarnos, entrenar duro y confiar. Es un objetivo que se puede conseguir. Podría ser un objetivo a corto plazo el llegar a jugarla y pasar de ronda en la Champions".

Y es que Movistar Estudiantes tiene una plantilla como para aspirar a cotas más altas que no pelear por la salvación y estar tranquilo en tierra de nadie, y eso lo sabe Darío que reconoce que la plantilla actual del equipo es mejor que la de tiempos pasados, "Sylven es un grandísimo jugador. Me parece completísimo y creo que está supliendo a Edwin muy bien. Creo que, uniendo a jugadores como Nick u Omar.., es una plantilla que me gusta mucho. Cook es una bestia, físicamente es un portento, a ver cómo estoy yo a su edad... Es un líder, así le llamo yo de hecho, y cuando está bien se nota mucho. De hecho no le recuerdo un partido malo, está tremendo. Sylven está muy bien, pero puede estar mejor, tiene un talentazo. Y tenemos jugadores que están dando pasos adelante, mira Edgar, ¡está de puta madre! La gente no está empeorando, estamos mejorando y eso da confianza".

PFM. ¿Qué opinas del tema de las Ventanas?

DB. Es una pelea entre la FIBA y la Euroliga... como un montón de peleas que se ven hoy en día. De político podríamos ponernos a hablar y te aburriría, no me gusta nada, pero como lo veo y e frustra, pues me intereso y trato de buscar una respuesta, porque todas las que salen son malas, negativas y egoístas, entonces paso. Y con la ventanas no es lo mismo, pero es una pelea que hasta que alguien no de su brazo a torcer, va a seguir así. ¿Qué va a pasar? Ni idea.

PFM. Sí, pero parecen que han enganchado al aficionado e ilusionado a la gente por el hecho de contar con jugadores menos habituales.

DB. ¿Pero ese es el objetivo? Si fuese ese pues me parecería genial que otros jugadores fueran al escaparate. Pero el objetivo real es pelearte con la Euroliga.

PFM. Me sorprende esa respuesta en un jugador que por edad y proyección podría estar ahí.

DB. Si están, para mi bien porque podría llegar. Pero si no están, y se llega a una solución, también estaría bien. Parece que del tema de la Euroliga se está evolucionando a una liga cerrada que solo les beneficia a ellos. No soy nadie para opinar ni para juzgar. No vi los partidos, uno por un compromiso y el otro porque estaba de viaje. 

PFM. Está la ACB más revolucionada que nunca.

DB. El Fuenla está jugando bien, y Obradoiro, el GBC empezó muy bien... eso me mola, que equipos que en principio vayan a estar abajo, que ganen y compitan con los de arriba. Eso da vidilla, me gustó ver que el GBC ganase a Unicaja, eso es bueno para la liga. ¿Qué nosotros ganásemos al Barça? ¡Eso es costumbre!

Estudiante de psicología, se enganchó a la materia gracias al psicólogo del Peñas de Huesca, equipo en el que estuvo cedido, pero, al menos por ahora, apuesta por la opción de echar un cable a niños en vez de a jugadores, y, por qué no, darle una vuelta de tuerca al sistema educativo actual, ¡mejor de un colegio! No quiero dedicarme a la psicología deportiva, bastante tengo con mi carrera como para cuando me retire seguir por aquí. No lo descarto, es complicado separarte si has vivido toda la vida unido al baloncesto. De hecho me gustaría también ser segundo entrenador y aportar ese apoyo psicológico, pero me gusta más la docencia, trabajar como psicólogo en un centro educativo. Implantar un sistema parecido al que yo tuve en San Sebastián, algo que trajeron de Canadá y ha hecho que saliera gente muy buena y muy preparada. Es algo que se ha perdido y me gustaría volver a implantarlo. No creo en un sistema que con 10 años tengas deberes todos los días y exámenes a cascoporro. No tiene sentido. Pero es complicado, cuando acabe mi carrera, voy a meterme con más de 30 años en un mercado laboral y sin ningún tipo de experiencia...".

PFM. Tú eres un tío que hablar claro y de muchas cosas, ¿es un mito eso de que el deportista no sabe de nada más que de fútbol o baloncesto?

DB. "Es un mito. Hay casos y casos, claro. Pero creo que es un mito, y la razón es que los jugadores no quieren que se les conozca, no sé si por miedo, pero prefieren ser más discretos, que se les conozca en su ambiente de trabajo y fuera tener su privacidad. Yo soy igual con todo el mundo, soy muy abierto. Se tiende a decir que los deportistas solo salen de fiesta, hay que piensa que venimos a entrenar, nos vamos a casa, comemos, nos echamos una siesta de cuatro horas y ya está. Y para nada, a mi me viene bien estudiar porque así no estoy en casa, no tengo a la misma gente rodeándome siempre... Me gusta estar en casa, ver mis pelis, jugar a la play.. No soy capaz de estar sin hacer nada".