Por Marcos Fernández e Ignacio Ojeda.

Las estrellas de la temporada de los jugadores de Movistar Estudiantes

Cargando...

Una vez finalizada la resaca de la última temporada de Movistar Estudiantes, sometemos a juicio el año de la plantilla colegial. Siendo 7 matricula de honor, un 6 sobresaliente, un 5 notable, un 4 bien, un 3 regular, un 2 mal y un 1 muy mal. Allá vamos.

xxxxxxxxxx

Puntuamos de 1 a 7 la actuación de los jugadores de Movistar Estudiantes durante la temporada.

OMAR COOK: 5.8 puntos, 4.7 asistencias, 1.8 rebotes y 7.3 de valoración.

Ignacio Ojeda (✦✦✦✦): El veterano base estadounidense ha cumplido con su papel de base titular. Con un ritmo pausado, ha liderado al equipo en asistencias, dejando entrever el base que un día fue, con una gran visión de juego. Un jugador necesitado para esta temporada de transición. Siempre con el run run detrás de la oreja de que se podría prodigar algo más en anotación, con un tiro de tres fiable, siempre prefirió la asistencia. Seguirá un año más en el equipo.

Marcos Fernández (✦✦✦✦): El base estadounidense ha sido uno de los pilares del conjunto colegial durante todo el año. Comenzó la temporada a pleno rendimiento, lo que le valía para ser tentado por el Panathinaikos griego. A partir de entonces, mayor irregularidad, achacable también a los bajones físicos habituales en un jugador tan veterano. Termina promediando 5,8 puntos y 4,7 asistencias por encuentro, pero con la sensación de que podría haber mirado el aro mucho más, así como acudir al rescate en los momentos más complicados de Edwin Jackson.

EDWIN JACKSON: 21.4 puntos, 3.5 rebotes, 3.4 asistencas y 21.8 de valoración.

Ignacio Ojeda (✦✦✦✦✦✦✦): Matrícula de honor para el francés. A ojos de buen cubero, el mejor jugador de la Liga Endesa en la temporada 2016/17. Cumplió a las mil maravillas con su papel de líder del equipo, siendo, además, el jugador más valorado y máximo anotador de la competición. Un jugador que se involucró desde el primer día y que siempre ha dado el máximo, en entrenamientos y partidos, mostrando una actitud intachable. La afición estudiantil le recordará como uno de los mejores jugadores que han pasado por el Palacio en los últimos años. Le espera la NBA. ¡Suerte Edwin!

Marcos Fernández (✦✦✦✦✦✦✦): Cualquier cosa que escribamos sobre su temporada se quedará corta, y ya se ha dicho casi todo. Imperial, líder y salvador de Movistar Estudiantes. Gracias a su estratosférica temporada los colegiales han eludido el descenso sin sufrimiento. Un MVP oficioso que ha completado la mejor campaña individual de la década en la Liga Endesa. No seguirá en el club, pero 34 partidos le han bastado para convertirse en uno de los jugadores con más calidad que ha vestido la elástica estudiantil.

EDGAR VICEDO: 4.5 puntos, 2.6 rebotes y 4.3 de valoración.

Ignacio Ojeda (✦✦✦✦✦): La mayor alegría de la temporada, sin duda. Después de un año en el que no contó con muchas oportunidades, Edgar ha encontrado en Maldonado la figura que necesitaba. Después de una pretemporada espectacular, comenzó algo titubeante la temporada. Poco a poco se fue afianzando, culminando partidos de mucha valía cuando gozó de más minutos a merced de la lesión de Jordi Grimau. Siempre activo en el rebote en ambas canastas, ha dado un paso adelante, o dos, de cara al aro, llegando a ser una amenaza en el triple. Se le hizo largo el último tramo del año, mermado por diferentes problemas físicos. El año que viene tendrá más protagonismo.

Marcos Fernández (✦✦✦✦✦): A diferencia de su compañero y amigo Darío, Edgar sí ha contado con oportunidades esta campaña. Su perfil todoterreno, un 3 a la vieja usanza que aporta en todas las facetas del juego y en ambos lados de la pista, convencía rápidamente a Maldonado. La lesión de Grimau le abría las puertas de la titularidad, y la menor competencia en su posición ayudaba de manera definitiva a su consolidación. La gestión del club con el madrileño ha sido mucho mejor que con Brizuela, y la apuesta por el jugador ha salido bien. Con más confianza que en cursos previos, Vicedo ha cumplido con 4,5 puntos y 2,6 rebotes en 15 minutos por encuentro. La próxima temporada debe seguir quemando etapas.

GORAN SUTON: 8.6 puntos, 6.2 rebotes, 1.3 asistencias y 9.8 de valoración.

Ignacio Ojeda (✦✦✦✦✦✦): De menos a más hasta convertirse en uno de los bastiones del equipo y uno de los más queridos de la grada. El ala-pivot bosnio, todo pundonor, es uno de los favoritos para continuar en el conjunto colegial. Entiende lo que quiere Salva y lo lleva a la pista. Gran reboteador, sus números le avalan. Un jugador ideal para Movistar Estudiantes.

Marcos Fernández (✦✦✦✦✦): Empezaba la temporada de manera algo titubeante, sin acierto de cara al aro y sin aportar demasiado en la faceta defensiva y reboteadora. La salida de Traore marcaba un punto de inflexión en su campaña, y ha terminado el curso como uno de los jugadores más en forma. Nadie cuestiona su continuidad en la plantilla, y ha finalizado el curso con unos sobresalientes 8,6 puntos y 6,2 rebotes por partido. Ha demostrado además que puede hacer de 5 en casos de necesidad, por lo que su perfil es idóneo para cualquier juego interior de Liga Endesa. Polivalente y fajador.

ALEC BROWN: 14.5 puntos, 2 rebotes, 1 asistencia y 13.3 de valoración.

Ignacio Ojeda (✦✦✦✦✦✦): Llegó con la misión de suplir a Balvin y con el aliento de los puestos descensos mareando en el Ramiro y cumplió de sobra. Después de una puesta en escena en Liga Endesa con el Obradoiro bastante pobre, el de Winona superó con creces cualquier tipo de expectativa creada en torno a su fichaje. Se le caen los puntos de las manos, tiene un tiro de tres sensacional y velocidad para correr a campo abierto. Su déficit está en el rebote y en defensa, donde su poco peso le condena ante otros pivots más corpulentos.

Marcos Fernández (✦✦✦✦✦). Ha necesitado apenas 6 partidos para convertirse en uno de los nombres más habituales en la proyección de plantillas de la próxima temporada que cada verano hacen los aficionados colegiales. La afición anhela su continuidad porque ha demostrado ser un jugador letal desde el 6,75. Se le caen los puntos, y eso, pese a sus problemas en defensa, que tiene cierta capacidad para cargarse rápidamente de faltas, y su pasaporte extracomunitario, es un activo de gran valor en Liga Endesa.

JAIME FERNÁNDEZ: 7.9 puntos, 1.9 rebotes, 1.6 asistencias y 7.8 rebotes.

Ignacio Ojeda (✦✦✦✦✦): Relegado a la posición de escolta, el canterano empezó bastante peor de lo que habría querido, llegando incluso a crearse un cisma entre Maldonado y la afición a raíz de la poca participación del madrileño, que no jugó ni un solo minuto en Gran Canaria. Desde ese momento, sus credenciales aumentaron, aportando un ritmo diferente desde el banquillo, además de puntos, un juego alegre, vistoso y que encandila a una afición que adora a su capitán. Debe mejorar su tiro de 3 si quiere y su consistencia defensiva. Su renovación mantiene en vilo a la grada.

Marcos Fernández (✦✦✦✦). El canterano colegial se ha consolidado como sexto hombre en la rotación colegial. En una temporada con altibajos, en la que pasó del ostracismo a ser primera espada desde el banquillo en los esquemas de Salva Maldonado, Jaime ha sido desatascador del ataque de Estudiantes en varias ocasiones. Su continuidad sigue en el aire, puesto que acaba contrato, pero debe seguir porque representa a la perfección uno de los perfiles que no deben faltar nunca en la plantilla colegial. 7,9 puntos por choque le avalan para aquellos que necesitan algo más que identidad.

JAMAR WILSON: 7.9 puntos, 1.5 asistencias, 1.4 rebotes y 6.4 de valoración.

Ignacio Ojeda (✦✦): Tan querido como odiado. Su anárquico juego encandiló a parte de la afición, al mismo tiempo que desesperó a la otra. El finlandés, bajo mi punto de vista, quitó más de lo que dio, con decisiones precipitadas y lecturas de juego poco acertadas en finales apretadas, lo que retiró la confianza del entrenador en los momentos decisivos para el base. Su renovación, una incógnita. Movistar Estudiantes debería buscar otro tipo de base y dar las gracias a Wilson por su año en el Ramiro.

Marcos Fernández (✦✦✦). Querido y odiado por su capacidad para sorprender y/o desesperar. Nadie le puede achacar que no haya hecho divertirse a los aficionados de Movistar Estudiantes. El base finlandés es un jugador imprevisible, capaz de revolucionar un partido liderando a la segunda unidad colegial, o perderlo por errores infantiles impropios de un perfil tan veterano. Pese a que su temporada es de aprobado, no apostaría por su continuidad. Dos bases de tan alta edad limitan la capacidad de progreso y crecimiento de la dirección de juego de Estudiantes. ¡Un poquito de riesgo!

JORDI GRIMAU: 5.3 puntos, 1.8 rebotes y 4.3 de valoración.

Ignacio Ojeda (✦✦✦): Igual que Cook, ha cumplido con el papel de veterano que tiene que aportar calma y cordura a un equipo que venía de descender. Temporada muy regular, con algún partido de mérito, pero algo insulsa debido a sus lesiones. Un año que me deja un gran sin sabor y que debería abrirle la puerta de salida en busca de una remodelación y búsqueda de juventud en el puesto de alero para acompañar a Vicedo.

Marcos Fernández (✦✦✦). Como jugador nacional y veterano, una especie en peligro de extinción en Liga Endesa, ha demostrado dejándose cada gota de sudor en la pista que sabe lo complicado que es ganarse minutos en la máxima competición nacional. Su compromiso, digno de elogio, y su rendimiento sobre la pista, aprobado alto, a pesar de sufrir una lesión que le mantenía alejado de las pistas en el ecuador de la campaña. Esto provocaba que le costara volver a entrar en ritmo de competición en el inicio de 2017, aunque su inicio de curso, con actuaciones claves -como la de la victoria en Santiag

DYLAN PAGE: 7.2 puntos, 3.3 rebotes y 7.2 de valoración.

Ignacio Ojeda (): En pretemporada enamoró a todos gracias a su facilidad para anotar. Pero claro, nadie contaba con que estaba en su mejor momento, y es que después de un año casi en blanco, el ala-pivot se terminó resintiendo de esa inactividad, traducido en una lesión y recaídas constantes, lo que le ha tenido gran parte de la temporada fuera de la cancha, reapareciendo a dos jornadas para el final de la temporada regular. Digamos que el tiempo que estuvo sano cumplió de forma aceptable.

Marcos Fernández (): Su momento álgido de la campaña lo vivía en pretemporada. A partir de ahí, problemas físicos, inactividad y eternos regresos pospuestos. Nada sorprendente, teniendo en cuenta que venía de una campaña prácticamente en blanco. Fue un fichaje arriesgado –con poco que perder, todo sea dicho- en septiembre para completar el juego interior colegial, y pese a llegar de manera temporal se hacía un hueco en los esquemas de Maldonado por su fiabilidad exterior y sus excelentes rachas en la preparación. Cuando ha estado bien ha aportado triples y poco más, pero físicamente no está para jugar a primer nivel.

DARÍO BRIZUELA: 2.2 puntos y 1.4 de valoración.

Ignacio Ojeda (✦✦✦): Desaparecido en combate en los últimos meses de competición. Siempre dispuesto para aportar cuando el entrenador le requirió, incondicional en el banquillo, siente los colores del Estu como ninguno. El gran damnificado de una rotación hecha sin demasiada cordura, donde compartía posición con Jaime y con Edwin Jackson. Un jugador que fue la sensación del equipo hace dos campañas y que debe volver por sus fueres por el bien de la identidad colegial. El jugador quiere seguir, ¡apuesten por él!

Marcos Fernández (✦✦✦): Tras una sobresaliente etapa a las órdenes de Diego Ocampo la pasada temporada, Darío Brizuela vio frenada su progresión con la llegada de Valdeolmillos a mitad de curso. Una vez más, Estudiantes prostituyó su identidad con fichajes incomprensibles, para al final acabar descendiendo con una plantilla sin espíritu. El aterrizaje en el banquillo el pasado verano de Salva Maldonado reconducía, a priori, la situación del escolta vasco en el equipo, pero no ha conseguido ganarse la confianza del técnico. Fuera de la rotación el último tramo del curso, sólo ha mostrado su calidad con pequeños destellos en la primera vuelta. El conjunto colegial debe tener claro lo que quiere con el jugador: o apuesta de verdad por él, o le cede para permitir que siga con su crecimiento. Cualquier opción es lícita, pero las medias tintas terminan siendo nocivas para ambas partes.  

ONDREJ BALVIN: 6.8 puntos, 6.7 rebotes, 1.4 asistencias y 11.8 de valoración.

Ignacio Ojeda (✦✦✦✦✦): No tenía difícil el bueno de Ondrej suplir al malogrado Ali Traoré. El gigante checo llegó mediada la temporada y no tardó en aportar con puntos, rebotes e intimidación, siendo fundamental en más de una victoria, como ante el Barça en el Palacio, llevando al equipo a la lucha por el Playoff. Su lesión frenó cualquier tipo de esperanza de estar en postemporada. La afición sueña con su continuidad, pero no será fácil.

Marcos Fernández (✦✦✦✦): Llegaba para suplir a Ali Traore, y aunque necesitaba un corto periodo de adaptación, acababa convirtiéndose en uno de los jugadores más destacados de Movistar Estudiantes… por unos partidos. Y es que cuando mejor estaba, el checo sufría una lesión en el tobillo que le ha mantenido alejado de las pistas hasta el final de temporada. Su cesión, por tanto, no ha sido demasiado rentabilizada, aunque ha promediado 6,8 puntos, 6,7 rebotes y algo más de 11 de valoración en 8 partidos. Algunos sueñan con su continuidad, pero parece muy complicada.

VICTOR ARTEAGA: 4.7 puntos, 2.8 rebotes y 5.8 de valoración.

Ignacio Ojeda (✦✦✦✦): Condenado al ostracismo en Murcia, el manchego llegó al Estu para aportar en la pintura al ver que Traoré no funcionaba. El último tramo del francés en el equipo, donde no contaba para Maldonado, sirvió para ver las grandes cualidades de Arteaga, firmando grandes partidos en anotación y rebote, pero siempre dando la sensación de ser más frío de lo requerido. Con contrato en vigor, es una apuesta firme de Willy Villar. Temporada más que aceptable la suya, viendo perdido su protagonismo con la llegada de Balvin y Brown.

Marcos Fernández  (✦✦✦✦). Pese a no haber sido un jugador que haya destacado de manera especial por números o protagonismo, pocos dudan de que Víctor Arteaga ha ofrecido mucho más de lo que se esperaba de él. Llegaba prácticamente sobre la bocina antes del inicio de campaña para terminar de apuntalar el juego interior colegial, y le comía la tostada a Sitapha Savané en algún tramo de la temporada, saliendo como titular ante el bajo rendimiento de Ali Traore. No es un pívot duro y especialmente brillante en defensa, pero tiene una capacidad innata para sumar en ataque con minutos limitados, aprovechando muy bien las segundas opciones. Unas gotitas más de carácter y energía, y lo tendría todo para ser un pívot de primer nivel en la Liga Endesa.

SITAPHA SAVANÉ: 5.5 puntos, 3 rebotes y 7.5 de valoración.

Ignacio Ojeda (✦✦✦✦): La unión de Sitapha con Estudiantes tenía que llegar tarde o temprano y llegó el pasado verano, quizá algo tarde. El capitán ha firmado una temporada correcta si tenemos en cuenta su edad y que la baja de Dylan Page le ha hecho jugar fuera de su posición durante un gran tramo de la temporada, donde se ha visto superado. Un jugador necesario en un año de transición como el pasado, con jóvenes y muchos foráneos. La mano derecha de Maldonado, todavía no se ha pronunciado respecto a su retirada, habrá que ver si decide seguir, al menos, un año más.

Marcos Fernández (✦✦✦). No fue un simple fichaje. La llegada de Savané en verano a Movistar Estudiantes suponía la de un pívot con experiencia en Liga Endesa que dotaba de veteranía al juego interior colegial, y más importante, la de un referente para la plantilla estudiantil. La temporada 15/16 evidenciaba la necesidad de tener perfiles como el suyo en cualquier plantilla ACB, y este curso el pívot africano ha cumplido en ambas facetas. Un apoyo para los jóvenes, líder del vestuario colegial, y a sus 38 años, todavía pinceladas de gran baloncesto para ayudar al equipo cuando Salva Maldonado le ha necesitado, especialmente en la faceta defensiva. ¿Habrá sido su último baile a nivel profesional?

SALVA MALDONADO

Ignacio Ojeda (✦✦✦✦✦): El de Barcelona llegó al Ramiro con la misión de dotar de estabilidad al club y la de seguir desarrollando el talento de los jóvenes. Una tarea que ha cumplido con creces en su primer apartado, donde Movistar Estudiantes ha firmado la mejor de sus temporadas en los últimos tiempos, sin apuros deportivos y ganando los partidos de "su liga" en casi cada ocasión. En el tema de los jóvenes, tan solo Vicedo ha visto como su papel incrementaba de forma desértica en cuanto a protagonismo y desarrollo de su juego. Con Jaime y Brizuela no ha sido igual, algo que no ha gustado a la afición, que ha visto como se llevaban de minutos Cook y Wilson en prejuicio de los canteranos. En conclusión, notable temporada en lo deportivo y deficiente a la hora de potenciar a los jóvenes.

Marcos Fernández (✦✦✦✦✦). El técnico catalán ha conseguido armar un conjunto competitivo, que pese a los altibajos durante la temporada, ha conseguido plantar cara a prácticamente todos los rivales de la Liga Endesa. 11º puesto que, pese a ser el mejor en la última media década, sabe a poco teniendo en cuenta que se escaparon choques que podían haber metido de lleno al equipo en la pelea por el Playoff. La labor de Salva, en líneas generales, ha sido positiva, premiando la meritocracia y el buen hacer de sus hombres en cada encuentro, y solventando como ha podido algunos de los problemas de profundidad de banquillo provocados por problemas físicos a lo largo del curso. Su debe, a veces rotaciones demasiado encorsetadas en momentos puntuales, y la dificultad de lograr dar con la tecla para sobrevivir sin Edwin Jackson. Darío pudo haber jugado más, especialmente en el tramo final de campaña, pero el dilema era importante: o él o Jaime. Sin mover a Wilson del 1, y viendo a ambos como escoltas, uno se quedaba sin hueco.