Movistar Estudiantes: golpes bajo aviso

Cargando...
xxxxxxxxxx

DSC_0195

Primer partido de Movistar Estudiantes en la temporada 2016-2017 con un severo correctivo aplicado por el nuevo Real Betis Energía Plus. Los sevillanos pasaron por encima de los colegiales desde el primer cuarto y el partido tuvo poca historia en la segunda parte, más allá de la liberación ofensiva de los locales. Los hombres de Zan Tabak fueron, con diferencia, el equipo que mejor defendió al Estu que hemos visto el pasado mes de septiembre, no le dejó respirar desde el primer cuarto, le anuló y le creó mil y una dudas. Además, un inspiradísimo Nachbar con 30 puntos y el MVP de la jornada, Luka Zoric, dieron vistosidad y anotación a un equipo que, de la mano de Tabak, no verá esas anotaciones frecuentemente.

Nada que Salva Maldonado, un hombre con experiencia, no viera venir de lejos. En la previa, en la presentación de las plantillas, avisó de lo que podía venir con un primer partido como locales. 11 nuevos miembros de la plantilla -8 jugadores y 3 entrenadores-, no se arman de la nada, y la ansiedad de querer demostrárselo todo a la primera a la afición, no ayuda. Pese a estos avisos del técnico estudiantil, los visitantes desataron la tormenta perfecta. Sembraron dudas en un equipo nuevo, al que le pudo la ansiedad, e, incluso, como destacó el propio Maldonado en rueda de prensa, lograron que los tres canteranos revivieran por momentos "los fantasmas del año pasado".

Poner en marcha todas las alarmas sería, como poco, irresponsable. Esto no ha hecho más que empezar y, pese al duro varapalo, el diagnóstico es el mismo que en pretemporada: hay talento por arrobas, pero falta controlar el rebote. Si se trabajan las carencias, el equipo sólo puede ir hacia arriba, y ya ha demostrado en la preparación que es capaz de hacer frente a cualquier equipo. Un primer partido durísimo para jugadores, cuerpo técnico y, sobre todo, para la afición, pero con mucho camino todavía por delante.

Justo en esta línea iban las declaraciones de Darío Brizuela, que se paró a hablar con el compañero de PoblaFM Javier Atance. El donostiarra se mostró convencido de que "nos veo capaces de ganar a cualquier equipo". Brizuela, habló de una derrota "dura, que nos duele", y explicó el resultado final como un "cúmulo de cosas que no han salido", entre ellas el primer partido en casa "en una cancha en la que no hemos podido entrenar", el mal trabajo en defensa y el desacierto en el tiro. El canterano de Movistar Estudiantes encestó desde su propio campo un triplazo al borde del descanso, aunque los árbitros estimaron que estaba fuera de tiempo al revisar el vídeo, y al propio Brizuela le da "igual, hemos perdido de 14 y no creo que hubiera arreglado nada".

De momento, los colegiales afrontan una semana muy dura con dos oportunidades de mostrar una cara diferente. La primera, el viernes en Bilbao, y la segunda frente al Rio Natura Monbús Obradoiro el domingo. Ambas en canchas realmente difíciles, en las que ganar cuesta sudor y lágrimas, y con tan solo un día de descanso entre medias. No obstante, Movistar Estudiantes sacó la victoria de Miribilla y se quedó a las puertas en el Fontes do Sar la temporada pasada.

Galería completa del partido