"Nos vamos a salvar. Este equipo tiene mucha vida y mucho que hablar"

Entrevista a Javier Zamora, entrenador de Movistar Estudiantes

Cargando...

Es el hombre de la ilusión. Sobre sus hombros ha caído la responsabilidad de mantener a un histórico en su sitio. Sobre su forma de entender el juego la oportunidad de dar un golpe encima de la mesa. Y sobre el equipo que lidera, ha instaurado el respeto hacia una institución de 70 años de vida. 

xxxxxxxxxx

Cinco Sentidos Baloncesto

Con una sonrisa de oreja a oreja Javier Zamora, o Zamo, como le conocen los que le rodean, atiende a PoblaFM en su primera entrevista a los mandos del navío estudiantil. Nos abre las puertas de su despacho, ordenado, con papeles encima de la mesa y unas vistas privilegiadas al histórico Magata. Sabe lo que se le viene encima, un sprint final de competición que no va a ser apto para cardiacos. Como el baloncesto que le gusta practicar. Saluda a unos y a otros, invita a cafés y sobre su figura recae el aura de quién se sabe importante.

A sus 35 años tiene la difícil empresa de mantener a Movistar Estudiantes en la élite, y no pestañea al asegurar que lo va a conseguir. Que lo van a conseguir. 

Pobla FM. Casi un mes ya como primer entrenador.

Javier Zamora. Ha pasado muy rápido. Fue inesperado, todo muy rápido. El club me hizo la propuesta y la acepté casi sin pensar. Han sido tres semanas muy intensas, ahora con el parón estamos haciendo balance del inicio y tratando de reconstruir y mirar hacia el futuro a ver que nos depara.

PFM.No te diré que se venía venir... pero podía imaginarse cualquiera que iba a pasar.

JZ. Con Dzikic estábamos muy felices de poder trabajar con él, es un profesional excepcional y nos ha dado mucho a nivel personal. No tuvo suerte necesario, las circunstancias adecuadas para tener los resultados que a todos nos hubiera gustado y en este mundo lo que manda son los resultados. Estábamos entrando en una dinámica complicada de sostener. Desde dentro no nos lo esperábamos, la verdad. Por responsabilidad tuve que dar el paso y asumirlo.

PFM. Lo que es cierto es que parece otro equipo.

JZ. Todos los cambios, en un momento dado, siempre que estás en una circustancias muy advesas, te genera una ilusión y une esperanza de que los resultados sean diferentes. Es un equipo muy trabajador. Me gusta imprimir carácter a los equipos y creo que eso es innegociable, debe verse en los partidos y en el día a día. Sobre todo por respeto al club, a la afición y a lo que representamos. Hay que dar esa imagen. Puede que el marcador diga que has perdido, pero no podemos irnos con esa sensación, eso es muy importante. Tenemos que vaciarnos en cada partido. Habrá días que perdamos, pero no podemos irnos con la sensaciónd de haber perdido, de que nos han ganado.

PFM. Desde fuera da la sensación de que todo estaba organizado para que algún día entrenases al primer equipo.

JZ. He tenido una trayectoria muy bonita en el club. Siempre se me ha dado confianza, he ido creciendo aquí, he pasado por el junior, por el EBA, por la dirección de cantera... evidentemente siempre he estado a disposición del club cuando lo ha necesitado. Cuando dejé la dirección de cantera fue porque quería dar un paso al frente en mi carrera como entrenador, es lo que me gusta. A futuro cada uno tiene sus sueños, pero no creo que a corto plazo fuese la idea. Sobre todo tan rápido y en estas circunstancias. Todo el mundo se espera una oportunidad así con unas circunstancias más confortables para empezar un proyecto. Pero las cosas han sido así y es parte del baloncesto profesional. Es una responsabilidad muy grande, había que asumirla.

PFM. Es eso, una oportunidad y una responsabilidad.

JZ. Tenemos la oportunidad de salvarnos, de dar una imagen, de ir a por cada partido como si fuera el último... pero en el momento en el que surge era una responsabilidad. Las oportunidad surgen en momentos en los que las cosas son favorables, esto era una responsabilidad. Era el segundo entrenador, el primero no seguía y me ofrecían la posibilidad de asumir esta responsabilidad. Así fue y así lo hice.

PFM. Hasta ahora me chirría que en tu presentación dijiste que tirarías de los chavales... y hasta hoy no les hemos visto.

JZ. Me encanta esta pregunta. He estado seis años todos los días con ellos, todos los días es todos los días. Son proyectos que incoporé yo como director de cantera. Nadie tiene más orgullo y ganas de que salgan adelante que yo. Pero yo cogí una responsabilidad en una situación en la cual tengo que estar muy seguro de que si les doy un espacio tiene que ser para que crezcan y ayudarles. Si les pongo en una situación de máximo estrés sin estar bien arropado y sin estar en las circunstancias adecuadas para que se pueda expresar, estoy cayendo en el riesgo de ponerles en una situación comprometida o de que les etiquete de determinada manera y que ellos mismos se arrugen, cuando lo cierto es que tienen mucho baloncesto que dar, están sobradamente preparados para ayudar al equipo... pero es cierto que he cogido un equipo con 12 licencias y le he dado a todo el mundo la posibilidad de mostrar su compromiso.

Ellos saben que van a tener su espacio cuando se lo ganen. Somos un club de cantera y tienen que tener un espacio en el primer equipo, pero no por obligación, debe ser porque ellos se lo ganen. Estoy convencido de que van a tenerle. Al hablar de Ignacio y de Dovy, olvidáis a Adams, que creo que él es el ejemplo de esa generación. No será el más talentoso, pero es el que representa los valores del club, de venir desde abajo, sacrificio, educación... es un ejemplo para todos. He querido mantener el grupo y, al menos en el inicio, darle a todo el mundo la posibilidad de que se exprese y demostrar su compromiso y su trabajo en una situación como esta. 

PFM. Estas dos semanas, después del golpe en los dos últimos partidos, ¿cómo le vienen al equipo?

JZ. Las estamos afrontando con la misma capaciad de trabajo, y creo que poco a poco el equipo está cambiando la mentalidad. Contra Unicaja hubo ese aire del cambio, con otra energía, hicimos un partido muy serio y muy trabajo; en Andorra estuvimos bien, pudo ganar cualquiera; contra Velencia estuvimos muy bien y debimos ganar. Ese partido lo tuvimos en la mano y lo dejamos escapar. Salimos de ese partido con la sensación de que merecimos ganar ese partido, pero eso no es nada. Si nos refugiamos en eso, llega el momento en el que se convierte en una excusa. No vale con merecer, ahora vamos a hacerlo. Hemos pasado de partidos en los que claramente no lo hemos merecido, hemos ido a Unicaja y dimos un paso, hemos estado dos partidos luchando por merecerlo, y ahora que lo merecemos vamos a hacerlo. Ese cambio de mentalidad es clave para dar un paso más y no solo merecerlo, también hacerlo.

PFM. Después de Valencia dijiste: "yo sí respeto a este club".

JZ. Creo que el tiempo debe ordenar las cosas como realmente merezcan estar. El equipo va a hablar en la cancha, el equipo está luchando en la cancha, y el respeto hay que ganárselo. Es responsabilidad únicamente nuestra y tenemos la obligación de ganarnos el respeto de todo el entorno en el que un equipo se mueve. Tenemos que preocuparnos por trabajar en lo que está en nuestra mano y lo que depende de nosotros para obtener rendimiento y llevarnos la victoria. También tenemos la obligación de olvidarnos de todo lo demás. No podemos estar pendientes de lo que dice uno, ni de las circunstancias que se dan en los partidos que no dependen de nosotros, ni de nada. No podemos recrearnos en la desgracias ni martirizarnos. Hay veces que las circunstancias no te acompañan, pero si te entregas,... a la larga todo vuelve a su sitio.

Somos una institución de muchos años, con unos valores muy marcados que voy a respetar, que el equipo va a respetar, y desde ahí... seguro que el resto de circunstancias nos acompañarán o volverán al sitio que tienen que estar. Los árbitros son deportistas también, tienen un trabajo muy difícil y creo que no afectan en los resultados, de verdad lo pienso. Hay que respetarles. El respeto que les des es el que te van dar, toman decisiones muy rápidas y es evidente que no afectan en resultados globales. No estamos en esta situación por el arbitraje. He sido muy respetuoso en mis apreciaciones, es cierto que hay situaciones que se pueden medir, pero tenemos que trabajar en lo nuestro y olvidar el resto. 

PFM. Eres consciente de la ilusión que has levantado. Había gente esperándote después de Unicaja. Eso pasa con jugadores, con entrenadores no lo había visto nunca.

JZ. La ilusión la ha despertado el equipo. Es evidente que estoy en una profesión puramente ligada al resultado. Estoy muy agradecido por todas las muestras de apoyo y de cariño, tengo la suerte de que mi entorno y mi vida está rodeado de gente de baloncesto. Espero estar a la altura de las circunstancias y poder devolver ese cariño, esa ilusión y el respeto, esto sobre todo, hacia mi persona, con los resultados que este club y este equipo necesita para estar donde realmente tiene que estar.

PFM. Te han fichado a un monsturo para este arreón final.

JZ. Edwin es un grandísimo jugador. Hablé con él previamente, y lo que marca la diferencia es su personalidad. Independientemente de sus características como jugador. Lo que marca la diferencia es su personalidad. Ha dado un paso muy importante queriendo venir al club en las circunstancias en la que estamos. Creo que él, hilando con la pregunta anterior, está devolviendo todo el cariño y toda esa energía especial que se vive en este club, de su etapa aquí, queriendo volver a ayudar, venir a arremangarse. No ha venido como salvador de nada, ni a ser más que nadie. Ha venido a ser uno más y a trabajar en lo que le toque para poder ayudarnos. Es un jugadorazo y creo que va a estar a muy buen nivel.

PFM. En 14 años han pasado por Estudiantes 14 entrenadores. La afición tiene la ilusión de que, pase lo que pase, se baje o no, se pueda crear un proyecto contigo al frente.

JZ. Qué te voy a decir... si me hubiesen dicho en su momento que esta iba ser la casa donde me desarrollaría como entrenador y llegaría al primer equipo, no lo habría creído. Estudiantes y ser primer entrenador de Estudiantes es mucho más de lo que un primer día habría imaginado, y es mucho más que baloncesto. Esta va a ser mi casa siempre pase lo que pase, siempre estaré en deuda con este club por las oportunidad que me han dado, por el espacio que me han dado para desarrollarme y crecer y ponerme donde me han puesto. Siempre estaré en deuda con este club y estaré para cualquier cosa que necesiten. Ojalá sea por muchos años. Y eso de que se baje o no... no lo contemplo. No va a ser así. Eso es lo único que tengo claro, que no vamos a bajar. Nos vamos a salvar. Tenemos fuerza, ilusión y sentido de la responsabilidad. Tenemos que salvarnos y lo vamos a hacer. Este equipo tiene mucha vida y mucho que hablar.