El temporal pudo con Movistar Estudiantes

Cargando...
xxxxxxxxxx

Los aficionados de Movistar Estudiantes podrían escribir un bolero con las visitas de Herbalife Gran Canaria. Mucho ex y nada bueno saliendo de ellos. El equipo afrontó un complicadísimo partido tras una semana muy dura, especialmente por las lesiones. Enfrente, un equipo necesitado de ganar para afianzar sus opciones de Copa, con una plantilla extensa. El mal inicio de Herbalife Gran Canaria no engaña a nadie. El más claro ejemplo: un equipo en el que Bo MacCalebb es el base suplente, puede ganar a cualquiera.

DSC_0399

Con este panorama, los colegiales hicieron bien en agarrarse a la defensa y la lucha en cada jugada. Cuajaron un grandísimo partido que sólo ensombrecieron un mal tercer cuarto y el final del segundo, con protagonismo arbitral. Daniel Hierezuelo y los suyos desquiciaron en 3 minutos a los de Salva Maldonado, antideportiva inexistente incluida. Para colmo, Darío Brizuela se lesionaba en una gran acción defensiva, aunque pudo volver en la segunda parte.

Jaime Fernández lideró al equipo desde el perímetro, aunque, de nuevo, el mejor fue Edwin Jackson. Sumó 27 puntos pese a estar fallón en el triple, fue el máximo asistente y reboteador del equipo -4 asistencias y 6 rebotes-, y su insistencia estuvo a punto de dar un buen susto al Granca. En general, buena actuación defensiva de todo el equipo. El gran déficit: el ataque interior, especialmente por parte de Suton.

El único mal cuarto estudiantil, lo pagaron muy caro. Los hombres de Luis Casimiro forjaron una buena ventaja y desactivaron a un mermado Estudiantes. Los locales lo intentaron y lucharon contra los elementos, pero la ausencia de poderío interior y alguna que otra oportunidad desaprovechada o desbaratada terminaron con las opciones.

La enfermería de Movistar Estudiantes debe desalojarse cuanto antes si no lo quieren pagar caro. El calendario más próximo es difícil, y de momento, la visita de MoraBanc Andorra se presenta clave para calmar las aguas. Los resultados no acompañan: la parte baja de la tabla está más igualada que nunca.