Willy Villar: "El realismo no debe quitarnos la ilusión de ir a por todas"

Cargando...
xxxxxxxxxx

WhatsApp-Image-20160714

Willy Villar (Las Palmas de Gran Canaria, 1969), el flamante nuevo Director Deportivo de Movistar Estudiantes, llega tras 7 temporadas en Zaragoza, en las que el equipo pasó de LEB Oro a semifinales de Copa y Liga ACB. Suyos son descubrimientos como Jelovac, Van Rossom o Rudez, o las apuestas por Hettsheimeir, Pablo Aguilar o Joan Sastre, que tan buenos resultados dieron.

Ahora, tras una temporada más dura en el CAI Zaragoza luchando por no descender, toma las riendas del descendido -pero no- Movistar Estudiantes. Todo un reto conformar una plantilla prácticamente nueva, incluyendo al entrenador. La mañana del pasado jueves 14, nos atendió en sus nuevas oficinas, las del Polideportivo Antonio Magariños.

PoblaFM: ¿Qué te has encontrado en esta primera semana? ¿Más o menos trabajo por hacer del que esperabas?

Willy Villar: Trabajo mucho, porque si ya normalmente el verano es la época en la que se acumula la mayor parte de trabajo, en nuestras circunstancias, más. Hay que pensar que tenemos dos jugadores con contrato, no tenemos entrenador…

Es unir lo que suele ser un verano, con trabajo, y las circunstancias actuales del club. Pero sabemos perfectamente a lo que venimos, lo encaramos con optimismo y, poco a poco, iremos construyendo el proyecto del año que viene.

PFM: Después de 7 años en el mismo equipo, ¿qué te hizo decidirte por venir al Estudiantes?

W.V.: El reto de que el Estudiantes vuelva a ser un equipo competitivo, no sólo esta temporada sino en el tiempo. Intentar, a medio plazo, hacer un proyecto sólido que dé estabilidad para mucho tiempo.

PFM: Tus 7 temporadas en el CAI son algo difícil de ver hoy día en cualquier puesto que tenga que ver con lo deportivo de cualquier club ACB. ¿Cómo se lleva un cambio de club después de tantos años en el mismo?

W.V.: Llevo una semana y todo absolutamente es diferente. Centrándome sólo en mi trabajo, es intentar aplicar la misma forma de trabajar y de hacer las cosas llevado a otro sitio. Por mi parte, tengo que intentar aclimatarme al club y aportar cosas. En lo que es la construcción del primer equipo, las mecánicas son siempre las mismas, aunque nunca me había encontrado con la ecuación de hacer un equipo prácticamente entero, pero también es un reto.

PFM: Como dices, sólo quedan 2 jugadores con contrato, Jaime Fernández y Nico Laprovittola, ¿cuál es el plan de renovaciones? ¿Se cuenta con los 3 canteranos que acaban contrato?

W.V.: En esa línea estamos ahora, cuando intentas construir un equipo no se trata de piezas aisladas, sino de un puzzle que tiene que encajar. La mayoría de estos jóvenes nos interesan no sólo por su calidad, que la tienen, sino por filosofía de club y por más razones. Están en una edad en la que están en el proceso de maduración y el club cuenta con ellos porque son un activo importante. La primera intención es la quedarse con la mayoría.

PFM: ¿Crees que uno de los mayores cambios con respecto a tu etapa en el CAI puede ser el presupuesto?

W.V.: Las circunstancias económicas, lógicamente, a la hora de construir un equipo son muy importantes. Donde no haya recursos habrá que poner más maceración. Intento no verlo como un problema, sino como la oportunidad de ser más creativos y de ser competitivos en las circunstancias que sea. Lo visualizo como la oportunidad de hacer algo ilusionante.

PFM: A tu llegada, hablabas de que la primera prioridad era el entrenador. Se ha hablado mucho en los últimos días de Salva Maldonado, ¿está avanzada la negociación?

W.V.: Salva es uno de los que interesa, lógicamente, ahí está su trayectoria y es uno de los que encaja con el tipo de entrenador que queremos. De momento, no hay nada cerrado ni nada concreto, miramos todas las opciones posibles para no equivocarnos. Elegiremos alguien que lidere el proyecto y que nos dé esa personalidad.

PFM: Otro de los nombres de los que se ha hablado mucho es Aito García Reneses, ¿se ha llegado a plantear?

W.V.: Lo mismo que con Salva… A nivel de entrenador, me dices dos nombres ‘top’. Son dos de primer nivel, serían grandísimos entrenadores para Movistar Estudiantes.

PFM: Una vez firmado el entrenador, ¿cuál pasa a ser la prioridad?

W.V.: Hay que construir sobre los jugadores que tienes o has tenido. Lo primero sería sentarnos a intentar construir el equipo por los que pertenecen al club, para saber los que interesan y los que no.

PFM: A la hora de rastrear el mercado, podría parecer que te decantas más por ligas europeas que por la NCAA u otras ligas, ¿esto es así o no hay un patrón fijo?

W.V.: Bueno, de todo. No hay ningún patrón, el único es buscar el mejor jugador posible, y esto puede corresponder a un histórico que tengas o a alguien que no tenga nada que ver con lo que has hecho hasta ahora. En el pasado más reciente, hemos mirado de todo: europeos, nacionales, rookies… no recuerdo un patrón determinado, ni lo va a haber. Jugadores que encajen con el equipo y el entrenador.

PFM: ¿Hay algún torneo que tengas marcado en el calendario para ver o viajar?

W.V.: Por costumbre solía ir a Las Vegas, aunque este año por el trabajo que hay que hacer aquí no lo creía conveniente. Durante el año voy a diferentes torneos, unas veces nuevos, copas, dos o tres veces a Estados Unidos… pero esto te lo da la actualidad de que necesites un jugador concreto o no.

PFM: Otra novedad con respecto a Zaragoza es la cantera. Durante tu estancia en Zaragoza, diseñaste un plan para cantera que ahora está dando resultados. ¿Qué modelo te gustaría para Estudiantes? ¿Crees que sería conveniente un cambio a cantera profesional en los equipos A y B de cada categoría?

W.V.: La línea que se está siguiendo actualmente creo que es la correcta. Se ha dado, sobre todo en los dos últimos años, un empujón y se ha puesto una idea sobre la mesa. Como dije al llegar, la intención es impulsar esa idea y aportar las mías desde la experiencia que tengo, pero trabajar en equipo. Pienso que lo están haciendo muy bien y lo bueno es que es un club de cantera, así que cualquier proyecto es bien recibido porque importa mucho.

Todo el mundo tiene claro lo que es Estudiantes, y eso a nivel de cantera facilita mucho las cosas. Estamos en buenas manos ahora con Javier Zamora y mucha más gente de su equipo de colaboradores, y vamos a ver si hacemos con mi llegada equipos más fuertes para hacerlo cada vez mejor.

PFM: Recientemente hemos sabido que Gipuzkoa Basket ha decidido salir en LEB Oro. ¿Crees que puede quedar así la liga o aun puede haber una reducción o ampliación del número de equipos?

W.V.: Bueno, esto es un tema deportivo, lógicamente, pero no sé si más político o burocrático. Si nos atenemos a normativa pura y dura… hay un equipo que rechaza la invitación de la ACB y quedan 17. No parece que tenga que modificarse nada. Diría que la normalidad es que siguieran 17.  ¿Positivo o negativo? Depende de para quién, pero ahora mismo no veo otra solución que no sea mantener los 17 de ahora.

PFM: ¿No esperas una compra de la plaza de GBC?

W.V.: Ahora mismo me parece difícil, más que nada porque no parece que se haya oído nada al respecto. A lo mejor sí que se está fraguando algo que desconozco, pero la sensación es que va a seguir todo como está.
Además, parece difícil, cuando ha habido equipos estos años con la posibilidad de ascenso directa, y nadie ha podido. No sé si alguna ciudad estaría dispuesta, pero me parece improbable.

PFM: ¿Ves solución a todos estos equipos que intentan subir y no pueden y a los que tienen que desaparecer por problemas económicos?

W.V.: Es un problema estructural, no es tan simple como que un equipo como León estuviera en la élite y ahora tenga un equipo EBA porque perdió dinero. El problema es mucho más amplio y de más perspectiva. Me acuerdo de clubes como Cantabria, Huelva, Gijón… clubes absolutamente tradicionales, no son casualidades y viene de la tan manida liga cerrada que es la ACB, por supuesto con el agravante de la crisis.

Creo que todo el mundo se pregunta si el baloncesto español, a nivel estructural global, va en el camino correcto y qué se puede hacer para recuperar el mayor número de ciudades volcadas con el baloncesto y mayor número de proyectos viables. Tendríamos para un debate mucho más largo, y es muy difícil seleccionar una respuesta.

PFM: ¿Eres partidario de una ACB cerrada con ascensos y descensos?

W.V.: Como te comentaba, a raíz de ver el problema hay distintas ideas. Esa es una. Habrá otros problemas económicos o será difícil de encajar por otros problemas. Calificar una idea así a bote pronto… Nunca me he dedicado a estudiar el tema en serio, he opinado y opino lo que me parece que está mal. Dudo que haya alguien que no esté de acuerdo en que hace falta un cambio de rumbo.

Villar-Movistar-Estudiantes-CAI-Zaragoza_933217872_109096760_667x375

 

PFM: ¿Crees que los nuevos salarios de NBA y NBDL pueden afectar a corto o medio plazo a los grandes clubes europeos, incluso a los pequeños por un efecto dominó?

W.V.: Sin duda, porque como dices los equipos de arriba quedan despojados de sus mejores jugadores. En la medida de que no los puedan mantener, sus expectativas van bajando hacia jugadores con quizá menos nivel y se produce ese efecto dominó del que hablas. Más allá de eso, lo que se resiente es el nivel general de la liga, y eso no es positivo para los espectadores ni para nadie.

Sí podría haber un efecto positivo, aunque no creo que pase, que es que se igualara la liga por no haber estrellas.

PFM: En este escenario, ¿podría ser más importante tener cantera para los equipos de tabla baja?

W.V.: Sí, pero cuando hablamos de cantera, creo que a la mayoría de clubes les gusta. Llevarlo a cabo es más complejo, porque tienes que creer y luego tener  jugadores con calidad para que peguen ese empujón. Te da un aspecto diferenciador, porque el hecho de apostar por gente de la casa da más compromiso y más identificación de la gente con el equipo. Creo que un jugador de la casa bueno es mejor que cualquier jugador de otro lado, es rentable para todos.

PFM: ¿Es un aspecto valorable a la hora de buscar el entrenador?

W.V.: Sin duda, quien venga a Estudiantes tiene que entender a dónde viene. Cada club tiene su idiosincrasia, y al igual que yo intento empaparme de ello, el que venga tiene que hacerlo también.

PFM: En los últimos años, Estudiantes ha sacado jugadores de cantera, pero entrenadores, tras Mariano de Pablos en 2007, no. ¿Os lo planteáis como meta?

W.V.: Ese proceso va paralelo al de formar jugadores. Cuando hablamos de cantera, deberíamos hablar también de cantera de entrenadores, y es un objetivo que hay que tener muy en cuenta. Lo normal es que aprovechemos, si hay gente capacitada, para proyectarlos hacia arriba.

PFM: ¿Cuál crees que pudieron ser los problemas que llevaron a este club a descender?

W.V.: A veces, incluso dentro del propio club, cuesta sacar conclusiones, sobre todo definitivas. Cuando va todo muy bien y eres campeón de liga o todo muy mal y desciendes, nunca es por una verdad absoluta. Se juntan muchísimos factores, y la junta de muchos negativos desembocan en un mal resultado.

No vengo mirando hacia atrás, vengo sin nada en la mochila, muy abierto y despejado, mirando con optimismo hacia adelante. Entiendo que la gente que esté aquí tiene ese peso de la temporada, pero no es mi caso. Lógicamente, miras para atrás para aprender de los errores, pero no sé qué pasó concretamente, y si lo supiera, seguramente no hay una razón sino muchas.

PFM: Desde fuera, hay personas, incluso voces autorizadas, que apuntan a que uno de los problemas pudo ser que se dependía de la opinión de demasiadas personas a la hora de la toma de decisiones en la parcela deportiva, ¿esto pasa? Y, cuando pasa, ¿por qué?

W.V.: No lo sé, acabo de llegar y llevo una semana. Estoy haciendo mi trabajo como lo he hecho siempre. No te puedo ayudar, cuando lleve tiempo a lo mejor te puedo hablar con más datos, pero hablar de algo que desconozco me parece atrevido. Lo único que sé es que tengo la confianza de todo el mundo, me encuentro muy a gusto y miro para adelante.

Si pasó, pasó, pero no es una experiencia que yo esté sufriendo ahora mismo.

PFM: ¿Sobre qué fecha te gustaría tener la plantilla completa?

W.V.: No me voy a pegar un tiro en el pie… Mañana, me gustaría, pero evidentemente no va a ser así. Hay que armarse de paciencia y hacer el mejor equipo posible cuando antes. Las circunstancias son las que son, no es lo que tú deseas sino a lo que puedes aspirar.

PFM: ¿Una meta para final de temporada? Quizá tras un año de descenso viene bien una temporada tranquila…

W.V.: Hay muchas variables por despejar. Primero no sabemos el equipo que seremos capaces de construir. Somos realistas, sabemos de dónde venimos, somos un equipo que acaba de descender. Te diría que tenemos que hacer un equipo ilusionante, que la gente se pueda identificar y que nos dé alegrías, que la gente se lo pase bien y lleguen los resultados para alejarnos de esos puestos que ponen a todo el mundo tan nervioso.

Hay que dar un paso adelante para evitar ser un equipo con la soga al cuello todo el año, pero no me pondría tope, el realismo no debería quitarnos la ilusión de ir a por todas. No me pondría un tope por arriba, pero sí por abajo, no sufrir.

PFM: Todo el tema institucional que rodea estas semanas a Estudiantes, con el poco tiempo que llevas, ¿te es ajeno o intentas muy interesado en conocer lo que sucede?

W.V.: Soy parte del club y estaré pendiente de todos los acontecimientos, pero con sinceridad, no me da tiempo a profundizar porque tampoco tengo datos para hacer nada, no es mi parcela.