Liga Endesa Playoffs Semifinales Unicaja (0) 73 Real Madrid (3) 76

A la final por la vía rápida

El Real Madrid disputará su sexta final de Liga Endesa consecutiva

Cargando...

El Real Madrid peleará por conquistar su tercera Liga Endesa consecutiva al batir al Unicaja de Málaga por la vía rápida en una fea eliminatoria protagonizada por los flojos porcentajes del conjunto malagueño. En el partido de ayer Anthony Randolph con 13 puntos y Luka Doncic con 8 puntos y 3 rebotes en el último cuarto sentenciaron el tercer encuento.

ACB.COM M.Pozo ACB.COM M.Pozo ACB.COM M.Pozo ACB.COM M.Pozo ACB.COM M.Pozo ACB.COM M.Pozo ACB.COM M.Pozo ACB.COM M.Pozo

clorin 1200 200

Tres partidos jugados, los tres con diferente guion y ninguno se ha ajustado a lo que yo predicaba en la previa de la eliminatoria. Real Madrid y Unicaja de Málaga han dejado de un lado el baloncesto espectáculo para dirimir unos partidos con muy flojo acierto en el tiro y muy lejos de su mejor nivel. En especial el equipo malagueño que ha contado con una pobre anotación de 71 puntos y un decepcionante 37% en tiros de campo. Ese dato prácticamente es darle a placer un punto de oro al Real Madrid en su camino hacia la gran final de la Liga Endesa. Y lógicamente el equipo madridista no desaprovechó la ocasión que se le brindaba y ejecutó su primera bala en la tarde de ayer en Málaga. Nuevamente el Real Madrid no ofreció su mejor baloncesto quedándose en un 41% en tiros de campo, desperdiciando ocasiones claras de tomar el mando en el marcador pudiendo finiquitar el encuentro y la serie muchos minutos antes. Pero debido a su gran fondo de armario, el Real Madrid siempre ha sabido aprovecharse de sus malos partidos, teniendo un jugador que destacará por encima de sus compañeros nivelando el partido hacía el cuadro de Pablo Laso. Si el primer día fue Sergio Llull quien anotase 14 puntos en el último cuarto, en el segundo Jaycee Carroll conseguía 21 puntos en el segundo cuarto. En este tercer y definitivo encuentro, tuvo que ser Luka Doncic quien conseguiría 8 puntos y 3 rebotes en el último cuarto para tumbar a un muy flojo Unicaja de Málaga.

Un Unicaja de Málaga que lógicamente no quería irse de la competición sin competir y era previsible un inicio intenso en ataque y fuerte en defensa. Joan Plaza quería dejar atrás el negativo 53/130 (40%) en tiros de campo de los dos primeros partidos. Por tanto, no era nada preocupante el 6-0 en el primer minuto de juego a favor de Unicaja. Los errores en el juego ofensivo del Real Madrid provocaban que la primera canasta madridista llegase en el minuto 3 y medio de partido. Sorprendentemente, Unicaja de Málaga fue incapaz de aprovechar el mal momento madridista y gracias a un triple de Jamar Smith, Unicaja conseguía un 9-4 en el minuto 5 de partido. Y los 4 puntos del Real Madrid eran conseguidos a través de sendos contrataques, no culpables por la buena defensa del cuadro local, sino más bien por los errores en los lanzamientos del cuadro madridista. Hasta un 0/7 en triples realizó el Real Madrid en el primer cuarto, siendo muchos de ellos tiros liberados. Pero con el paso de los minutos, seguíamos comprobando que no estaba siendo la eliminatoria de Unicaja de Málaga. Mientras el Real Madrid solo aportaba 7 puntos en 8 minutos con un 3/14 (0/5 en triples) en tiros de campo, el equipo andaluz – jugándose la vida en Liga Endesa – solo había anotado dos puntos más y mantenía el mismo porcentaje que los blancos. Solo un 27% de acierto en el lanzamiento durante el primer cuarto resultaba bastante inofensivo para batallar a todo un equipo de Final Four de Euroliga. Viendo el nulo resultado del Real Madrid desde el tiro exterior, lo apostaron todo al tiro de dos puntos para – gracias a un 2/2 final – lograsen un 26% en tiros de campo cerrando el cuarto en un tristísimo 14-11 para Unicaja de Málaga.

Los nervios se apoderaban de los jugadores de Unicaja de Málaga en el comienzo del segundo cuarto con dos pérdidas de balón en apenas un minuto. La intensidad del equipo malagueño se convirtió en nerviosismo y precipitación, un dato desfavorable para sus intereses. La única fortuna para Unicaja de Málaga era comprobar también el desacierto del Real Madrid en ataque que continuaba fallando tiros fáciles, ya incluso desde dentro de la zona. Aunque pareciese imposible, los porcentajes seguían cayendo por parte de los dos equipos. En 3 minutos, solo había una canasta de Jeffrey Taylor para colocar un parcial de 0-2 para el Real Madrid que contaba con un 25% de acierto, mejor increíblemente que el 21% conseguido por Unicaja de Málaga. Estábamos asistiendo a un horrible partido de baloncesto por parte de los dos equipos, pero favorecía al Real Madrid que en teoría tenía más armas para iniciar el despegue del marcador. En partidos así, una pequeña racha por parte de los dos equipos parecería una gran ventaja y fue lo que pareció cuando Unicaja de Málaga consiguió cuatro triples consecutivos que incendiaron el Carpena para conseguir un 28-20 favorable en el minuto 16. Parecía el inicio de una racha anotadora – por fin – de Unicaja de Málaga, pero nada más lejos de la realidad. Únicamente 5 puntos de Unicaja con una sola canasta en juego, rehabilitó nuevamente al Real Madrid en conseguir un parcial de 5-11 en 4 minutos para dejar el marcador muy ajustado al descanso 33-31. Carlos Suárez con 3 triples, se enganchaba al partido, pero era el único foco de atención del cuadro malagueño que se iba al descanso con un 32% de acierto y 7 pérdidas de balón, sin aprovechar ni siquiera su dominio en el rebote ofensivo. El Real Madrid, sin embargo, seguía sin despertar del letargo y mantenía un 37% de acierto, esperando a su revulsivo que no parecía ser Sergio Llull 6 puntos y 2/8 en tiros ni Jaycee Carroll con 2 puntos y 1/4 en tiros.

Con el deseo y la ilusión de ver un partido diferente en la segunda parte – digno de un partido de semifinales de la Liga Endesa – comenzaba el tercer cuarto con un Real Madrid más consciente en defensa, pero igualmente errático en ataque. Al menos en los primeros minutos se vislumbraba a un Anthony Randolph como el jugador franquicia del Real Madrid en la segunda parte. Hasta cuatro lanzamientos fueron suyos, pero sin apenas acierto. Tampoco Sergio Llull conseguía anotar tiros bastante claros para su manera de jugar. Hecho que aprovechaba Joan Plaza – por fin – para llenar de balones a su center Dejan Musli que conseguía 8 puntos en el tercer cuarto para afianzar a su equipo a la máxima diferencia del partido 44-36 minuto 25. Conseguimos por tanto un toma y daca entre los dos equipos hasta que con 52-43 en el marcador, un 0-8 de parcial en el último minuto, colocaba a tiro al Real Madrid 52-51 al final del tercer cuarto. Los blancos de la mano de Randolph con 10 puntos y los 5 de Jeffrey Taylor ascendían el porcentaje blanco al 41% de acierto con 15 asistencias y solamente 6 pérdidas de balón. Mientras tanto por Unicaja de Málaga resultaba extraño comprobar el 42% de acierto en el triple y el 28% en lanzamiento de dos puntos. Un partido más, Unicaja desperdiciaba su ventaja interior con varios jugadores de 7 pies.

Se iniciaba el último cuarto con la inseguridad de comprobar si finalmente el Real Madrid tomaría las riendas del partido definitivamente y de la mano de Luka Doncic comenzaba la posibilidad de realizarlo. Gracias a cuatro puntos consecutivos del esloveno, el Real Madrid se pondría por delante por primera vez en el partido 56-59 en el minuto 33. Unicaja tiraba de su mejor arma – el triple – para colocarse 64-62 con apenas 4 minutos por disputar. Pero ya el Real Madrid se había despertado para lograr anotar 14 puntos en 4 minutos y llevarse el partido. Los puntos de Randolph y Doncic, acompañado de la intensidad defensiva que provocó un 34% en tiros de campo por parte de Unicaja de Málaga sentenció el partido y por tanto la eliminatoria.

Una eliminatoria muy espesa, que no será recordada por su buen baloncesto. Un Real Madrid muy irregular y muy desacertado en gran parte de los partidos, logró mantenerse por delante en los partidos gracias a la mala imagen ofrecida por el Unicaja de Málaga. Ahora el Real Madrid esperará rival en la gran final de Liga Endesa. Será su sexta final consecutiva, donde los blancos intentarán conseguir su cuarto título, tercero consecutivo. Una vez más el Real Madrid podría cerrar la temporada con un título más, de una plantilla que sigue haciendo historia.