Liga Endesa Jornada 19: Surne Bilbao Basket 79 Real Madrid 67

A tirones

Cargando...

El Real Madrid perdió toda oportunidad de ganar a Surne Bilbao Basket en una pésima segunda parte con 26 puntos anotados y un 8/37 en tiros de campo. Sergio Llull se encontró muy solo en el tiro con 22 puntos mientras que solo Tavares valoró más de 10 junto al capitán blanco. Los de Laso se complican la segunda posición al final de la Liga Regular ante el empuje de Baxi Manresa y Joventut Badalona.

acb Photo / A. Arrizabalaga acb Photo / A. Arrizabalaga acb Photo / A. Arrizabalaga acb Photo / A. Arrizabalaga acb Photo / A. Arrizabalaga acb Photo / A. Arrizabalaga

El Real Madrid regresaba a la acción tras el clásico. Apenas quedan 7 partidos para el final de la Liga Endesa y ahora, el objetivo madridista, es mantener su segunda posición final. Algo difícil ya que el equipo de Pablo Laso se ha encontrado con un rival más peligroso que Baxi Manresa o Joventut Badalona. Su rival ahora mismo es el propio Real Madrid encuadrado en un pésimo momento de confianza y de ilusión que a la vez transmite, un apagamiento salvaje y la ilusión y la confianza de sus rivales de superarles en cada partido que se juegue. Y con esas llegaba el Surne Bilbao Basket de Álex Mumbrú que era homenajeado por su maravillosa afición al inicio del encuentro. Un Surne Bilbao Basket, que abandonó la lucha por el descenso para centrarse en la lucha por los playoffs finales de ACB. El Real Madrid viajaba a Bilbao con la baja por lesión de Rudy Fernández, aunque recuperaba a Williams-Goss, inédito en el clásico. Un clásico que ha seguido trayendo cola por la ningunead mostrada para un equipo que mereció ganar al todo poderoso FC Barcelona en 40 minutos y que una nueva acción arbitral, desestimó el buen hacer madrileño.

Y como indicaba al comienzo, el Real Madrid jugaba contra sí mismo. Con todo el respeto a su rival, Pablo Laso debía encontrar la mejor alineación posible y que hubiera una gran química entre sus jugadores y no tener que estar abusando de los mismos. Ya advertíamos desconocer el culpable real de la situación, pero comprendíamos esperar a final de temporada para que se reúnan los “insiders” y encuentren la mejor solución al momento madridista. Pablo Laso repetía con Alberto Abalde en el base, Causeur y Deck en los aleros y Yabusele con Tavares en la pintura. Ya de primeras pudimos comprobar que iba a ser un nuevo partido “gris” del Real Madrid que apuntaba cinco balones perdidos y un 33% en triples en apenas 5 minutos de un partido que dominaban los blancos 10-11 en el marcador. Un marcador que empezaba a cambiar por el gran acierto de Bilbao Basket en la zona con Inglis y Masiulis como protagonistas para un 8-0 de parcial que amenazaba la escapada vizcaína. Pero con la entrada de Sergio Llull, el Real Madrid fue capaz de ir remontando poco a poco en el marcador hasta el 22-18 del final del primer cuarto para Surne Bilbao Basket. Y es que los vascos dominaron el partido con un 47% de acierto en tiros de campo, frente al 40% de acierto del Real Madrid que tuvo a Fabien Causeur y Gaby Deck, con 5 puntos cada uno, a sus mejores hombres. Los rebotes ofensivos y los 4 puntos finales de Llull, fueron la mejor noticia de un Real Madrid que perdió 5 balones y apenas entregó 4 asistencias.

Y cuando nos encontrábamos digiriendo los números del primer cuarto, un nuevo estirón de Bilbao Basket preveía la ruptura del encuentro con 5 puntos seguidos a un parcial de 19-7 iniciado en el primer cuarto. Y es que nadie aparte de Sergio Llull aportaba en un Real Madrid abatido que llegó a perder 31-20 en el minuto 12 de encuentro. Cuatro minutos hubo que esperar para que un jugador del Real Madrid no llamado Sergio Llull anotara una canasta en aro rival. Y de esa manera comenzó el mejor parcial merengue del partido que, curiosamente, trajo a Sergio Llull como el máximo anotador del mismo con 10 puntos. 8 de ellos en 5 minutos para dejar a los suyos con 31-33 en el minuto 16 de partido lo que nos provocaba la gran duda en el seno madridista. Porque los blancos lograron un parcial de 0-13 en cuatro minutos con Randolph y Tavares en cancha y con una mejor defensa que la que habían ofrecido en el amanecer del segundo cuarto. Entre las dos torres madridistas, anotaban 9 puntos y parecían entenderse bien, a pesar de dar una sola asistencia en todo el cuarto, siendo además Edy Tavares el protagonista. Es decir, demasiadas jugadas individuales en acciones que el Real Madrid buscaba desesperadamente un jugador que liderase el contrataque. Y cuando parecía que el partido podría ser controlado por los blancos, comenzó el gran desagüe ofensivo del Real Madrid que se potenciaría en la segunda parte. Parcial de 10-2 para Bilbao Basket en los dos últimos minutos del cuarto para llegar al descanso 45-41 para Surne Bilbao Basket. Un fatídico parcial porque los blancos acabaron el segundo cuarto con un 60% en tiros de campo pero, como habíamos explicado con solo Llull anotando y apenas 1 asistencia en un cuarto.

clorin 1200 200

Y lo que hablábamos del último parcial iba a ser decisivo en la segunda parte. Sí, en ambos cuartos. Apenas 26 puntos anotaba el Real Madrid en la segunda parte con 8 canastas de 37 intentos lo que es un muy pobre acierto en un equipo construido para ser campeón. Y todo comenzó en el tercer cuarto. Ni siquiera con Abalde y Llull juntos por fuera y con Poirier y Tavares por dentro, funcionó un Real Madrid que volvió a carecer de asociación mutua y terminó tirando el partido. No tanto por el 12-1 de parcial en 5 minutos, sino más bien por el 0/9 en tiros de campo del Real Madrid que se venía desangrando y dejaba un esperpéntico 57-42 en el marcador en el minuto 24 de partido. Aun quedaban 16 minutos de partido y no se veía manera clara de remontada en los blancos. La única buena noticia residía en que tampoco Bilbao Basket pudo hacer más sangre en ataque y los blancos volvieron a tirar de racha con la entrada de Williams-Goss y un trío de aleros con Hanga, Deck y Taylor acompañando a Tavares. Y es que solo un triple de Hakannson que puso el peligroso 60-42 en el minuto 27, fue la aportación ofensiva de los bilbaínos ante un Real Madrid que reaccionaba de manera extraordinaria con su primera canasta en juego del tercer cuarto a los 8 minutos del mismo. Podría ser un regalo, pero lo que fue era un acicate que los blancos aprovecharon para conseguir un parcial de 0-13 en dos minutos para deshacer todo lo hecho al comienzo y llegar al final del tercer cuarto con un 60-55 para Surne Bilbao Basket. Sí, 14 puntos anotados, 13 de ellos en dos minutos con un 3/16 en tiros de campo que dejaba muy a las claras la desidia madridista actual.

Y no cambió mucho la cosa en el último cuarto, donde los blancos solo se quedaron en 12 puntos anotados tras recibir un nuevo parcial de entrada de 7-0 en dos minutos que dejaba en nada el último parcial blanco en el tercer cuarto. Aunque con dos triples consecutivos, los blancos se volvieron a meter en partido pero solo fue una quimera tras el parcial de 19-12 para los bilbaínos en el cuarto final que sentenciaron el encuentro. Y es que solo Fabien Causeur anotaba más de una canasta en el último cuarto que se jugaba el ser o no ser del partido. 5 canastas anotadas de 12 intentadas, con solo 2 asistencias y la lógica y evidente victoria de Bilbao Basket ante un soso Real Madrid. Soso porque su máximo anotador fue Sergio Llull con 22 puntos pero un 4/13 en triples. Pero lo que más sonrojaba a los blancos, fueron los 26 puntos anotados en la segunda parte o las 8 asistencias en el partido o el escaso 61 créditos de valoración. Sea lo que fuese, no vemos al equipo capaz no solo de aguantar la segunda posición liguera, sino de superar el playoff previo a la Final Four de la Euroliga que se juega la semana que viene.