Euroliga Jornada 13: Panathinaikos 93 Real Madrid 97

Air Abalde

Cargando...

El Real Madrid consigue una trabajada victoria tras dos prórrogas, gracias al talento de Alberto Abalde, que lidera al equipo blanco en las prórrogas anotando 14 de sus 19 puntos en ese periodo. Nuevo partidazo de Tavares con 20 puntos y 14 rebotes, en 45 minutos jugados. El problema del triple (18% de acierto) a punto está de darle un disgusto al equipo de Pablo Laso que consigue la tercera victoria consecutiva en Euroliga. El viernes, espera el Olympiacos en el Pireo.

Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net

No os voy a engañar. Me gustan estas semanas europeas con dos clásicos partidos del Real Madrid contra los gigantes griegos. Por tanto, me visto de traje con una buena pajarita y mi mejor whisky para disfrutar de ambos partidos y contároslo aquí. Para empezar el gran circo griego, el Real Madrid se presentó a los pies del majestuoso OAKA para enfrentarse al Panathinaikos. Una cancha donde el Real Madrid no pierde desde los playoffs de 2018 – suma 4 victorias consecutivas – pero que no deja de ser una de las catedrales del baloncesto europeo. Ya no estaba Calathes, pero sí Nemanja Nedovic quien además es el máximo anotador del equipo e incluso el segundo mejor reboteador. El Real Madrid llegaba a Atenas con todo su ejército a excepción de Felipe Reyes y Carlos Alocén y recuperando a Rudy Fernández, Anthony Randolph y Alberto Abalde, que descansaron el pasado domingo en la victoria liguera contra Unicaja Málaga. Si en la Liga Endesa el record es 14-0 para los blancos, en la Euroliga se trata de 7 victorias en los últimos 8 partidos. Por tanto, el Real Madrid llevaba 15 victorias en los últimos 16 partidos oficiales.

Y el Real Madrid se presentaba en el OAKA dispuesto a seguir siendo el ogro de los últimos años de Panathinaikos y mantenerse dentro de los 4 primeros de la clasificación. Para ello, Pablo Laso colocó de inicio a Nicolás Laprovittola, Alberto Abalde, Gaby Deck, Anthony Randolph y Edy Tavares. Un comienzo de partido muy igualado donde ambos contendientes buscaban encontrar a sus dos torres – Papagiannis y Tavares – para que dominase al otro. El ganador del primer round, fue claramente el griego “quitándose” de encima dos intentos de Abalde bajo el aro y consiguiendo dos canastas al contrataque, dejando un 11-9 en el minuto 5 de partido favorable a Panathinaikos. A Tavares le tocaba cerrar su aro y buscar abrir campo para sus compañeros que no tuvieron un inicio acertado con un 25% en tiros de campo y solo dos triples convertidos, ambos por Anthony Randolph que se colocó como el máximo anotador madridista en el primer cuarto con 6 puntos. De ello se intentaba aprovechar Panathinaikos con un mejor porcentaje de dos, 58% de acierto, pero inédito desde el triple tras una gran defensa blanca con la salida de Taylor para permitir solo 4 puntos más de los griegos que se llevaron el primer cuarto con un escaso 15-14 para Panathinaikos.

Números sorprendentes del Real Madrid que no podía utilizar la bala de Tavares, puesto que Papagiannis primero y Mitouglu después, frenaron las acometidas del caboverdiano en el primer acto. Pero la segunda unidad madridista nos trajo a Sergio Llull que ayudó con un parcial de 2-9 en dos minutos con un 3/3 en tiros de dos, algo muy necesario para volver a generar confianza en el Real Madrid. Pero el enésimo problema con el triple, detuvo al equipo de Laso que seguía encontrándose en ventaja gracias al 1/11 de los griegos desde la línea, aunque no con mucha ventaja 22-23 minuto 15. Fue entonces cuando el Real Madrid encontró su talismán en el segundo cuarto de la mano de Fabien Causeur. Y es que el francés pudo abrir la lata debajo del aro para que Trey Thompkins primero y Edy Tavares después, encontrase más facilidades para anotar desde la zona – 8/10 en este cuarto – aunque lejos desde el triple – 1/8 en este cuarto – que seguía siendo la cruz del juego madridista. Con ese acierto llegábamos al descanso con 29-33 para el Real Madrid gracias a los 5 puntos de Trey Thompkins y los 8 de Randolph y Tavares. Es decir, que 21 de los 33 puntos anotados por el Real Madrid en la primera parte, salían de las manos de los pívots. Y es que el 38% de acierto en el tiro de campo, seguía siendo una losa para un Real Madrid que necesitaba seguir trabajando detrás para sumar delante y que, de momento, le servía el llamativo 11% en triples del Panathinaikos en la primera parte.

Y el tercer cuarto nos volvió a dar los mejores momentos del Real Madrid en el partido y de la mano de Alberto Abalde en el puesto de base, dejando a Laprovittola y Llull en el banquillo y confiando en Jaycee Carroll como escolta titular acompañando al gallego. Y quizás fuese Abalde quien mejor conexión encontró con Edy Tavares que fue el autentico líder del Real Madrid, superando al otro gigante Papagiannis y liderando un parcial de 2-10 con 4 puntos de Tavares y otros 4 del renacido Randolph que llegaba a los 16 puntos y 4 rebotes al final del tercer cuarto. Y es que era el propio Papagiannis quien lideraba claramente la anotación en Panathinaikos en el tercer cuarto con 4 de los 6 puntos anotados por los griegos en el parcial de 6-16 en 6 minutos para dejar un claro 35-49 para el Real Madrid en el minuto 26. Fueron los mejores minutos del Real Madrid con 8 puntos de un acertadísimo desde la zona Anthony Randolph y recordamos, sin un base titular en la cancha. Y es que los blancos seguían muy acertados en ataque, ahora con un 9/12 en tiros de dos, pero seguían negados desde el triple con un horrible 4/22 al final del tercer cuarto que se cerraba con un esperanzador 48-56 para el Real Madrid. Y es que fueron 23 puntos los anotados por el equipo madridista en el tercer cuarto, pero de los 23 puntos conseguidos, 16 fueron anotados por Randolph y Tavares y otros 5 por Jaycee Carroll. El acierto blanco, seguía influido por el 18% en el triple que ya era menor que el de Panathinaikos que despertaba de su letargo de la mano de Nedovic, que hasta el momento solo sumaba 5 puntos y un 2/9 en tiros de campo.

clorin 1200 200

El resto de estadísticas, la manejaba mejor el Real Madrid incluso con más asistencias que los griegos y tener – 6 – más robos que – 5 – pérdidas. Pero si antes le mentamos, antes aparece la gran estrella del Panathinaikos. Y es que el serbio Nemanja Nedovic decidió tomar el mando de su equipo anotando 8 de los primeros 10 puntos del Panathinaikos para volver a echar el aliento al Real Madrid que solo podía mantenerse por los puntos de Jaycee Carroll que cerraba su partido con 11 puntos en 13 minutos. Y es que durante ese parcial del último cuarto, el Panathinaikos apretaba en defensa y conseguía un parcial de 13-8 y ya con el Real Madrid abusando del triple. Porque sí Jaycee Carroll había anotado 6 puntos, la canasta de Anthony Randolph iba a ser una de las últimas conseguidas por los blancos en lo que quedaba de partido ya que los demás lanzamientos fueron triples errados para un 61-64 minuto 35. Y es que la voz de alarma iluminó de rojo chillón las caras de los aficionados y de Pablo Laso ya que solo anotaron dos canastas más en el partido y tuvieron un increíble 0/9 en triples, siendo 6 errores los últimos 6 lanzamientos triples a canasta. Hablo de “increíble” puesto que el Real Madrid contaba con un 63% en tiros de dos y apenas se reforzó los blancos en esas jugadas. Y con todo esto, Nemanja Nedovic seguía recortando ataque tras ataque la diferencia hasta conseguir culminar la remontada con un 7-0 de parcial que dejaba el 68-66 a falta de 25 segundos.  La última jugada nos dio la razón con un triple más fallado por Trey Thompkins y el rechace lo convertía bajo el aro, Sergio Llull con una clara bandeja.

Teníamos prorroga. Algo impensable durante el tercer cuarto incluso cuando los blancos contaban con el 63% en tiros de dos y el flojo 14% en triples. Pero los 10 puntos anotados por Nedovic en este cuarto, apuntaban a la remontada de Panathinaikos. Y para los minutos extra, Pablo Laso devolvió a pista – como base – a Alberto Abalde, junto a Deck y Taylor, amén de Thompkins y Tavares. Y la prórroga no mejoró el ánimo del Real Madrid con un parcial de 5-0 para los griegos en el primer minuto y con un Real Madrid impreciso en ataque. Impreciso, pero certero. Porque comprensiblemente, el equipo blanco se jugó un único triple y 3/5 en tiros de dos. Y el acierto llegó de la mano de Alberto Abalde con 6 puntos de los 11 de la prórroga y Edy Tavares que volvió a construir su muro en la zona. El Real Madrid devolvió el parcial con un 4-11, pero que con dos tiros libres de Bochoridis en la última jugada del partido, nos dieron una segunda prórroga por el empate 79-79. El Real Madrid repetía quinteto con el cambio de Taylor – quinta personal – por Rudy Fernández. Y nuevamente Alberto Abalde – base, no lo olvidemos – cogió los mandos del Real Madrid en su 30º partido oficial para anotar 9 puntos en este cuarto y luchar casi en solitario con el poderío griego encabezado por Nedovic y sus 27 puntos anotados en el partido, 22 de ellos en la segunda parte y en las prórrogas. Pero ahora Abalde no estaba solo y es que con la defensa de Rudy sobre Nedovic y los 20 puntos y 14 rebotes de Tavares, el Real Madrid se llevaba un partido de esos que quedará en la memoria de los madridistas y en la de Alberto Abalde que cerró su mejor partido con el Real Madrid con 19 puntos 4 rebotes y 6 asistencias (15 puntos y 19 valoración en las prórrogas) para 24 de valoración. Es la 16ª victoria del Real Madrid en los últimos 17 partidos, pero los blancos deben pasar página y preparar la segunda batalla griega ya que el viernes les espera el Olympiacos en El Pireo. Continúa la semana mágica griega.