Al límite

Cargando...

El Real Madrid venció al Galatasaray en la 5ª jornada de la Euroliga donde los turcos llevaron al límite a los jugadores de Pablo Laso

xxxxxxxxxx

El Real Madrid venció el pasado jueves al Galatasaray Odeabank 90-81 en la quinta jornada de la Euroliga y se coloca segundo en la clasificación con un balance de cuatro victorias y una sola derrota. Al Barclaycard Center llegaba el Galatasaray turco como farolillo rojo de la competición tras cuatro jornadas y sin conocer aún el sabor de la victoria. Un equipo con muy buena plantilla pero que está recibiendo hasta 98 puntos por partido, aunque también es verdad que ya se han enfrentado a rivales de la talla de CSKA de Moscú, Maccabi Tel Aviv o Fenerbahce Estambul. Mientras el Real Madrid venía más descansado tras disfrutar de  cuatro días libres después de haber disputado hasta cinco partidos en apenas diez días. Esta vez el acompañante de Alex Suárez en la lista de jugadores inactivos, fue el base de Baltimore Dontaye Draper, lo que permitía el regreso a la competición europea de Trey Thompkins. Sergio Llull, Rudy Fernández, Jonas Maciulis, Anthony Randolph y Gustavo Ayón sería el quinteto elegido por Pablo Laso para iniciar el partido. Un inicio que mostraba a un Galatasaray muy serio y preparado para pelearle el partido al Real Madrid, tanto es así que se terminaría llevando el primer parcial por 19-22 gracias sobremanera al buen porcentaje desde el triple 4/7, 3 de ellos de Vladimir Micov. Mientras en el Real Madrid, solo funcionaba el juego dentro de la zona con un gran Gustavo Ayón mientras que eran incapaces de anotar más allá de la pintura turca. En el segundo cuarto continuaba el festival desde el triple por parte del Galatasaray con un 3/5 en apenas 3 minutos que le permitía mantenerse por delante en el marcador. La floja defensa blanca acompañada de la precipitación en las acciones ofensivas, permitían al equipo de Estambul anotar con facilidad y llegar a tener una máxima diferencia de 7 puntos en el minuto 16.

noticia_normal

Un parcial de 5-0 con un soberano mate a una mano de Luka Doncic, volvía a acercar al Real Madrid 2 minutos después, 39-41. Con esa diferencia llegaríamos al descanso - 45-47 -  aun con ventaja para los turcos. En este segundo parcial los blancos recuperarían su ritmo anotador, 26 puntos, pero permitiendo hasta un 53% en tiros de campo por parte de Galatasaray y otros 25 puntos en este periodo. Además el flojo 2/9 en el triple complicaba el estilo de juego de los jugadores de Pablo Laso, que se quejaba que sus jugadores eran superados en cualquier uno contra uno y regalaban segundas oportunidades o canastas sencillas al equipo visitante. Comenzaba la segunda parte con un triple de Jonas Maciulis – el tercero del equipo – que ponía por delante después de muchos minutos al Real Madrid, un simple espejismo dado que los jugadores turcos seguían decididos a no dejarse ir del partido. El Real Madrid consiguió bajar la anotación del Galatasaray que anotó apenas 8 puntos en cinco minutos, aunque tampoco lo aprovecharían los madridistas anotando escasos 9 puntos. Tras la última ventaja turca – 54-57 minuto 26- un increíble Sergio Llull se pondría la capa de superhéroe para anotar los últimos 11 puntos del Real Madrid y con un parcial de 12-7 dejar el resultado al final del tercer cuarto 66-64 ya por fin, con ventaja local. El Real Madrid había conseguido su objetivo no solo de ponerse por delante en el marcador, sino además rebajar la anotación turca sobre todo en el tiro de tres puntos. Esta vez habría que esperar al último cuarto para ver la mejor versión del Real Madrid. Con 66-66 en el minuto 32, dos triples consecutivos de Rudy Fernández daba algo de oxigeno al conjunto blanco hasta que Dentmon primero con un triple y Alex Tyus bajo el aro, volverían a apretar el marcador. Una canasta de raza de Luka Doncic y un triple desde la esquina de Jaycee Carroll tras asistencia de lujo por la espalda de Rudy volvía a darle seis puntos de ventaja al Real Madrid en el minuto 35.

Cuando ya parecía rendido el equipo otomano, 4 puntos seguidos volvían a meter al Galatasaray en el partido. El parcial en el último cuarto era de empate a 15 en 8 minutos y los turcos seguían estando a tiro de dos puntos del Real Madrid 81-79 para expectación de los casi 9000 espectadores madridistas que visitaron el Barclaycard Center. El equipo blanco vivía en el límite para poder llevarse una importante victoria, nunca tuvo el control del partido y tuvimos que esperar hasta los dos últimos minutos del partido para que Felipe Reyes primero y Anthony Randolph después, iniciasen un parcial definitivo de 9-2 para el Real Madrid que le daría la victoria final por 90-81 gracias también a los 3 triples de Rudy Fernández en este periodo y nuevamente la valentía de Luka Doncic encarando el aro rival. El baloncesto es matemática pura. El partido lo termina ganado el equipo que más puntos anota, que no siempre suele ser quien más lo merece. En el partido del jueves, las sensaciones que revoloteaban por el Palacio y a través de los televisores hacían presagiar una derrota madridista, pero curiosamente los números al descanso decían algo muy diferente. Al descanso el resultado era 45-47 para los turcos pero la valoración era muy distinta, 56-42 para los locales. Al final del partido la valoración se disparaba a favor de los blancos 109-75 como si de una victoria holgada se tratase, aunque como hemos comentado, el partido estuvo igualado prácticamente hasta el final. Ahora el calendario de la Euroliga volverá a poner a prueba las aspiraciones del Real Madrid con cinco partidos en apenas 20 días contra las mejores plantillas de Europa. El viernes 11 visitarán al CSKA de Moscú, después recibirán el miércoles 16 al Panathinaicos de Xavi Pascual. Dos días después, el viernes 18, tendremos clásico en el Palau Blaugrana frente al FC Barcelona. El jueves 24 los de Pablo Laso recibirán al Unics Kazán para terminar esta serie de cinco partidos el 1 de diciembre visitando al Fenerbahce de Obradovic. Se presenta pues un mes donde podremos comprobar el estado de forma actual del Real Madrid.