Euroliga Jornada 27: Armani Exchange Milán 73 Real Madrid 78

Antivirus

Cargando...

En un Mediolanum vacío por temor al Coronavirus, el Real Madrid se llevó su sexta victoria consecutiva en la Euroliga y sigue en la lucha para conseguir consolidar una de las cuatro primeras plazas de la clasificación. Extraño partido, donde los blancos sumaron dos cuartos con solo 11 puntos anotados. Preocupan el aluvión de lesiones: Llull, Causeur, Deck, Randolph y Mickey estan fuera. Laprovittola sumó 13 puntos y Edy Tavares 13+12+4

Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net

Adoro el baloncesto. He visto jugar a grandes jugadores, entrenadores y equipos. He disfrutado en varias canchas de grandes partidos y de un gran espectáculo. Personalmente, también me quedo con los gritos de la afición, tan continuos que terminas aprendiéndotelos. De los gestos de los entrenadores y de los saludos pre y pospartidos. La emoción de llegar a tu pabellón a animar a tu equipo y salir contento o disgustado por el resultado mientras tus compañeros de fila te saludan y te convocan para una próxima ocasión. Todo esto, forma parte del baloncesto. No solo jugadores, técnicos y árbitros. Sin afición, no puede haber baloncesto. Es por ello, por lo que no entiendo porqué el partido de anoche entre el Armani Milán vs Real Madrid, no se jugase con público. Si existe riesgo de contagio, cualquier jugador lo puede tener, por lo que es más seguro disputar el encuentro un día donde todos podamos disfrutar de la Euroliga.

Anoche, el Real Madrid se jugaba mantener su racha de febrero, en la siempre peligrosa cancha Mediolanum de Milán, aquella que vio caer a los de Pablo Laso en la final four de 2014 ante el Maccabi de Tyresse Rice. Es curioso, esa fue una de las 7 finales que el Real Madrid no ha ganado en 9 años. Enfrente el Armani Milán, un equipo venido a menos que tras dominar con un balance de 7-3, llegaba al partido de anoche con otro bien distinto de 4-12 o de 0-4 en los últimos partidos. Mientras, el Real Madrid llegaba con su ejército invencible que ha conseguido 9 victorias consecutivas a pesar de contar con hasta 3 hombres en la enfermería. Ahora, la batalla se preveía más difícil, ya que los blancos no podrían contar ni con Fabien Causeur ni Gabriel Deck, lo que hacía que Pablo Laso solo pudiese contar con 11 jugadores para enfrentarse a Sergio Rodríguez, Luís Scola y compañía. De esos 11, Pablo Laso se decidió por Campazzo, Carroll, Thompkins, Garuba y Tavares como titulares. Quién sabe si era por la falta de público, pero al Real Madrid le costó entrar en partido. Ya no teníamos las asistencias de Campazzo ni los mates de Tavares. Además, Jaycee Carroll apenas pudo aportar 2 puntos tras un 1/5 en tiros de campo en un primer cuarto, que empezaba a dominar con suficiencia el Armani Milán 12-7 en el minuto 5, con Micov y Moraschini como estiletes ofensivos. La diferencia en anotación era pequeña, pero en sensaciones, los italianos estaban bastante mejor ante un Real Madrid acelerado donde Facu Campazzo apenas aportó una asistencia y dos pérdidas, lo que provocó que apenas estuviese 6 minutos en cancha. Esa “falta de asistencias” – 3 solo en el primer cuarto – provocó que sus compañeros apenas pudiesen aportar puntos en el primer cuarto que se cerró con un 26% de acierto en el tiro. No os estoy engañando si digo que Armani Milán se vio recompensado por el mal ataque blanco, y poco a poco, fue cogiendo ventaja hasta liderar un parcial de 13-4 con 7 puntos de Micov y 9 de Moraschini que sumaron más puntos que todo el Real Madrid en el primer cuarto. Un primer cuarto, que se cerraba con clara ventaja italiana 25-11, gracias sobretodo al 5/6 en triples.

Tampoco estaba tan acertado Armani Milán con el 53%, como para superar con tanta claridad al Real Madrid. Y es que, los de Laso, apenas contaban con un 26% de acierto, repartiendo 3 asistencias y con un Thompkins que anotaba 7 de los 11 puntos anotados por los blancos. Situación extrañísima, que todos acusaríamos a la falta de efectivos, pero que este equipo ha demostrado que puede ganar igualmente sin ellos. Habría que comprobar, si con la segunda unidad, el Real Madrid remontaría el partido. Pero el comienzo del cuarto no puede ser más negativo con un 5-2 en el primer minuto que colocaba un increíble 30-13 en el minuto 11. La buena noticia, si sirviese de algo, daba un quinteto blanco más concentrado en defensa que podría ejercer que al menos, los jugadores de Armani Milán, descendiesen su acierto. Y el Real Madrid lo llevó de manera extrema, consiguiendo coger confianza poco a poco con un parcial de 0-17 en 4 minutos, con un nuevo compañero de fatigas para Edy Tavares. El caboverdiano se mantuvo hasta 7 minutos más en cancha y se fue a descansar con 6 puntos 7 rebotes y 2 tapones. Edy volvía a sonreír, porque Nicolás Laprovittola hizo de Campazzo para anotar 5 puntos y dar 2 asistencias. Habéis sumado perfectamente y el Real Madrid recuperaba el partido 30-30 en el minuto 15, hasta que Roberto Moraschini volvió a liderar al Armani Milán llegando al descanso con 15 puntos anotados. Pero el baloncesto tiene eso llamado “sensaciones” y justo parece que fue lo que ocurrió en los últimos minutos de la primera parte, cuando Pablo Laso decidió dar descanso a Edy Tavares, Felipe Reyes y Nico Laprovíttola. Claro que no son malos jugadores Salah Mejri, Usman Garuba y Facundo Campazzo, pero con ellos en pista, el acierto del Real Madrid se vino abajo. Tanto que la única canasta en juego de los blancos en los tres últimos minutos la consiguió Garuba tras un airball en un triple que volvió a ser un talón de Aquiles para los blancos, con un 25% de acierto al descanso. Y lo volvió a aprovechar Armani Milán para dar un nuevo estirón al partido con un 15-5 de parcial que dejaba el resultado al descanso 45-35 para los italianos. Al final, el buen inicio blanco, quedó borrado por un mal final del mismo que dejaba a los blancos con un 32% en tiros de campo con Campazzo y Carroll “desaparecidos” valorando en negativo. Laprovíttola, Felipe y Tavares, eran las únicas armas que encontraba Laso para sacar el partido adelante, con 15 de los 24 puntos, anotados por el trío.

clorin 1200 200

Aprovechando el momento, quizás el virus que circula por todo el mundo, afectó de alguna manera a los jugadores del Real Madrid, que anotó 17 puntos en 5 minutos, pero sólo 16 en 15 minutos. Además Campazzo se encontraba totalmente atascado, con solo 1 punto y 1 asistencia en 10 minutos de la primera parte. Y entiendo que el problema solo viniese de Madrid, puesto que Armani Milán contaba con un 48% en tiros con menos rebotes que el Real Madrid y las mismas asistencias. Ahora, la tercera falta personal de Campazzo en el minuto 22, aceleraba los síntomas del problema y que los blancos debían atajar de inmediato. Laprovíttola conseguía mejorar a Campazzo y empujaba a su equipo a mantenerse en partido dejando a Edy Tavares como máximo anotador madridista con 11 puntos al final del tercer cuarto. El partido volvía a parecerse al segundo cuarto, ya que la intensidad defensiva de los blancos subía enteros pero, desgraciadamente, en ataque tampoco encontraban muchas salidas más allá de Edy Tavares. Parcial de 6-6 en 5 minutos y 51-41 todavía para Milán en el minuto 25 de partido. Los nervios aparecieron en el Real Madrid, que dobló en este cuarto las pérdidas de todo el partido y que además, tuvo el susto de una posible lesión de tobillo de Jeffery Taylor que pudo acabar el partido, pero que deja secuelas para el encuentro de mañana contra el Asvel Villeurbanne. Pero en defensa el equipo de Pablo Laso, sí tenía remedio a los males defensivos, con 5 robos de balón y obligando a los italianos a ceder 3 pérdidas de balón y anotar 10 puntos en este cuarto. Además, Edy Tavares sumaba 11 rebotes a sus 11 puntos y 3 tapones, sacando de quicio a todos los rivales que Messina le colocaba al Caboverdiano. Pero los males madridistas, se acumulaban en ataque con apenas 11 puntos en este cuarto, para cerrar el tercer acto en 55-46 para el Armani Milán. 55 puntos recibidos por el Real Madrid, pero solo 46 anotados, con un 5/13 en tiros de campo y con 9 puntos anotados por Tavares y Laprovittola, quien seguía superando a Campazzo que apenas jugó 12 minutos de 30 posibles.

El reto del Real Madrid en los diez últimos minutos, consentía en mejorar su ataque – 38 % en tiros de campo – y seguir con la misma intensidad en defensa. La calma podría darle sus frutos ya que Armani Milán tampoco estaba súper. Curioso era ver un quinteto de inicio con Garuba y Thompkins en los postes, mientras Mejri Felipe y Tavares, veían el partido desde el banquillo. Y la primera premisa del Real Madrid llegó de inmediato. Un triple de Thompkins y otro de Rudy, volvían a recuperar el aliento cual de antivirus se tratase, para con un 0-11 de parcial en 3 minutos y dos recuperaciones, el Real Madrid se pusiese por primera vez por delante 55-59 con 6 puntos de Thompkins. Ríanse de los 11 puntos anotados por los madridistas en 3 minutos, sonrojando los 11 anotados en todo el primero y tercer cuarto. El antivirus parecía causar efecto y la sonrisa volvía a los aficionados blancos esperando una nueva victoria madridista en Euroliga. Sonrojados ahora, estaban los jugadores de Armaní Milán, que vieron como Rudy Fernández se añadía a la fiesta con 11 puntos y 3 triples en este cuarto. Y rojo de furia era la cara de Messina que vio la primera anotación de su equipo en el minuto 4 del último cuarto para cerrar un 0-16 y dejar un 60-66 en el minuto 35 para el Real Madrid. Un Real Madrid, que jugaba sin Tavares ni Campazzo. Y cuando Armani Milán intentó reaccionar, volvió Facundo Campazzo para cerrar el encuentro con 7 puntos y darle la décima victoria consecutiva del Real Madrid.

Pero no fue el mejor día del argentino. Y aunque es muy valorable la actuación del último cuarto de Rudy Fernández, déjenme quedarme con el enésimo doble doble de Edy Tavares con 13 puntos 12 rebotes y 4 tapones, y los 13 puntos y 6 rebotes de Thompkins. Y a falta de Campazzo, Nico Laprovittola nos regaló 25 minutos con 13 puntos y 6 asistencias. El Real Madrid, se vacunó a tiempo y después de lograr la sexta victoria consecutiva en Euroliga, ahora le toca pensar en el partido de mañana – con 5 bajas confirmadas – ante el Asvel Villeurbanne.