Playoffs Liga Endesa Final 1º Partido: Real Madrid (0) 90 Kirobet Baskonia (1) 94

Atado de manos

Cargando...

Un gran Baskonia recuperó el factor cancha en la final de Liga Endesa al derrotar al Real Madrid en un partido dominado por los vitorianos desde el principio. El carácter del Real Madrid, forjó varias remontadas que terminaron siendo inútiles para llevarse la victoria. Jaycee Carroll consiguió 20 puntos, pero se encontró muy solo en un partido de claro color gris. Mañana, segundo partido, fundamental para que el Real Madrid iguale la eliminatoria antes de viajar a Vitoria.
 

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

Resultaba emocionante la previa del primer partido de la gran final de la Liga Endesa. Incluso durante el transcurso de las series de semifinales, el aficionado al puro baloncesto, deseaban – espero que me entiendan los aficionados de FC Barcelona y Herbalife Gran Canaria – una final entre Real Madrid y Baskonia. Los dos mejores equipos de España, entre los ocho mejores de Europa y que venían a esta final, en un enorme momento de forma. Todos queríamos disfrutar de un enorme partido de baloncesto, ser la envidia de toda la Europa baloncestística, pero los blancos se encontraron atados de manos y golpeados continuamente, contra un muro gris. Es una lástima, teniendo un bonito e igualado enfrentamiento entre dos grandes plantillas, el protagonista no fuese un jugador. Baskonia llegaba a Madrid encendido, con la moral por las nubes tras volver a una final ocho años después – demasiados para tan enorme trayectoria el último lustro – mientras que el Real Madrid, querría resarcirse de la derrota sufrida contra Valencia Basket la temporada pasada, en la misma situación y curiosamente, contra el mismo entrenador.

clorin 1200 200

Tras seis días de descanso, Pablo Laso pudo recuperar a todos sus efectivos de cara a tan trascendental choque de trenes, donde seguro necesitará de todos sus efectivos para superar a Baskonia. Campazzo y Doncic repetían del quinteto inicial de Gran Canaria mientras Causeur y Tavares acompañaban a Trey Thompkins en el puesto de Ala-Pívot. Sorprendente la incursión del de Georgia en el quinteto, lo que hacía planear, escasos minutos para Anthony Randolph. El partido comenzó con lo que se prometía. Dos equipos aficionados al juego rápido, al acierto de cara al aro y a postear con sus hombres altos. Estaba claro, que el plan inicial de Pedro Martínez, era el de desgastar el juego rápido madridista e intentar aprovechar el cuerpo a cuerpo de Shengelia contra Thompkins y el acierto desde el triple. En cambio, el Real Madrid, volvía a estar horrible desde el exterior, con un 1/7 en los primeros diez minutos de juego. Dicho porcentaje, lo acusaba el equipo de Pablo Laso, que sin embargo encontraba la envergadura de Edy Tavares para ponerse por delante en el marcador 10-9 en el minuto 5, con 6 puntos del cabo verdiano. No dejaba de ser anecdótico, puesto que el cuartofinalista de la pasada Euroliga, consiguió rebajar las oleadas madridistas y desconectar por completo a Luka Doncic, quien acabaría el primer cuarto con 2 puntos y 0/4 en tiros de campo. Tampoco apareció mucho el otro MVP de la competición. Tornike Shengelia sufría la buena defensa de Trey Thompkins y se quedaría sin anotar, con otro 0/4 en tiros. A pesar de tener mejor porcentaje, los blancos llegaban al final del primer cuarto con un 42% de acierto y con desventaja, 17-19 al final del primer cuarto. Curiosamente, el 42% en triples de los baskonistas, chocaba con el 36% en tiros de campo, debido sobre todo al enorme cuarto de Edy Tavares que acababa con 8 puntos sin fallo 3 rebotes y 1 tapón.

Con la segunda unidad en pista, se esperaba un lavado de cara en el juego del Real Madrid. Solo Tavares, fue capaz de anotar más de una canasta en juego en los primeros diez minutos de partido. Se antojaba importante, que Sergio Llull volviese a ser tan determinante, como en años anteriores. Y eso pareció entender el segundo capitán blanco, anotando los 3 primeros puntos de su equipo en la reanudación, pero seguía sintiéndose muy solo en ataque, debido en gran medida, a la intensa y buena defensa de Baskonia. Y es que los azulgranas continuaban concentrados en no permitir lanzamientos fáciles del campeón de Europa, que solo respondía a base de triples. El partido seguía siendo una partida de ajedrez, entre dos equipos que gustan de jugar al baloncesto, con Shengelia despertando, con Randolph jugando sus primeros minutos y forzando dos pérdidas del georgiano. Un partido interesante, con un marcador igualado 24-27 para los azulgranas, hasta que todo se volvió gris. El juego del Real Madrid se cambiaba a más áspero, a mirar las señalizaciones arbitrales, nuevamente más deseosos de ser protagonistas por encima de los deportistas. Todo ese desarrollo, provocó que un atinado Baskonia, cogiese ventaja en el marcador 24-31 en el minuto 17. Llull había detenido su racha, quedándose en solo 4 puntos, con 1/5 en tiros de campo en el segundo cuarto. Nadie parecía aparecer, hasta que por X partido casi consecutivo, Jaycee Carroll con sus 35 años a cuestas, empezó a disparar su infalible fusil. Ayón y Felipe intentaban recobrar la concentración, perdida por su equipo en los últimos minutos con un Vincent Poirer espectacular con 10 puntos, haciéndose grande en la zona. Un segundo triple de Jaycee Carroll, rompía la mala racha de su equipo y lideró el parcial final de 8-2 en un minuto, para dejar igualado el encuentro 39-39 al descanso. Los blancos habían igualado el encuentro, siendo inferiores a Baskonia, con un 43% en tiros de campo, con Llull y Doncic sumando un 2/10 en tiros de campo y con el ya conocido tufillo, que provoca siempre Pedro Martínez cuando visita Madrid.

A pesar de seguir en partido, el Real Madrid debía arreglar problemas en anotación, provocado por el mal momento de juego de sus dos jugadores más importantes, y con la sensación de haber perdido el dominio de juego, ante un Baskonia, que sin ser muy superior, controlaba el tempo del encuentro con una enorme calidad que, igual que en el Real Madrid, cualquiera de los jugadores que componen la plantilla alavesa, pueden romper el partido en cualquier momento. Y así fue el comienzo de segunda parte, con Doncic intentando sacar toda su magia en pos de recuperar la ventaja en el marcador, mientras Jonas Voitgmann hacía un roto a Tavares anotando 2 triples en su cara y colocando el peligroso 43-49 en el minuto 23. Solo Doncic era capaz de conseguir puntos por parte madrileña, hasta que un triple de Fabien Causeur conseguía recuperar la deseosa ventaja en el marcador 50-49 en el minuto 25. Conocido es el carácter Baskonia, solo igualado por el producido por el Real Madrid al que muchas veces, le toca remontadas inverosímil, iniciadas desde su defensa. Al final habíamos conseguido recuperar la igualdad en el encuentro, con Luka Doncic recuperándose de su mal primer cuarto, consiguiendo 8 puntos con 3/7 en el tiro en el tercer cuarto, pero desacertado desde el triple. Y ese dato, hundía a los blancos quienes se quedaron en un 26% en triples. La recuperación del Real Madrid, volvió a tener a Tavares como protagonista. Y es que el africano, fue de los destacados de su equipo con 12 puntos y 4 rebotes. Pero Tavares y Doncic, volvían a estar muy solos en su rotación, sin compañeros fiables en el lanzamiento e incapaces de poder solventar por sí mismos, la escalada al nuevo muro gris, al cual se encontraban delante. Baskonia en cambio, iba mejorando sus números con el paso de los minutos, con la feliz recuperación de Beabuois con 9 puntos en este cuarto. El escolta francés, lideró un parcial de 2-12 en dos minutos para dejar un clarividente 58-67 al final del tercer cuarto.

El 5/8 en triples de Baskonia, fue determinante para llevarse un tercer cuarto decisivo y más en un duelo tan igualado entre dos de los mejores equipos de Europa. Pero sí era famoso el carácter baskonia, el lasismo no se quedaba atrás y el comienzo del último cuarto, fue un ejemplo de ello. En apenas 60 segundos, 5-0 de parcial para los blancos, cortados por una canasta de Poirer tras unos pasos clarísimos del pívot francés, no contemplado por los árbitros. El Madrid lo intentaba, pero Baskonia no perdía la concentración, ni siquiera tras el triple de Llull que colocaba el 70-72 en el minuto 33. Pero empezaba una nueva función arbitral, aquella deseosa en ser protagonista por encima de los jugadores. Cuatro ataques, cuatro personales señaladas a ambos equipos, que provocaban que apenas se moviese el marcador 70-73 en el minuto 35. El partido podría ser precioso, pero el gris no debía ser el color principal. Nuevamente Jaycee Carroll, volvía a echarse al equipo a la espalda, para luchar contra todo y devolver el color al partido. 14 puntos del escolta de Wyoming, no solo acercaba al Real Madrid al partido, sino que lideraba un nuevo parcial de 11-6 en dos minutos, cerrado por un triple de Jeff Taylor para poner por enésima vez, por delante al Real Madrid 82-79 minuto 37.  Pero en el baloncesto, es muy sencillo jugar con red, con vidas infinitas y dos faltas en ataque en sendas luchas por el rebote ofensivo, ayudaron a que Baskonia matase el encuentro con su 17-21 en tiros libres en el último cuarto. Así es, amigos. Baskonia consiguió 17 de los 27 puntos conseguidos en el último cuarto desde la línea de tiros libres, cerrando el encuentro a su favor y robando el factor cancha al Real Madrid.

El Real Madrid luchó hasta el final, con sendos triples dentro del último minuto, pero era absolutamente imposible superar el muro gris y con las manos atadas. Quizás en otro momento, en otras circunstancias, la moneda saldría cara y los blancos se hubiesen llevado un partido que no merecieron ganar, pero tampoco perder. Igual que Baskonia, que peleó desde el minuto uno demostrando toda su calidad, pero que ve su gesta ubicada en un segundo plano, por tantos intereses extradeportivos. Gran partido de Carroll, con 20 puntos siendo 14 en el último cuarto. Mejoraron Llull y Doncic sumando 23 puntos los dos, pero con un 8/23 en tiros de campo, que deben mejorar mucho para plantar batalla a un enorme Baskonia, que recupera el factor cancha en la serie, pero que no debe olvidar, que el Real Madrid, ha ganado en dos de las últimas tres visitas al Buesa Arena. Pero antes, el Real Madrid está obligado a llevarse la victoria mañana viernes en el segundo partido y por supuesto, mejorar su mala imagen de anoche.