Liga Endesa Jornada 13: Real Madrid 79 Unicaja Málaga 74

Capitán Llull

Cargando...

Un soberano tercer cuarto de Sergio Llull, salvó el liderato de un Real Madrid que continuaba con bajos porcentajes en el tiro que ya sostenía en Barcelona. Los blancos sumaron en el tercer cuarto, los mismos puntos que en toda la primera parte, con 13 anotados por el capitán con 4/5 en triples. El Real Madrid, con esta victoria, clasificado matemáticamente para la Copa del Rey de Granada

Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo

El Real Madrid regresaba a la Liga Endesa sin apenas tiempo de lamerse las heridas de la derrota del clásico europeo ante el FC Barcelona. Una de las múltiples circunstancias que ocasionaron dicha derrota, vino por el 43% en tiros de dos y el curioso 52% en 21 lanzamientos desde el tiro libre. Que aquello quedase como anécdota o empezase a ser un problema, lo debíamos visualizar en el encuentro de ayer ante el Unicaja Málaga en el WiZink Center. Un Unicaja que llegaba en su desesperada pelea por la Copa del Rey, a una victoria de entrar entre los ocho mejores, pero con tres victorias consecutivas y la buena racha de Axel Bouteille, Tim Abromaitis y Jaime Fernández. Por parte del Real Madrid, las cuentas para la Copa, significaba ganar el partido y tener su billete asegurado para el fin de semana de febrero en Granada. Volvía Anthony Randolph, tras su descanso en Euroliga. Descanso que recogió un excelente Guerschon Yabusele que promedia 11 puntos 5 rebotes 45% en triples y 14 de valoración en ACB. Eso sí, Carlos Alocén, Alberto Abalde y el esperado Trey Thompkins continuaban una semana más de baja en el equipo de Pablo Laso.

clorin 1200 200

Por tanto, y sin apenas descanso, el Real Madrid volvía a competir en un partido trampa. Con el recuerdo de lo sucedido en Barcelona y en la víspera de una nueva doble jornada europea para seguir haciendo el mes de diciembre, de un mes terrible para los equipos de baloncesto y a su vez, un gran regalo navideño para los aficionados a este deporte. Nigel Williams-Goss empezó como base titular con Fabien Causeur y Adam Hanga como aleros y Tristan Vukcevic añadiendo su primera titularidad con la ayuda de Edy Tavares. Comienzo muy igualado del partido, donde los ataques superaban a las defensas con Fabien Causeur y Jaime Fernández como líderes de ambos equipos en ataque. Y es que el bretón del Real Madrid sumaba 6 de los 12 puntos madridistas en un igualado primer parcial 12-8 en el minuto 5. Pero fue entonces cuando surgió una de las grandes amenazas de Unicaja Málaga. La defensa verde se activó y al Real Madrid le costaba superar la intensidad de los malagueños y se quedaron en un 38% en tiros de campo que le dejaba desprotegido ante Unicaja Málaga, liderado por los 5 puntos de Jaime Fernández y el ex madridista Jonathan Barreiro que lideraron un parcial de 4-11 para remontar el partido y cerrar el primer cuarto con ventaja 16-19, donde los malagueños doblaron en rebotes a los blancos donde el juego interior pasó inadvertido en el primer cuarto.

Porque solo Causeur y Williams-Goss anotaban 13 de los 16 puntos anotados por el equipo de Pablo Laso en el primer cuarto. Y como ya contamos, apenas un 38% en tiros de campo lograron los blancos que ya incluyeron a Thomas Heurtel y Anthony Randolph buscando ser revulsivos. Aunque más que revulsivos parecieron ser continuistas porque al Real Madrid le seguía costando romper la tela de araña que había colocado Unicaja Málaga en defensa donde el Real Madrid 4 balones perdidos al descanso, 3 de ellos en los primeros minutos del segundo acto. Un segundo cuarto que seguía dominado por Unicaja Málaga 23-26 en el minuto 15 de partido, gracias a un 66% en tiros de dos y un genial Axel Bouteille que anotaba 7 puntos en este cuarto donde el Real Madrid buscaba responder, sin suerte, a base de triples con un 0/3 de Anthony Randolph. Pablo Laso seguía sin encontrar a su revulsivo y comprobaba que ni desde el base ni desde la zona, el Real Madrid respondía. Solo Rudy Fernández con dos triples consecutivos, igualaba de nuevo el encuentro, pero fue apenas un chispazo porque Alberto Díaz tiró de genialidad para volver a premiar la buena primera parte de su equipo con un parcial de 5-12 para llevar el encuentro a un peligroso 31-37 al descanso para Unicaja Málaga. Y es que el Real Madrid apenas había sumado 15 puntos en este cuarto y solo Rudy Fernández, fue capaz de anotar más de una canasta en juego y donde los blancos volvieron a intentar más triples (9) que lanzamientos de dos (6) donde tienen mayor fuerza y poder con Tavares y Poirier. Apenas un 45% en tiros de dos del Real Madrid que contrastaba con el magnífico 58% en tiros de dos de Unicaja Málaga que copiaba el habitual estilo del Real Madrid, metiendo a varios jugadores en rotación.

Resultado peligroso porque el Real Madrid no terminaba de arrancar, con 16 y 15 puntos anotados, con un 39% en tiros de campo y con los conocidos 8 puntos de Causeur en el primer cuarto y los 6 de Rudy Fernández en el segundo. Poco acierto en el exterior y apenas 2 puntos del juego interior llegados en sendos mates de Tavares y Poirier. La novedad del tercer cuarto en el Real Madrid fue la inclusión de Anthony Randolph en el “4” y el estreno en el partido de Sergio Llull haciendo pareja con Thomas Heurtel en el juego exterior. Y fue entonces cuando llegó el revulsivo que buscábamos en el cuarto anterior y, si analizamos la plantilla en busca de uno, no nos podría sorprender que ese revulsivo fuese Sergio Llull. Porque el menorquín anotaba 4 puntos en tres minutos que ayudaron a superar un parcial de 11-0 en dos minutos para devolver la sonrisa, la ventaja y la tranquilidad a un Real Madrid que parecía no encontrar respuesta al buen juego provocado por Unicaja Málaga. Y la sonrisa se alimentó con otros jugadores del Real Madrid como Edy Tavares que anotaba 9 puntos en este cuarto, volviendo a ser el dominador de la zona, el primer triple – primera canasta – de Anthony Randolph o el nuevo y bendito 6/8 en triples del Real Madrid en el tercer cuarto. Y con tantas buenas noticias era lógico el parcial de 18 puntos blancos en 5 minutos (más que en cada uno de los cuartos anteriores) para superar a Unicaja Málaga 50-45 en el minuto 25. Eso sí, los malagueños seguían en partido porque continuaban con el 60% en tiros de dos tras los 3 primeros cuartos. No, no me he olvidado del revulsivo del Real Madrid. Y es que Sergio Llull tomó los mandos del Real Madrid en este cuarto para anotar 3 triples seguidos – tras el 3/11 del Real Madrid al descanso – y repartir 3 asistencias para reaccionar a su equipo. Y encima llegó un cuarto triple que provocaba la explosión del partido, condenaba a un 50% el porcentaje en triples del Real Madrid y ofrecía una máxima de 13 puntos, rebajada hasta el 62-53 del final del tercer cuarto. Un cuarto que dinamitó Sergio Llull con 13 puntos 3 rebotes 3 asistencias 4/5 en triples y 17 de valoración en solo 10 minutos y donde, el Real Madrid, realizó un parcial de 31-16 con un 69% en tiros de campo.

Ya en el último cuarto, los compañeros de Sergio Llull, buscaron seguir los pasos de su capitán y su 67% de acierto en el tiro del tercer cuarto. Pero no tuvo el mismo efecto el Real Madrid sin el balear en cancha porque apenas llegaban al 35% en tiros de campo, aunque con dos triples consecutivos, lograron cerrar el partido 76-60 en el minuto 36. Sí, lo cerraron, pero más bien porque Unicaja Málaga despertó tarde con el talento de Francis Alonso que en 4 minutos conseguía 8 puntos que volvió a meter el miedo en el cuerpo al Real Madrid que se aseguró continuar una semana más el liderato en exclusividad de la Liga Endesa. Porque Unicaja Málaga fue mejor durante 30 minutos, pero no pudo superar el talento de Sergio Llull en apenas 10 minutos. Y es que, cuando todo parece ir mal, el Real Madrid se encomienda a su capitán.