Euroliga Jornada 02: Real Madrid 86 Maccabi Fox 85

Carroll, el ejecutor

Cargando...

Lo volvió a hacer. Jaycee Carroll, le volvió a dar otra victoria al Real Madrid sobre la bocina, para mantener al equipo blanco invicto esta temporada. Un partido muy complicado ante un Maccabi muy bien plantado y muy físico que puso al Madrid contra las cuerdas faltando 10 segundos. Gran partido de Jordan Mickey con 16 puntos y 11 rebotes en 20 minutos, en el séptimo partido que juega con su equipo.

Realmadrid.com Antonio Villalba Realmadrid.com Antonio Villalba Realmadrid.com Antonio Villalba Realmadrid.com Antonio Villalba Realmadrid.com Antonio Villalba Realmadrid.com Antonio Villalba Realmadrid.com Antonio Villalba Realmadrid.com Antonio Villalba

Segunda jornada de la Euroliga y nuevamente en el WiZink Center. Una cancha, que este año debe de ser un fortín y no dejar escapar muchas victorias visitantes. Anoche visitaba el Maccabi de Tel Aviv, otrora grande de Europa venido a menos, pero que esta temporada ha decidido fichar físico para poder competir en la Euroliga. Tarik Black, Othello Hunter o Quincy Acy, daban fe de ello. El Real Madrid debería contrarrestar ese físico con sus locos bajitos y la velocidad habitual para conseguir cansar a los hombres altos macabeos y poder abrir diferencias claras en el marcador. Pero no se produjo. El baloncesto puede decirnos lo mismo, pero con otros marcadores. Sí el sábado pasado al Real Madrid le salvó Sergio Llull en Tenerife, anoche fue el turno de Jaycee Carroll. Ambos desde el triple, en los últimos segundos y en sendos partidos donde no se jugaron bien. Y eso que en Tenerife el puntaje fue escaso, mientras que anoche el tanteo fue tremendo.

clorin 1200 200

Sirva de prólogo, me dio mucha pena ver fuera de la convocatoria a Felipe Reyes, sentado junto a Trey Thompkins y al recién llegado Salah Mejri. El tunecino ya está a disposición de Pablo Laso para cuando el técnico vitoriano, decida darle entrada en la rotación. El Real Madrid quería alargar su imbatibilidad durante la temporada y para ello, repitió su quinteto habitual con Campazzo, Rudy, Taylor, Randolph y Tavares. Nuevamente el Real Madrid, volvió a caer en los mismos errores del pasado sábado no consiguiendo anotar su primera canasta hasta el minuto 3. Se notaba que el motor de Facundo Campazzo continuaba algo gripado y al Real Madrid le costaba encontrar la velocidad adecuada. Al menos dos asistencias del argentino, mantenía al Real Madrid en partido ante un Maccabi que nos deleitaba con el mejor Scottie Wilberkin con 8 puntos anotados en este cuarto, siendo el auténtico dominador del encuentro.  Pero nuevamente el triple – 57% en el primer cuarto – colocaba a rueda al Real Madrid 10-11 en el minuto 5. Dos de ellos convirtió Rudy Fernández que parece ser un nuevo killer desde la línea. Poco a poco iba iniciando la remontada el equipo blanco contra un Maccabi perjudicado por el uso excesivo de su físico, con 7 faltas señaladas. En apenas 3 minutos aceleró el equipo madrileño para doblar su anotación y carburar una buena diferencia. Sin apenas cambios, al Real Madrid se le veía falto de ritmo, jugando a tirones y su escaso 30% en tiros de dos puntos, lo demostraba. Pero un parcial de 0-7 devolvió la ventaja a Maccabi que terminaba por igualar el primer cuarto 22-22. Cierto que el Real Madrid volvía a sus números en ataque pero el 41% en tiros de campo, volvía a meterles en problemas. Randolph y Rudy con 6 puntos cada uno, sujetaban al equipo en ataque mientras Campazzo (3 asistencias) y Tavares (5 rebotes) intentaban mantener la supremacía en el partido.

Pero al Real Madrid, le apareció un gran problema. Cierto es, que jugaban a un nivel bastante más relajado al cual nos ha tenido acostumbrados esta temporada, pero el 53% en tiros de Maccabi, empezaba a hacer sospechar que la victoria no sería tan sencilla al final del partido. La mejor noticia de la segunda unidad madridista, fue la vuelta a las canchas de Jaycee Carroll, después de diez días de baja tras su esguince cervical en el partido liguero contra UCAM Murcia. El físico y la calidad de Maccabi Tel Aviv, hacía que en ningún momento, el Real Madrid lograse marcharse en el marcador. A los 8 puntos anotados por Wilbekin en el primer cuarto, había que sumarle 11 puntos en este segundo cuarto a Elijah Bryant, jugador americano muy anotador y con buena mano desde el exterior. Pero el gran protagonista del segundo cuarto, no fue otro que Jordan Mickey, quien quizás aprovechando su menor estatura que Tavares, conseguía mantener a su equipo por delante, con unos números desorbitados 12 puntos y 8 rebotes, solo en el segundo cuarto. El increíble 3/5 en triples hizo el resto y el Real Madrid, por fin, se marchaba en el marcador 40-32 en el minuto 15. Casual o lo que queráis, pero no dejaba de ser curioso, que el segundo cuarto parecía un duelo entre “Jordan” y “Bryant”. El Real Madrid con Llull de base – Laprovittola no jugó ni un segundo – conseguía recuperar el ritmo anotador, con los mismos 22 puntos en 7 minutos, que en todo el primer cuarto.  El problema es que Maccabi no se iba a despegar del equipo de Laso, con un 55% en tiros de dos y solo una pérdida al descanso. También los locales habían conseguido subir sus números en la zona, pero le costaba sudor y sangre anotar, mientras que los israelitas, conseguían canastas fáciles y rápidas. Al descanso 50-44 para el Real Madrid, con un 55% en tiros de campo, pero con un Maccabi al acecho.

Y es que el resultado estaba siendo algo engañoso. Un Real Madrid que trabajaba cada ataque, mostrando sistemas diferentes de juego, buscando el dentro fuera. Pero se encontraba con un Maccabi que seguía encontrando facilidades en la defensa blanca y consiguiendo puntos con facilidad. El técnico griego de Maccabi supo subir la intensidad defensiva y con Acy y Black consiguieron remontar con un 0-9 en 3 minutos, dejando el resultado en 50-53 minuto 23. Volvíamos a ver como Dibartolomeo defendía de forma presionante a Facu Campazzo durante toda la pista. Sorprende que, este año con 3 bases, no se quisiese usar a dos de ellos en cancha en esos momentos, puesto que el parcial de Maccabi en el tercer cuarto, seguía en aumento hasta que Anthony Randolph decidió coger el toro por los cuernos, anotando las dos primeras canastas de su equipo en este cuarto cuando nos acercábamos al minuto 25, rompiendo un parcial de 0-12. Cinco puntos consecutivos de Randolph volvían a poner a los blancos en partido 55-56 minuto 25. Pablo Laso había encendido la luz de alarma en el comienzo del tercer cuarto y su equipo reaccionaba con otro parcial de 13-2 en 5 minutos. Facu Campazzo y Anthony Randolph se erigían en líderes en anotación del cuadro de Laso tras el tercer cuarto, mientras que John Dibartolomeo era el máximo anotador de su equipo con 15 puntos. Pablo Laso seguía fiel a su rotación y dejaba a su quinteto titular, cumplir con los 20 minutos de media habituales. Pero la alegría no duró demasiado en las huestes locales, volviendo a permitir canastas fáciles a Maccabi que remataba el cuarto con otro parcial de 2-7 para los visitantes, que dejaban el marcador final del tercer cuarto 65-65.

Y es que el porcentaje de tiro del Real Madrid, se había desplomado hasta el 42%, lo que significaba un 22% en el tercer cuarto. Por el lado defensivo, el equipo de Pablo Laso había permitido 22+22+21 puntos en cada uno de los 3 cuartos y solo con un 50% en tiros de campo del Maccabi. Vuelta a la segunda unidad en el último cuarto, nuevamente con Llull de base y Jaycee Carroll de killer. Pero Maccabi estaba preparado, sabía del peligro que tenía Jordan Mickey en el segundo cuarto y la defensa sobre el texano fue asfixiante. Nuevamente la presión intensa de Maccabi anulaba cualquier opción madridista dentro de la zona, por lo que el Real Madrid tuvo que buscar en su zurrón el acierto exterior. El partido llegaba al momento cumbre, donde las castañas queman y donde los tiros tocan más el aro que la red. Nos encontrábamos con 72-72 en el minuto 35 y un Real Madrid pendiente de resolver el problema defensivo y con la esperada aparición de Scottie Wilbekin que solo llevaba 3 puntos desde el primer cuarto. Volvíamos al episodio del segundo cuarto, donde el Real Madrid debía trabajarse los tiros mientras que Wilbekin encontraba espacios libres para conseguir cómodos tiros. Y es que el base de Florida realizó 11 puntos con un 4/5 en tiros en este cuarto. Pablo Laso decidió colocar un quinteto bajo con Deck de “4”, quien con una canasta y dos recuperaciones, colocaba el 81-83 a 55 segundos. Los tiros libres metían más presión para el partido y la última canasta de Wilbekin colocaba el 83-85 a falta de 10 segundos. Ahora sí se puede decir, que 10 segundos es tiempo más que suficiente para que Jaycee Carroll pueda armar la mano y lanzar la bomba a falta de dos segundos para ganar el partido, como hizo la temporada pasada ante el Barcelona.

Porque el alero de Wyoming lo volvió a hacer, asistencia de Llull y triple de Carroll, su 14º punto y 4º triple. El Real Madrid se llevó la victoria y mantuvo su imbatibilidad, pero esconde un flojo partido en defensa y, de algo habrá que quejarse, de no mostrarnos el talentoso juego al que nos tienen (mal) acostumbrados.

Más vídeos de este partido en mi canal de YouTube