Euroliga Jornada 7: Real Madrid 79 Khimki Moscú 74

Carroll evita un problema

Cargando...

Un Real Madrid algo apático sufre para vencer al Khimki Moscú que contaba con la importante baja de Alexey Shved. Un mal tercer cuarto, tuvo contra las cuerdas a los jugadores de Pablo Laso, pero 15 puntos anotados por Jaycee Carroll, todos en el último cuarto, dieron el definitivo triunfo a los blancos, quienes continúan invictos en Euroliga.

Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez

De la temporada pasada, nos quedamos con los títulos del Real Madrid y con la superación del equipo con las lesiones ocurridas durante los 82 partidos disputados. Pero quizás no recordemos, que para lograr tanto éxito, hay que estar siempre bien situado. Y para lograr ese estado, necesitas pelear y competir cada partido, sea cual sea el rival, manteniendo un estado óptimo de concentración. Esto último, quizás nos suene a chino cuando el rival parece tener mucho menor nombre, cuando crees que juegas un partido muy lejos del que finalmente decidirá una clasificación. Ayer, contra el Khimki Moscú, el Real Madrid tenía ese partido. Un partido en teoría fácil, contra un equipo ruso que venía a Madrid con 5 derrotas en 6 partidos y con la baja por enfermedad de su gran estrella Alexey Shved. Como espectador, solo podías esperar una victoria sencilla del Real Madrid, pero había un problema. Los jugadores también lo creyeron y estuvieron a punto de perder el partido – como la temporada pasada – básicamente por creerse superiores y jugando con el punto muerto.

clorin 1200 200

En los prolegómenos del partido, se le concedió a Edy Tavares el MVP del mes de Octubre, donde demostró no solo ser el mejor jugador, sino por supuesto, el más intimidador. Porque precisamente, el de Cabo Verde, realizó su mejor versión en el primer cuarto. No por su único punto anotado junto a 2 rebotes y 1 tapón en los 10 minutos del primer cuarto, sino sobre todo por cerrarle la puerta a su rival Jordan Mickey que terminó con 0 puntos en 8 minutos con un 0/7 en tiros y -2 en valoración. Sin Shved en la cancha, un jugador que se juega hasta las zapatillas en el equipo ruso, era curioso ver, como solo dos jugadores consiguieron anotar punto alguno en el primer cuarto. Los dos triples de Dee Bost y los tres tiros de dos anotados por Anthony Gill, fueron la única aportación ofensiva de un Khimki, que daba razón a su aireado entrenador, Bartzokas, de no ser el culpable de la situación del equipo ruso. El 11-5 en el minuto 5 de partido lo decía todo. Y es que entre Sergio Llull con sus 6 puntos y Fabien Causeur con 8, dominaban el partido con un gran Randolph con 5 rebotes y la espectacular figura en defensa de Tavares. Pero el flojo acierto en el lanzamiento del Real Madrid 37.5%, no permitía la estirada del club blanco y se quedó con los 19 puntos anotados, por 12 del Khimki en el final del primer cuarto.

Ya en el segundo cuarto, las segundas unidades de ambos equipos, desatascaron los aros a base de rápidas penetraciones y acierto desde el exterior, con un fanástico Facundo Campazzo quien lideró al Real Madrid con 9 puntos en este segundo cuarto para colocar la máxima diferencia del partido, 34-21 en el minuto 14. Parecía pues que íbamos a contar otra sencilla victoria para el líder de la Euroliga, quienes se relajaron demasiado temprano. En los 5 minutos siguientes, los blancos perdieron hasta cuatro balones y un parcial en contra de 7-14, que volvió a dar alas al equipo ruso. El porcentaje blanco superaba ya el 45% al final de la primera parte, pero sus errores en el pase y la mejora en el tiro de Khimki, provocaron la igualdad de un partido que parecía controlado por el Real Madrid, pero solo Gustavo Ayón con 6 puntos y Facundo Campazzo con 9 puntos, conseguían liderar a los blancos en anotación. Mientras tanto, por parte rusa, Malcom Thomas se aupaba con 9 puntos en este cuarto para llegar al descanso 41-35 para el Real Madrid.

El partido llegó muy extraño al final del segundo cuarto, y no cambio mucho más en el comienzo de la segunda parte. Y es que el entrenador de Khimki quiso probar la teoría de sacar un cinco con mano exterior, para intentar sacar a Edy Tavares de debajo de la zona, donde resulta inexpugnable. Bartzokas consiguió su objetivo, aunque fuese a trompicones. Esta vez, Jordan Mickey si estuvo acertado en su ataque contra Tavares consiguiendo un 3/5 en triples en este cuarto, lo que nuevamente, volvió a meter al Khimki muy cerca del Real Madrid. Y todo eso, pese al acierto blanco en el comienzo del tercer cuarto, para recuperar los diez puntos de ventaja, 51-41 en el minuto 23. Y entonces el maravilloso Real Madrid que habíamos vistoesta temporada se hundió por completo debajo del parquet. Un parcial de 0-6 en 3 minutos, volvía a colocar muy cerca a Khimki de Moscú de la mano de Anthony Gill y Malcom Thomas, que se aprovecharon de los 5 rebotes ofensivos que los rusos arrebataron nuevamente al Real Madrid. Si el conjunto blanco tiene un punto negro esta temporada, no es otro que los rebotes perdidos en su propia canasta. Todo ello, junto al nefasto 5/14 en tiros de campo del Real Madrid, parecía lógico que Khimki se pusiese por delante 54-55 a falta de 17 segundos, aunque Gabriel Deck puso el definitivo 56-55 al final del tercer cuarto. Solo 15 puntos anotados por un equipo acostumbrado a vivir por encima de los 20 por cuarto y 11 rebotes ofensivos de Khimki, que originaba este resultado tan apretado.

Ayer no estuvieron inspirados ni Llull, con 6 puntos en 22 minutos, ni Ayón – 8 puntos – ni Campazzo con 10 puntos. El partido se complicaba puesto apenas se tomaba ventaja en el marcador el Real Madrid, 64-60 minuto 35. No era tanto por el acierto de Khimki, que por los errores del Real Madrid, que se estaba metiendo en problemas, puesto había perdido parte de su carácter en el segundo cuarto y el acierto a canasta en el tercero. Intentaba Fabien Causeur ser ese líder madridista, terminando con 13 puntos, aunque 8 de ellos fuesen en el primer cuarto. Tampoco Rudy Fernández, algo que ya nos tiene acostumbrados en los últimos partidos siendo el salvador blanco en los últimos cuartos, pero anoche se quedó con 5 puntos y un triple espectacular, tras una fantástica jugada personal. Pero si hablamos de puntos, de tiradores, de explosiones, tenemos que hablar de Jaycee Carroll. El de Wyoming terminaba el tercer cuarto con 0 puntos y 0/1 en triples. En el último cuarto, el francotirador madridista, terminaba con 15 puntos 4/5 en tiros de campo y 19 de valoración. Todo eso en los diez últimos minutos, donde Jordan Mickey intentó probar suerte desde el triple, pero sin suerte esta vez, 1/4. Los rusos remontaron al final, gracias – nuevamente – a los errores del Real Madrid, pero esta vez, el problema ya estaba solucionado por Jaycee Carroll. El Real Madrid suma su séptima victoria consecutiva, justo en una semana previa a la doble jornada que tendrán los blancos la semana que viene, recibiendo a Herbalife Gran Canaria el martes y viajando a Atenas para enfrentarse el jueves, al Olympiacos.