Liga Endesa Jornada 6: Real Madrid 90 San Pablo Burgos 77

Como una catedral

Cargando...

El Real Madrid se mantiene invicto, tras vencer a un correoso San Pablo Burgos, que nunca dejó de pelear por el partido.Los blancos se liberaron de la presión castellana en el último cuarto. Enorme partido de Sergio Llull, que volvió a ser decisivo con 19 puntos 3 rebotes y 4 asistencias. Los blancos, suman 12 victorias consecutivas.

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

Hace poco más de un año, llenábamos páginas de información, preguntándonos que sería del Real Madrid sin Sergio Llull. La temporada anterior, se había convertido en MVP de toda competición que el equipo blanco disputó en la campaña 16/17 y su lesión en Agosto, hizo temblar los cimientos del esquema de Pablo Laso. Afortunadamente, la magia y el talento de Luka Doncic, nos hizo olvidarnos en parte, de ese talento que Sergio Llull guardaba en su cuerpo, incluso algún periodista televisivo – que obviaré el nombre – se atrevió a insinuar, que el menorquín ya nunca volvería a ser el mismo. Pues en la mañana de ayer, el partido que Sergio Llull ofreció al WiZink Center contra el San Pablo Burgos, sirvió para demostrar que la lesión de rodilla, fue solamente un contratiempo en su trayectoria como jugador.

clorin 1200 200

Reconozcámoslo, el partido de ayer contra San Pablo Burgos, generaba algo de incertidumbre, puesto que los castellanos, habían demostrado sobradamente que son equipo de ACB, al no pasar nunca por problemas en su temporada y media en la élite. Y se hizo notar. Pablo Laso, tal y como adelantó en la previa, tiró de rotaciones, dejando fuera a Tavares, Taylor y Felipe Reyes, dando entrada al chaval de 16 años, Usman Garuba, que tuvo la fortuna de anotar su primera canasta oficial, en las postrimerías del encuentro. El quinteto blanco, tendría a Sergio Llull, Fabien Causeur, Santi Yusta, Anthony Randolph y Gustavo Ayón. Un inicio de partido muy igualado, con mucho ritmo y demasiado acierto que nos dejaba un bonito 18-12 en el minuto 5 con ya 8 puntos de Sergio Llull. Pero un nuevo momento de relajación madridista, propició un acercamiento de San Pablo Burgos, quien utilizó su velocidad y acierto para terminar el cuarto muy cerquita, 21-19. Con un trabajo muy global y con un 47% de acierto, los visitantes querían poner de inicio contra las cuerdas al campeón, que sorprendentemente, solo realizó la sustitución Kuzmic por Ayón en todo el primer acto, a pesar de su desacierto ofensivo, un 41% en tiros y ya 4 balones perdidos.

Precisamente las pérdidas de balón, empezaron a ser protagonistas en el partido, los burgaleses también sumaban 4, junto con las 5 faltas personales entre los dos equipos en solo tres minutos del segundo cuarto. Al Real Madrid le costaba lograr acciones positivas y Pablo Laso decidió dar entrada a sus obreros, Campazzo y Deck, quienes intentaron sin éxito lanzar una nueva ofensiva contra un muy buen plantado San Pablo Burgos. El equipo castellano, con Cancar y Vega como puntas de lanza, impidieron el nuevo arreon madridista hasta el 30-26 del minuto 15. Pero los burgaleses no podían acompañar a su juego interior y bajaron su acierto al 41% en tiros de campo y 6 pérdidas de balón, de lo que se aprovechaba Jaycee Carroll para volver a iniciar su modo microondas, con 12 puntos y 3/4 en triples en este cuarto, para colarse entre los 10 mejores triplistas de la Liga Endesa.  Los blancos lograban su máxima diferencia 41-30 en el minuto 18 con otro triple del de Wyoming, pero dos triples consecutivos de los castellanos, dejaron nuevamente el partido en un puño, 42-36 al descanso. Con sus 12 puntos, Jaycee Carroll se mantuvo liderando la anotación de un Real Madrid que volvía a superar los 20 puntos en este cuarto y el 45% de acierto en tiros de campo.

En este caso, no fue un maquillaje del cuadro burgalés colocarse a solo 6 puntos del Real Madrid al descanso, puesto su buena defensa y su rapidez en ataque, forzaron hasta 7 pérdidas de balón de los madridistas en ataque, donde les faltaba la inspiración de Facundo Campazzo, que no anotó y solo pudo asistir en dos ocasiones. El inicio del tercer cuarto, era una demostración de la flojera madridista, que se encontraron de repente con un 2-10 de parcial en solo tres minutos, hasta el 44-46 que puso en pie a la sonora – y majestuosa – afición burgalesa. Pero como habíamos adelantado en el inicio, la figura majestuosa de Sergio Llull, volvió a aparecer con 6 puntos consecutivos, dejando nuevamente al Real Madrid por delante. Pero San Pablo Burgos no estaba dispuesto a dejarse vapulear por este equipo triturador, que se ha convertido en el inicio de esta temporada y de la mano de esloveno Vladimir Cancar con 9 puntos en este cuarto, seguía metiendo en el cuerpo al cuadro de Pabo Laso. Se avecinaba un partido complicado, donde además de los puntos, había que tirar de carácter y por tanto no eran de extrañar los 11 puntos de Sergio Llull en este cuarto, quien lideró a los blancos con la ayuda de Rudy Fernández y sus 7 puntos, que lideraron un parcial de 19-10 en 6 minutos, para volver a destacar a los madridistas en el marcador, 66-56 minuto 28. Los blancos superaron el 54% en un cuarto donde anotaron 28 puntos y que parecieron decidir el partido con las 7 recuperaciones obtenidas, pese a sus 12 pérdidas de balón, muchas de ellas influidas por el trio arbitral.

El final del partido, nos dejó a un San Pablo Burgos bajando los brazos, como demuestra el parcial de 11-0 conseguido por el Real Madrid que dejó el partido sentenciado en el minuto 32, 78-58. Un cuarto “feo”, donde el Real Madrid perdía cinco balones más, quedándose en las 17 pérdidas en una competición donde su medía no llega a 10 por partido. Otra victoria más, para continuar invictos y para seguir dando descanso para unos y más minutos de calidad para otros, en un Real Madrid de 16 jugadores que tiene muy bien los roles marcados. Burgos compitió hasta el final, demostrando ser un equipo que dará mucha guerra en esta Liga Endesa como demuestra los 32 rebotes y 21 asistencias que lograron ante el Real Madrid. Un Real Madrid, que de igual manera en los últimos encuentros, decidió pisar el acelerador en el último cuarto y de la mano de Sergio Llull, con 19 puntos 3 rebotes y 4 asistencias, salvar a su equipo de un marcador mucho más ajustado. Porque Sergio Llull es tan grande como una catedral.