Liga Endesa Jornada 19: Morabanc Andorra 89 Real Madrid 87

Con buena escoba, bien se barre

Cargando...

Segunda derrota del Real Madrid en la Liga Endesa y segunda consecutiva si contamos la del jueves en Moscú. Solo Facundo Campazzo destacó en el Real Madrid con 19 puntos 6 rebotes y 8 asistencias. El gran acierto en triples de Morabanc Andorra y ciertas extrañas señalizaciones arbitrales, dieron la victoria al equipo andorrano que remontó 10 puntos en 7 minutos.

ACB.COM Albert Martín ACB.COM Albert Martín ACB.COM Albert Martín ACB.COM Albert Martín ACB.COM Albert Martín ACB.COM Albert Martín ACB.COM Albert Martín

39 partidos después y 47 horas tras el final del partido en Moscú, la Liga Endesa prefirió colocar al Real Madrid en un nuevo partido, el cuarto Jueves – Sábado de la temporada. Lógicamente, son ellos los que pagan y por tanto los que tienen el control de un calendario que se le escapa poco a poco de las manos a los equipos de baloncesto. Cuando los jugadores del Real Madrid, aun se estaban limpiando las heridas tras la batalla sufrida en Moscú, los de Laso tendrían un nuevo rival, un hambriento Morabanc Andorra, como todos los de la Liga Endesa, afilando sus garras y esperando un bajo rendimiento del actual líder de la competición, como añadía en la previa su entrenador, Joan Peñarroya. Y es que la Liga Endesa, se ha convertido en esa competición donde debes de ser bien dotado físicamente, para soportar los empujones de las fuerzas de la naturaleza que lo componen. A diferencia de la Euroliga, en la competición nacional, está permitido el choque y la intensidad, pero solo a criterio arbitral, el cual nunca suele ser compensado al 50% entre los dos equipos. Por tanto, el partido de ayer, era una dura prueba de fuego para un líder muy cansado que tenía que batallar en una de las pistas más complicadas de la Liga Endesa.

El partido comenzó con los dos equipos ofreciendo sus mejores armas. Los locales con el triple 3/3 en dos minutos, y los madrileños con el tiro de dos puntos y también 3/3 en esos minutos de inicio. Por tanto, el 9-6 del minuto 3 de partido, iniciaba el jolgorio de la afición andorrana que reventaba el pequeño pabellón del país vecino. Morabanc Andorra, quienes se habían quedado fuera de la copa por apenas una victoria, seguían siendo un duro rival para el Real Madrid, que ya tuvieron que sudar mucho para conseguir doblegarles en 5 de sus 6 enfrentamientos la pasada temporada. La intensidad local y el notable cansancio madridista, provocaron un importante parcial de salida para Morabanc Andorra que dominaba 13-6 en el minuto 5 de partido. Pero sí algo puedes confiar de este Real Madrid, es su carácter. Apoyado en Doncic – titular ayer – y Walter Tavares, los blancos hacían caja con su acierto de tiro interior para revertir la situación y devolver el parcial hasta un 0-11 en apenas dos minutos de juego y volver a colocarse por delante en el marcador. El Real Madrid no quería cometer el mismo error que en Moscú y decidió forzar su intensidad defensiva con el muro Edy Tavares protegiendo la zona madridista. El miedo a encontrarse con el caboverdiano, alejaba a los jugadores de Morabanc Andorra a lanzar casi las mismas ocasiones de tres – 8 veces – que de dos – 9 ocasiones – dentro del primer cuarto. Pero no solo en defensa intimidaba el gigante madridista, sino también en ataque con sus 9 puntos solo en el primer cuarto. Morabanc Andorra no encontraba respuesta al parcial madridista, liderado por Tavares y continuado por Luka Doncic. El base esloveno aportaría también 8 puntos para lograr una máxima de 10 puntos a falta de 21 segundos para el final del cuarto. Con una canasta de Randolph, el Real Madrid se marcharía con ventaja 19-28 al final del primer cuarto. Con un espectacular 10/17 en tiros de campo, siendo un 9/12 en tiros de dos, teniendo el único lunar desde el triple 1/5. A pesar de ello, 3 faltas cometidas por 5 recibidas y un 32 de valoración ante un Morabanc Andorra donde los triples 4/8 les servía para seguir vivos en el partido.

clorin 1200 200

Ya en la segunda parte, se empezaron a ver indicios de por donde trascurriria el partido, con dos caídas peligrosas – una de Diagne y otra de Thompkins – que demostraron que el físico había subido a un nivel de peligrosidad extrema, donde los árbitros tendrían la potestad de permitir o detener. Tanto fue la dureza que la primera canasta del Real Madrid la consiguió Felipe Reyes tras un durísimo esfuerzo de levantar el balón bajo el aro ante las miles de manos que buscaban evitarlo a toda costa. Ante todo esto, Morabanc Andorra vivía durante 3 minutos de 7 puntos conseguidos de tiros libres para mantener igualado el parcial del segundo cuarto 7-9 en 4 minutos con una gran defensa del Real Madrid, que seguía anotando aun sintiéndose perjudicado en las faltas personales señaladas, donde ya estaba el equipo andorrano dentro del Bonus en solo 4 minutos. Gracias a ello, Morabanc Andorra, se sumó al carro del partido con un gran Jaime Fernández con 11 puntos anotados en el segundo cuarto. Su trabajo junto al de Landing Sané con 3/5 en triples, le ayudaron para igualar nuevamente el partido. El Real Madrid, volvía a sufrir la intensidad defensiva del cuadro andorrano, no detenida por el trío arbitral provocando hasta 4 pérdidas de balón del Real Madrid en 5 minutos y viendo la igualdad en el marcador 34-39 minuto 15. De nuevo la salida de Walter Tavares, por un inexistente Felipe Reyes, provocó el terror en la zona madridista, pero esta vez fue bien salvado por el cuadro continental, con el gran acierto en el triple durante el segundo cuarto. Nada más y nada menos que un 6/9 en triples consiguió el cuadro andorrano en el segundo cuarto que ayudaron a conseguir 18 de sus 32 puntos desde el tiro exterior. Ello provocó que Andorra igualase en el marcador 46-46, solventado por una espectacular canasta de Luka Doncic que sorprendentemente los árbitros no quisieron castigar como un dos más uno. Era incomprensible ver el trato arbitral que sufrían los blancos que les cotaba Dios y ayuda conseguir una buena acción de tiro, hasta que aparecía el mago Campazzo, para conseguir hasta 10 puntos y 3 asistencias. Pero la igualdad continuaba al descanso 51-55 gracias sobre manera al 10/12 en tiros libres que conseguían los locales. Es decir, de los 32 puntos anotados por Morabanc Andorra, 18 eran desde el triple y 10 desde la línea de tiros libres. Y es que Morabanc Andorra contaba con un 58% en triples, mientras que a los blancos les mantenía por delante el 85% en tiro de dos puntos.

El paso por los vestuarios, no cambió mucho el transcurso del partido. Un Morabanc muy acertado desde el triple, anotaba sus dos primeros lanzamientos, mientras que el Real Madrid se complicaba en buscar acciones debajo del aro, esperando el pitido arbitral, que en la tarde de ayer, ya se presuponía muy complicado. Un 14-2 de parcial entre el segundo y el tercer cuarto, dejaba el resultado 63-57 en el minuto 25, manteniendo por delante a Morabanc Andorra ante un Real Madrid incapaz de devolver los golpes recibidos y sin encontrar ningún referente en el juego ofensivo. Solo la aportación de Facundo Campazzo sacaba del letargo donde el juego extremo, había colocado el partido. Un parcial de 0-9 en dos minutos le devolvía la ventaja a un Real Madrid cada vez más cansado y con pocos jugadores a los que exprimir, debido a su poca aportación en el juego. Por su parte, en Morabanc Andorra, las fuerzas estaban a limites insospechados con un Landing Sané con 18 puntos y 5 rebotes y un fenomenal 4/7 en triples durante los 3 primeros cuartos. Pero los triples, esos que ayudaban a Morabanc Andorra para mantenerles en partido, con un 53% en 30 minutos, no hacía lo propio con el Real Madrid que sufría con un 28% de acierto. Pero un acertadísimo Rudy Fernández consiguió despejar un poco el marcador, a pesar de anotar un triple pero ya con el reloj a cero. Con ellos se llegó al final del tercer cuarto 67-72 para el Real Madrid. Solo cinco puntos de diferencia, aunque la valoración demostraba que la diferencia era 62-88 para un Real Madrid, que seguía contando con un 53% en tiros de campo y un maravilloso 73% en tiros de dos. Todo ello ante un Morabanc Andorra que estaba pagando cara su derrota, con un 52% en triples tras 23 intentos.

Pero la casta y la entrega de este Real Madrid, le valdría para mantenerse por delante al equipo blanco 67-77 en el minuto 33. Todo al son de Facundo Campazzo, con sus 19 puntos 6 rebotes 8 asistencias y 2 robos de balón. Maravillosos números para el argentino, que pese a ello, se encontraba muy solo en la dirección de juego. Pero sin entender aun el motivo, el partido cambió por completo. Una curiosa técnica señalada a Jeffery Taylor, provocó la chispa que necesitaba Morabanc Andorra para anotar la friolera de 21 puntos en 7 minutos de juego, algo que contra el Real Madrid, no pasa por ser un dato tremendamente curioso y preocupante, ya que es bien conocido la intensa defensa que provocan los jugadores de Pablo Laso. Aun así, los blancos conseguían anotar a base de tiros libres, los pocos que le permitían el trio arbitral, que no veían los palos recibidos por Luka Doncic en cada acción que el esloveno provocaba en la zona andorrana. Con 75-82 a falta de 4 minutos, los árbitros volvieron a ingresar dentro del partido, no señalando una personal en ataque de Diagne a Carroll que posteriormente obtuvo el premio del sexto triple de Sané. A la siguiente acción, una jugada muy parecida a la de Diagne, si fue sancionada como personal ofensiva por parte de los árbitros a Tavares incluida la técnica por un simple gesto de desaprobación por el caboverdiano, lo que le hizo irse del encuentro expulsado por faltas personales. Los árbitros empezaban a ser decisivos en un encuentro jugado de poder a poder entre dos equipos muy parejos, debido al cansancio de uno de los equipos jugando en 48 horas. Los madridistas andaban desquiciados viendo como cada acción ofensiva, sufrían desplazamientos de los jugadores andorranos donde los colegiados no creían antirreglamentarios. Gracias a ello, los andorranos se pusieron por delante 84-82 en el minuto 39 y ya no abandonarían la ventaja hasta el final.

Segunda derrota de un Real Madrid que peleó hasta el final un partido que no le permitieron vencer, con un gran Campazzo con 32 de valoración. Muy lejos quedaron Rudy Fernández y Luka Doncic con 13 puntos. El Real Madrid cede su segunda derrota en Liga Endesa, en un partido que dejará la anécdota de que pese a perder, los blancos ganaron en la valoración.