Liga Endesa Jornada 13: Real Madrid 80 UCAM Murcia 74

De Rebote

Cargando...

Dos rebotes ofensivos en la misma jugada, rompen la ilusión de UCAM Murcia, de llevarse la victoria en el WiZink Center, ante un Real Madrid que desaprovechó una ventaja de 12 puntos al descanso e ir perdiendo muy cerca del final. Trey Thompkins fue el mejor del partido con 22 puntos y 5 rebotes, dentro de un partido, donde los tiradores madridistas, no tuvieron su tarde. La semana que viene, visita a Vitoria para medirse al Kirolbet Baskonia y rememorar la pasada final de Liga Endesa.

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

No deja de ser curioso. Allá por noviembre, se nos llenaba la boca resaltando la superioridad que el Real Madrid tenía sobre sus rivales. No pasaba por dificultades y si las tenía, siempre aparecía otro jugador que solventaba el problema y dignaba el triunfo blanco. En cambio, en diciembre, o desde la pequeña lesión de Sergio Llull, el equipo de Pablo Laso, pasa por más dificultades de las esperadas y que condiciona algunos partidos, sin necesidad de conocer al rival. Esta tarde venía el UCAM Murcia al último partido del Real Madrid en el WiZink Center. El partido debía ser mucho más relajado que los duelos europeos de esta semana contra Panathinaikos y Bayern Múnich. Quizás por ello, Pablo Laso dejó fuera del roster a los dos líderes estadisticos de la semana, Gustavo Ayón – 21 de valoración el miércoles – y Anthony Randolph – 25 de valoración el viernes – junto al lesionado Gabriel Deck. Por cierto, que con dichas rotaciones, ya solo quedaría por descansar en Liga Endesa, Jaycee Carroll. UCAM Murcia venía a Madrid, necesitado de una victoria para continuar en la lucha por entrar en la Copa del Rey, al cual aun quedan cuatro jornadas. El reto venía a ser bastante complicado, aunque contaban con 4 victorias en los últimos 6 partidos.

Pablo Laso volvió a un quinteto clásico, con un único base, a diferencia de lo que ocurrió en Múnich. Por tanto Campazzo jugó de único base, con Carroll y Yusta de aleros y con Felipe Reyes y Edy Tavares, como jugadores interiores. De igual manera que en Múnich, los blancos salieron con la intención de coger rápidas ventajas en el marcador, y lo consiguió con el 14-4 en cinco minutos de juego. El 2/10 en tiros de los murcianos, contrastaba con el 5/7 del Real Madrid, que parecía tener el partido controlado gracias al rebote defensivo y la intimidación de los hombres altos. Pero tras el primer tiempo muerto de Javi Juárez, el partido entró en un curioso agujero negro entre pérdidas de balón y escasa a-notación, que terminaba en un 4-4 de parcial en los 5 siguientes minutos, dejando el resultado 18-8 al final del primer cuarto. Y es que Facundo Campazzo no tuvo su partido más feliz con solo 3 puntos y 3 pérdidas de balón en este primer cuarto. Al final, el Real Madrid terminó con 18 puntos, pero 8 pérdidas de balón, ninguna de ellas por culpa de una exigente defensa de UCAM Murcia, que pese a llevar un 19% en tiros de campo, continuaba en parido, por el -10 a falta aun de 30 minutos de juego.

De igual manera que el pasado viernes, la segunda unidad madridista funcionó a las mil maravillas, esta vez con Llull como protagonista. Un triple del Menorquín y otro de Trey Thompkins, colocaba el 24-10 en el minuto 11. Pero algo más había cambiado, puesto que UCAM Murcia, había conquistado 7 puntos en dos minutos, cuando solo había sido capaz de anotar 8 en el primer cuarto. Con la salida de Álex Urtásum, el UCAM Murcia sumaba en anotación con 7 puntos consecutivos, los mismos que sumaba Sergio Llull por parte madridista, volviendo a recuperar créditos perdidos al comienzo de la temporada. El partido iba cogiendo ritmo, con un balance muy igualado, que permitía a los madrileños seguir por delante, 31-19 minuto 15. Pero el gran beneficiado del ritmo del partido, no fue otro que Trey Thompkins. El pívot de Lithonia, quería seguir con su racha en Liga Endesa, donde promediaba 16 puntos y 5 rebotes en los dos últimos partidos. Ayer se marchaba con 11 puntos, todos logrados en el segundo cuarto, con 3/6 en triples. Junto al de Georgia, Edy Tavares acompañó el ataque madridista con 8 puntos sin fallo, para contrarrestar el acierto de Urtásum y Soko que dejaba un bonito parcial de 24-22 en este segundo cuarto y que dejaba el marcador al descanso 42-30 para el Real Madrid. El 39% de acierto de UCAM Murcia, y el 2/13 en triples, era una estadística muy complicada, si los murcianos le querían pelear el partido al Real Madrid. Y es que los locales, seguían contando con un 55% de acierto en el tiro, que hacía presagiar una segunda parte muy cómoda para el Real Madrid.

clorin 1200 200

Pero lo bueno que tiene este deporte, es que las rutinas y las rachas, están para cambiarse. Empezando por el criterio arbitral, puesto que, a las 13 faltas del descanso, se sumaron 16 solo en el tercer cuarto. Ese dato ayudó a que el juego de UCAM Murcia, fuese más intenso del utilizado en la primera parte y que a Walter Tavares, se le señalaran dos personales en ataque, bastante rigurosas. La otra, por supuesto, fue el tremendo parcial de 5-12 en apenas 5 minutos del tercer cuarto, que dejaba el resultado en un peligroso 47-42 para el Real Madrid en el minuto 25. Y finalmente por el escaso 35% en tiros de campo del Real Madrid, con un 0/3 en triples incluidos, que hacía peligrar la ventaja madrileña durante todo el partido. La reacción madridista, no se hizo esperar y con Campazzo a los mandos, el Real Madrid volvía a coger aire en la anotación. Pero a diferencia del primer cuarto, UCAM Murcia, estuvo mucho más acertado en el tiro exterior y nuevamente, con un parcial de 5-9 en 3 minutos, cerraba el tercer cuarto, con los murcianos echando el aliento a los blancos, 58-56 y solo diez minutos por jugar. El 16-26 de parcial del tercer cuarto, hacía daño a los aficionados madridistas, aun más tras el 18-8 favorable del primer cuarto. Ahora la inercia, favorecía al equipo visitante y estadísticamente, solo Trey Thompkins – por mucho – superaba los 10 puntos en anotación, mientras que el resto de anotadores, estaban lejos de su mejor nivel. Entre Llull,Carroll,Felipe y Rudy, sumaban 14 puntos y un tremendo 6/21 en tiros de campo.

Las alarmas se encendían en el WiZink Center, puesto que solo Thompkins y Tavares parecían ser los jugadores blancos enchufados en el partido. En cambio, otros jugadores murcianos entraban en acción para primero igualar y posteriormente ponerse por delante en el marcador 63-65 en el minuto 34, gracias a los 6 puntos consecutivos anotados por Askia Booker. El californiano, anotaba 10 puntos en este cuarto para meterle más presión a un Real Madrid, que no encontraba forma de parar al base del equipo murciano. Mientras, en ataque, no se encontraban soluciones y ni siquiera la magia de Llull, parecía funcionar con un 0/4 en triples en tres minutos. Lo único que le parecía quedarle al Real Madrid, era su defensa. Con Campazzo y Rudy Fernández como perros de presa y Edy Tavares protegiendo la zona, el Real Madrid conseguía frenar el acierto murciano, pero sin embargo, los blancos tampoco conseguían sumar en ataque. Del 55% del descanso, se bajó a un 47% en apenas 20 minutos, no solo por los errores en el tiro, sino también por la intensidad defensiva de UCAM Murcia. El partido llegaba al final del partido con 69-70 para UCAM Murcia faltando dos minutos. Y tuvo que volver a aparecer el mejor ayer, Trey Thompkins, para poner nuevamente a los suyos por delante, gracias a una canasta tras rebote ofensivo. Junto al talento del jugador americano, un triple sobre la bocina de Sergio Llull, ponía 3 puntos por encima a los locales. Una decisión arbitral controvertida, volvía a poner el miedo en el WiZink Center, 75-74 a 36 segundos del final, pero dos rebotes ofensivos consecutivos, daban finalmente, la victoria al Real Madrid.

Los 22 puntos de Trey Thompkins y 5 rebotes, fueron lo más destacado de un Real Madrid que sufrió mucho más de lo esperado para ganar a un digno UCAM Murcia, que vio como se le escapaba el partido, por culpa de dos rebotes ofensivos en la misma jugada, que valieron para terminar el partido con un 11-4 en dos minutos. Los blancos, acaban su “gira” de 4 partidos en esta semana, con 3 victorias y 1 derrota. La semana que viene, visitas a la cancha del Subcampeón de Europa – Fenerbahce – y del Subcampeón de Liga Endesa – Baskonia – para terminar el año 2018.