Euroliga Jornada 30: Real Madrid 89 CSKA Moscú 96

Derrota Irreal

Cargando...

El CSKA Moscú superó al Real Madrid gracias a su acierto en el tiro exterior y al poker James, Shengelia,Voigtmann y Clyburn que anotaron 77 de los 96 puntos de su equipo. Los blancos no pudieron llevarse la victoria a pesar de llegar a 100 créditos de valoración pero evidenciando una clara falta de efectivos en su plantilla que terminará agotando a los 6 jugadores ultrautilizados por Pablo Laso. Los blancos son 7º a falta de cuatro jornadas para acabar la fase regular.

Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo

Quizás lo que diga no tiene sentido, quizás no lo esté pensando dos veces al escribir lo que me dispongo a explicar en esta crónica. Pero tras llevar 20 años mínimo, escuchando a un sector de la parroquia madridista patalear y criticar por perder uno o quince – que son los partidos exactos que el Real Madrid ha perdido esta temporada – partidos en un año, creo que debemos ser justos y terminar reflexionando en lo que le está pasando al equipo de Pablo Laso durante esta temporada 2020/2021. Y para ello qué mejor que intentar daros mi punto de vista de lo que considero como irreal, la derrota de anoche del Real Madrid ante el CSKA Moscú. ¿Mereció ganar el Real Madrid?, ¿Es justo hablar de buen partido tras recibir 96 puntos de tu rival?, ¿Cómo explicar que el máximo asistente del equipo sea un tío de 2,20? Evidentemente NO a todo, pero quizás deba volver a tirar de que hay 22 puntos de media lesionados entre Randolph, Rudy y Llull y que, sus sustitutos, no tienen ni el acierto ni la experiencia para hacer olvidar tanto talento. Además, el rival era el todopoderoso CSKA de Moscú que cuenta por presencias en la Final Four sus 10 últimas Euroligas.

Pero es bien cierto, que el actual campeón de Europa parecía abordable tras haber caído en 4 de sus últimos 6 partidos en la Euroliga. Los blancos por su parte, querían refrendar su buen momento tras caer dignamente ante el FC Barcelona y darle una gran lección a Baskonia en su propia casa el pasado domingo en Liga Endesa. Los titulares en Vitoria fueron tan decisivos, que Pablo Laso repitió el mismo quinteto que entonces con Alocén, Causeur, Deck, Thompkins y Tavares. Este quinteto, anotó 72 puntos el domingo y anoche se fueron a 60 puntos anotados. Y todo saltó por los aires cuando en menos de 3 minutos, el CSKA Moscú dominaba por 0-8 con un temible acierto en el triple que se fue acumulando con el paso de los minutos y los cuartos. Pero el Real Madrid no se amilanó y consiguió remontar el encuentro hasta el 10-16 del minuto 5, a pesar de los 11 puntos anotados por Shengelia en esos 5 minutos aprovechándose del espacio que le permitía Tavares en su defensa exterior. Pero precisamente el caboverdiano se tomo justa revancha para conseguir 8 puntos para mantener a su equipo en la lucha durante todo el primer cuarto que se cerraba con dos tiros libres de Strelnieks para darle la ventaja final al CSKA Moscú, 21-23. Y es que el CSKA Moscú se encontró con un brillante 8/16 en tiros de campo y un 5/10 en triples (3 de Shengelia y 2 de James). Y el Real Madrid mejoraba esos registros hasta el 53% de acierto y con un gran Trey Thompkins que acompañaba a Tavares con 5 puntos y 13 de valoración en el primer acto.

Pero son muchas las semanas, en las que hemos hablado de la escasa aportación ofensiva del resto de los jugadores hábiles, que ayudan bastante poco al nivel acostumbrado y exigido de todo un Real Madrid. Y con ese panorama y con el alucinante acierto ruso, el partido se disparó en este segundo cuarto a un nefasto segundo parcial que hizo a muchos madridistas a cambiar de canal en sus televisores. Y es que la segunda unidad madridista del partido de anoche, no convenció ni a aficionados ni a Pablo Laso que apenas dispuso de minutos entre ellos para la segunda parte. Una teoría que deja bien a las claras, que el Real Madrid dispone de escasos efectivos para disputar y competir contra los mejores equipos de Europa al menos, esta temporada. Además, las bajas de Campazzo y Randolph con la temporada comenzada y las de larga duración – ya superan los 30 días de baja – de Llull y Rudy, son una losa tremenda en el conjunto blanco y que no ha encontrado en sus sustitutos sus almas gemelas. Y nadie tiene una bola de cristal para conocer que jugadores aportarán más y que jugadores no tienen la suerte de liderar al equipo como lo hiciesen los ya comentados. Si, hablaréis de un mal cuarto, pero el segundo cuarto tuvo dos claros protagonistas, Will Clyburn y sus 16 puntos con 4/4 en tiros de campo, 3/3 en triples y 5/5 en tiros libres y precisamente el 5/9 en triples del conjunto ruso que se quedaba al descanso a solo 4 de su máximo en la Euroliga esta temporada. Y el cuarto no fue tan desastroso, cuando en el minuto 14 el resultado era apenas 30-32 para el campeón de Europa. Un campeón que jugó como tal y que le demostró al Real Madrid lo importante que es tener una plantilla amplia y a ser posible, y la cartera te lo permite, tener en rotación a 12 jugadores con más de 8 minutos en cancha. Es decir, contar con todos, como el Real Madrid de la pasada década. Pero los blancos actuales no tienen esa suerte y comprobamos que sin los 5 titulares los blancos se vinieron abajo con un parcial de 11-23 en 6 minutos que decidió la suerte final del encuentro. Con dicho triste parcial, llegábamos al descanso con un claro 41-55 para los rusos.

clorin 1200 200

Resultado claro y contundente. No me gusta disentir con la palabra de Pablo Laso y de nuevo, quizás me esté pegando un tiro en el pie, pero creo que aquél -14 no era el resultado real del partido. Porque CSKA Moscú había anotado 32 puntos en el segundo cuarto (5/9 en triples – 15 puntos – 9/10 en tiros libres – 9 puntos), porque son muy buenos, no por una mala o escasa defensa madridista. Porque, mientras CSKA Moscú anotaba 41 de sus 55 puntos entre triples y tiros libres, el Real Madrid solo sumaba 21 puntos en las mismas estadísticas, pero había conseguido un 48% en tiros de campo y más rebote y más asistencia que su rival. Fue entonces, cuando vimos la verdadera situación del Real Madrid. Una sublime segunda parte con 48 puntos anotados (destaquemos que los blancos anotaron más de 20 puntos en cada cuarto) 19 rebotes y 8 asistencias más. Pero claro, estos números tienen truco. Y es que el quinteto inicial del Real Madrid se jugó prácticamente toda la segunda parte con la excepción de Alocén y la entrada de Jaycee Carroll. Y es que la entrada del escolta de Wyoming, coincidió con el peor momento madridista con el 43-63 del minuto 23 donde los rusos ya contaban por 12 los triples encestados. Pero el Real Madrid afrontaba el partido con su quinteto favorito y le siguió peleando el partido al CSKA Moscú con un parcial de 24-11 en 6 minutos con 7 puntos de Carroll y 6 de Thompkins con 4/5 en triples. Es cierto, no remontaron los 14 puntos de desventaja pero consiguieron llevarse el cuarto 26-19 y mantener vivas esperanzas para luchar por el partido con el 67-74 del final del tercer cuarto.

Porque ya a Pablo Laso no le quedaba otra. Si quería pelear por el partido, debía mantener en cancha a su quinteto favorito que disputaron casi todo el partido. Tavares jugó los 20 minutos de la segunda parte, Deck 18 minutos, Carroll 15, Causeur 14 y Trey Thompkins 13 minutos, por los 7 de Abalde y Lapovittola, los 6 de Alocén y la nada absoluta en Taylor, Tyus y Garuba. E intentar ganar un partido con 5 jugadores es muy difícil, contra el CSKA Moscú muy improbable, pero además remontar 14 puntos en tarea casi imposible. Pero el Real Madrid lo intentó, con 10 puntos de Carroll en el último cuarto para alcanzar 17 tantos en solo 15 minutos. Jaycee Carroll mantuvo a los suyos dentro del partido a pesar de la “escasa” aportación de Tavares, Causeur, Deck o Thompkins que solo sumaron 7 puntos ante un rival que sentenció con los 11 puntos y nuevamente, 3 triples, de Johannes Voitgmann que decantaron el partido para el lado ruso. Porque fueron más los 15 triples del CSKA Moscú que la defensa madridista, ya que a 40 segundos del final Trey Thompkins falló un triple que pudo poner el 90-93 y lo decantó Voigtmann con su 4º triple para sentenciar el 87-96. Es cuestión de acierto nada más. Por tanto creo que es irreal la victoria del CSKA Moscú. Ganaron, fueron mejores y merecedores de la victoria. Pero si miras la estadística del Real Madrid, te encuentras con 89 puntos anotados (tras 7 partidos sin llegar a 80), un 47% en tiros de campo, 32 rebotes, 19 asistencias y 100 de valoración, siendo unos números muy parecidos a los conseguidos el domingo ante el Baskonia. Pero para todos, aficionados críticos y leales, lo que importa es el resultado y una nueva derrota que sigue sin asegurar el puesto de playoffs para el Real Madrid, pero como opinión personal, creo que el juego es mucho mejor cada partido que pasa desde la infame derrota ante el Khimki y éste equipo puede dar alguna nueva alegría a sus fieles seguidores.