Euroliga Jornada 25: Valencia Basket 89 Real Madrid 78

Desconectados

Cargando...

La resaca copera del Real Madrid ha continuado en su vuelta a la competición. El Valencia Basket dejó practicamente sentenciado el encuentro al descanso tras un claro 55-35. Solo Jaycee Carroll y un gran último cuarto de Alberto Abalde, fueron las mejores noticias de un Real Madrid que vio como Sergio Llull se retiraba tocado al final del segundo cuarto. El Real Madrid pierde el tren del liderato en la Euroliga y debe concentrarse en mantenerse en puestos de playoffs.

Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net

No me creo ningún adivino al creer que el encuentro de anoche entre Valencia Basket y Real Madrid, iba a ser muy distinto al que vimos el pasado jueves en la Copa del Rey. Como ya adelantamos en Pobla FM, la sorpresa vino para la gran mayoría que apostaba por una clara victoria taronja ante la escasa fiabilidad madridista que no parecía “exterminar” a sus rivales. El partido de ayer iba a ser distinto, porque para Valencia Basket, vencer al Real Madrid es como una cura de males deportivos y no había nada mejor que volverse a encontrar apenas 8 días después. Da igual la competición, la cancha, los árbitros o las bajas, todos sabíamos que Valencia Basket iba a iniciar el encuentro como un tiro en busca de someter al conjunto blanco. Y es bien cierto, que el Real Madrid no llegaba en su mejor momento, pero, curiosamente, traía a La Fonteta el mismo balance 39-11 que la temporada pasada, incluso mejor que el conseguido en 2018 donde se logró el doblete Euroliga y Liga Endesa.

Todos sabíamos como iba a iniciar el partido el Valencia Basket, salvo el Real Madrid. Un Real Madrid que iniciaba partido con Carlos Alocén en el base, Deck y Carroll en las alas y con Garuba y Tavares en la pintura. Dos minutos, dos triples y dos balones perdidos fue lo que vimos todos de un apático Real Madrid muy diferente al que vimos en la Copa del Rey. Porque en ataque, los jugadores de Pablo Laso podrían convertir o errar sus trabajados lanzamientos pero en defensa no comparecieron en ningún momento. Ya en el minuto 5, el conjunto valenciano ganaba por 13-6 con 3/5 en triples y dos bandejas anotadas sin contrario. El Real Madrid no ofrecía resistencia y caía en todas las trampas que su rival les ofrecía. Sólo en esos 5 minutos ya habían cometido hasta 4 pérdidas de balón siendo 3 faltas en ataque y un error en el saque de fondo de Gaby Deck. Repito que todos adivinábamos éste inicio de partido, pero pocos de nosotros esperábamos que en apenas 90 segundos Valencia Basket continuase anotando con total impunidad ante un Real Madrid del cual solo apareció Jaycee Carroll para anotar prácticamente él solito 15 de los 21 puntos anotados por el Real Madrid en el primer cuarto. Porque eso fueron los diez primeros minutos del partido, un baile del Valencia Basket con 29 puntos anotados con un 69% de acierto en el tiro de campo, necesitando solamente 4 rebotes y no cometiendo ninguna pérdida de pelota. Y en el Real Madrid chirriaba que solo Carroll (15 puntos) y Tavares (6), no solo es que viesen acierto en sus lanzamientos, es que solo Gaby Deck también fue valiente al lanzar a canasta en un primer cuarto que se cerró con un claro 29-21 para los taronjas.

En baloncesto, los números suelen ser significativos para comprobar el estado de un encuentro. Pero el dato más esclarecedor del primer cuarto del actual subcampeón de Copa, fue que solo hubo 3 jugadores que lanzasen a canasta y por tanto, solo dos que anotasen al menos un punto. La segunda unidad madridista intentaría remediar la actuación de los titulares donde se encontraban tanto Carroll y Tavares que fueron los más enchufados. Aunque para enchufados, estaba el Valencia Basket, que no debemos olvidar que es un gran conjunto y que sí le permites coger una amplia diferencia, te será mucho más complicado el remontar. Pero la opción de defensa, durante el encuentro de ayer, se encontraba desactivada y los blancos echaron en falta aquellos parciales conseguidos en la semifinal copera frente a Lenovo Tenerife, que les permitió recuperar hasta 18 puntos en 15 minutos. Pero anoche fue diferente porque el cuadro taronja seguía infalible ejecutando al Real Madrid que buscaba soluciones sin suerte, desde el triple con 1/10 en este cuarto. Fue la tumba del equipo blanco que respiraba a duras penas con dos canastas consecutivas de Fabien Causeur y tras recibir un nuevo bombardeo de Valencia Basket que empezaba a decantar demasiado pronto el encuentro 44-30 minuto 15 de partido. Y es que fue precisamente el escolta francés el máximo anotador madridista en el segundo cuarto con apenas 4 puntos en los 4 minutos que las faltas personales le permitieron jugar. Y es que la insistencia en el triple, desfalleció el 4/5 en tiros de dos puntos del Real Madrid en el segundo cuarto y que dejó un claro 55-35 al descanso para Valencia Basket tras un 18-7 final. El 62% en tiros de dos puntos, animaba el 43% de tiros de campo al descanso de un Real Madrid que veía como todos los (10) jugadores valencianos que habían disputado minutos al descanso, habían anotado.

clorin 1200 200

Y cómo habían anotado. Apenas nueve errores entre los treinta lanzamientos taronjas, en un partido muy importante para las aspiraciones de los dos equipos en la competición internacional. El 57% en triples de Valencia Basket, no era tan bueno como el alucinante 13/16 desde la zona. Y de igual forma que en la final copera, el Real Madrid se encontraba 20 abajo al descanso del partido. Pero las sensaciones eran completamente diferentes. Ante el FC Barcelona, el Real Madrid era un equipo reconocido, cansado y superado por el juego y el físico de un mejor equipo que se encontraba mejor preparado. Anoche, el Real Madrid ni siquiera probó a frenar las acometidas de su rival, en un encuentro que todos habíamos adivinado por el coraje del conjunto del mediterráneo para no repetir su mala actuación en la Copa. Y se vio en la segunda parte, como el Real Madrid mejoró mucho sus aptitudes defensivas para conseguir un parcial de 2-10 en 4 minutos que comprendía a toda la afición, que sí desde un principio se hubiese protegido su propia canasta, el partido seguiría estando vivo y sería el talento y el acierto, quien decantara el mismo. Mientras tanto, sendos golpes de Jaycee Carroll y Sergio Llull, volvían a hacer saltar las alarmas en una plantilla ya consumida por las lesiones que llegaron a Valencia con las bajas de Rudy Fernández, Anthony Randolph y Jeffery Taylor y las dudas de Usman Garuba, Sergio Llull, Jaycee Carroll y Edy Tavares. Quizás fuese buena idea que los directivos blancos hubiesen aportado nuevos jugadores al roster fatigado de Pablo Laso, pero cabe recordar que nos encontramos dentro de una pandemia que no permite a los equipos a satisfacer casi el 50% de sus ingresos anuales, la participación del aficionado. La buena racha defensiva del Real Madrid, no duró mucho y volvió a encajar un nuevo parcial de 14-6 que devolvía la ventaja valenciana 71-52 al final del tercer cuarto. Y es que Valencia Basket continuaba con un increíble 64% de acierto en el tiro de campo, un 82% en la zona con 22 tiros intentados.

Unos números imposibles para llegar en un Real Madrid que maquillaba su mal partido con un quinteto de “smaill ball” con Deck y Thompkins como juego interior. Ello provocaba que se abriese la zona para que los blancos anotasen 5/10 en triples en el último cuarto con 3 convertidos por Alberto Abalde y otro más de Jaycee Carroll que volvió afortunadamente a la cancha para terminar siendo el máximo anotador madridista con 20 puntos. Y es que los blancos lograron en este cuarto 26 puntos, por los 35 anotados al descanso, o los 31 conseguidos entre el segundo y el tercer periodo. Ahora el Real Madrid continua 4º clasificado pero ya con dos victorias menos que los primeros y está igualado a victorias con otros dos conjuntos y solo tiene dos victorias de ventaja sobre el último puesto de playoffs. Pero personalmente, es más importante mejorar la imagen ofrecida ayer, que los próximos resultados obtenidos.