Euroliga 1º partido Playoff REAL MADRID (1) 83 DARUSSAFAKA (0) 75

Despierta Real despierta

Cargando...

Un comienzo anestesiado del Real Madrid estuvo a punto de tirar por tierra el primer partido del cruce de Playoffs. Los 23 puntos de Llull, los 14 de Ayón y ayudados con el soberano partido de Randolph 9 puntos 7 rebotes y 3 tapones dieron la vuelta al partido en defensa ante un gran Darussafaka que dio guerra hasta el minuto final.
 

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

Llegaron los playoffs. Personalmente, el mejor formato posible dentro de una competición de baloncesto. En ellos se juegan varios partidos en pocos días entre dos equipos que ya conocen mejor que a sus propios vecinos. Entiendo que haya gente que considere una pérdida de tiempo este formato y considere más oportuno una liga regular, pero ese es otro debate que ya intentaremos colocar en otro momento. Anoche, el Real Madrid tenía la primera oportunidad de acercarse un poco más al tercer objetivo – tras clasificarse para playoffs y entre los cuatro primeros – europeo propuesto para esta temporada que no era otro que la clasificación para la Final Four de Estambul. Jugar contra el Darussafaka Dogus no era tan sencillo como pudiese parecer el enfrentamiento primero contra octavo de una liga de treinta partidos. Da igual el nivel mostrado anteriormente, aquello se había acabado y ahora empezaban los playoffs. Y sabíamos sobre manera, que el equipo de David Blatt iba y va a dar guerra durante la eliminatoria contra el Real Madrid. Porque parten sin presión, desde cero y queriendo aprovechar la acostumbrada “torrija” madridista en los primeros partidos de inicio de Playoff por un título ante un rival inicialmente vulnerable.

Eso pareció ocurrir al principio del partido con un Darussafaka muy agresivo y conectado al partido anotando con facilidad. Aun así, teníamos el partido enchufado con 12-12 en el minuto 5. El primer tiempo muerto del partido fue un jarro de agua fría para los intereses del Real Madrid. La intensa defensa de Darussaka, unido por los errores en el lanzamiento del conjunto blanco, forzaron un parcial de 4-12 en 5 minutos hasta el final del primer cuarto. Entre Harangody y Wanamaker conquistaron 15 puntos de los 24 de su equipo y solo uno menos que el Real Madrid que contaba con un escaso 44% en el lanzamiento a canasta. Solo Gustavo Ayón fue capaz de conseguir más de una canasta, mientras que, en la zona defensiva, Anthony Randolph empezaba a ser un muro infranqueable con sus 0 puntos 2 rebotes 2 asistencias y 2 tapones. La ventaja de Darussafaka se produjo gracias a su espectacular 4/8 en triples.

Ya avisábamos en la previa, que el Real Madrid era abonado a inicios flojos en partidos iniciales de Playoffs y más cuando el rival parecía no tener nivel de exigencia. Un dato esperado que ya empezaba a mostrar un lado preocupante cuando los turcos conquistaban su máxima diferencia en el marcador con un 16-28 en apenas 12 minutos. Vista la dificultad blanca para anotar, Pablo Laso decidió ofrecer más intensidad defensiva con la salida a cancha del cazador, Othello Hunter. El jugador americano se saldría en este segundo periodo con hasta 7 puntos, pero siendo un filón importante en defensa permitiendo escasos 13 puntos de los turcos en el segundo cuarto. En efecto, la defensa madridista había causado efecto permitiendo únicamente 6 puntos de Darussafa en 5 minutos – 2 puntos en 3 minutos – pero el ataque seguía siendo desastroso, no ya solo por los errores en el lanzamiento con 39% en tiros, sino además por las 4 pérdidas de balón sufridas. El parcial era de un escaso 9-12 en 7 minutos que dejaba a los blancos aún por debajo del equipo otomano. Pero como toque de corneta iniciado por los 9600 espectadores del WiZink Center, el Real Madrid lideró un parcial iniciado por Sergio Llull – 8 puntos en ese tiempo – de 11-2 en 3 minutos para dejar el partido lo más apretado posible 36-37 al descanso. Entre Llull y Hunter conquistaron 15 de los 20 puntos del segundo cuarto. Curiosamente, el buen acierto en pocos tiros, del Real Madrid 4/7 en triples, ayudó a terminar el primer tiempo con un 47% de acierto en lanzamientos a canasta. El desacierto en el triple 1/6 de Darussafaka fue una losa para los de David Blatt que vio enjaguada su ventaja en el marcador.

El paso por los vestuarios debía cambiar la cara del Real Madrid, que les hiciese despertar del litigio mental que le había provocado David Blatt y Darussafaka en la primera parte, para que los blancos no hiciesen gala de su rápida forma de juego. La entrada en el quinteto de inicio del tercer cuarto de Dontaye Draper, dejó a las claras las intenciones de Pablo Laso para el partido. El de Baltimore siguió mostrando sus grandes dotes defensivas secando a Wanamaker – solo 3 puntos en el tercer cuarto – y con la ayuda de envergadura de Randolph – súmenle un tapón más a su estadística- ayudaron a proteger el aro madridista que solo recibió 16 puntos en 10 minutos. Conseguido el apartado defensivo, el Real Madrid tenía que solucionar su aspecto ofensivo. Esta vez sí hubo respuesta de Gustavo Ayón con 8 puntos sin fallo recibiendo hasta 3 asistencias de Sergio Llull para colocar finalmente al Real Madrid por delante en el marcador 48-43 minuto 25. Darussafaka se mantenía en el partido gracias a los puntos de Will Clyburn, pero no se podía poner por delante gracias – nuevamente – al trabajo gris de un sensacional Rudy Fernández con 4 puntos 2 rebotes 3 asistencias y 2 robos de balón al final del tercer cuarto. Un espectacular último minuto de Anthony Randolph con 5 puntos consecutivos, cerraban el tercer cuarto con 61-53, donde el Real Madrid parecía haber encontrado el camino de cara al aro con un 48% de acierto.

El último cuarto debía ser el de la sentencia madridista que vendría con el despertar de Jaycee Carroll que venía a este momento con 0 puntos y -6 de valoración para con dos triples y 8 puntos de valoración para conseguir ampliar la diferencia hasta los 9 puntos, 74-60 en el minuto 35, un parcial de 13-7. Como decimos, parecía el golpe definitivo a Darussafaka y el empezar a escribir el 1 en el marcador del Real Madrid en la eliminatoria. Pero un parcial de 2-12 en apenas 3 minutos, volvía a poner el miedo en el cuerpo de los aficionados madridistas. Era el momento de tener serenidad, de tener la cabeza fría y de buscar a un líder. El problema era que los puntos del Real Madrid solo llegaban por tiros libres y entre Wanamaker (21), Clyburn (15) y Harangody (11) puntos cada uno, metían presión a los jugadores de Pablo Laso 78-75 minuto 39. Pero Sergio Llull fue el jugador que decidió cerrar el partido anotando un auténtico canaston tipo NBA para anotar su punto 23 y dejar el resultado final en 83-75 y dejando la eliminatoria 1-0 para el Real Madrid.

No vamos a olvidar que el último minuto de Sergio Llull ha sido decisivo para que el Real Madrid se llevase el primer partido de la eliminatoria, pero no podemos dejar de alabar la enorme defensa de jugadores como Randolph con sus 9 puntos y 7 rebotes, Otehllo Hunter y Dontaye Draper. Ayer se demostró que cuando el ataque madrileño no funciona, la defensa se debe hacer mucho más fuerte. Al final el 50% en lanzamientos de campo, ayudaron a que los locales se hiciesen con el primer punto. Mañana viernes, segundo asalto y los jugadores de Pablo Laso – y nosotros – ya estamos avisados del peligro que puede producir este Darussafaka Dogus y mantenernos bien despiertos.