Euroliga Jornada 20 Real Madrid 87 Anadolu Efes 68

Edy Tavares, el muro

Cargando...

Enorme partido de Walter Tavares, que con 14 puntos 9 rebotes y 4 tapones, venció el solito a Anadolu Efes, que se quedó en un pobre 36% de tiro, que con la presencia del gigante africano, llegó a ser un 32%, El caboverdiano fue todo un muro para conseguir para su equipo, la 13ª victoria de la temporada.

Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez Realmadrid.com Ángel Martínez

clorin 1200 200

No os voy a negar que, el título de este artículo, lo tenía preparado desde hace días. Pero este equipo me tiene acostumbrado a que sean otros quienes, junto con el caboverdiano, destaquen en cada partido jugado, que tenía que esperar a que el gigante madridista, fuese el auténtico protagonista. Al 22 blanco, le ha venido de maravilla el 2018 que, en los 5 partidos jugados en Euroliga, promedia 10 puntos con un 71% de acierto, 8 rebotes, 0.8 robos, 2 tapones y 19 de valoración en 23 minutos. Y si olvidásemos su mal partido del pasado viernes en Málaga, sus números irían a 12 puntos 74% en tiros de campo, 9 rebotes, 1 robo, 2,5 tapones y 22 de valoración en los mismos 23 minutos. Total, que el africano ya se asienta en la zona madridista como si llevase toda la vida, haciendo olvidar las bajas de Ayón y Kuzmic, y no provocando forzar con la posible convocatoria de Anthony Randolph. Ayer el rival del Real Madrid, era el nuevo colista de la competición, el Anadolu Efes, con solo 5 victorias en 19 partidos. Cinco victorias, siendo dos de ellas en la cancha del FC Barcelona y Maccabi Fox, lo que hace un rival siempre peligroso y más desde el fichaje de Zoran Dragic que en solo diez partidos, se ha convertido en su líder.

Nuevamente con la baja de Santi Yusta, Jeffery Taylor ocupaba su plaza en el ya famoso quinteto titular, acompañado por Fabien Causeur, Trey Thompkins, el pequeño Facu Campazzo y el gigante Edy Tavares. A diferencia de los últimos partidos, el Real Madrid salió con ganas de escaparse pronto en el marcador, y gracias a Causeur y Campazzo, los blancos se escaparon con 7-2 de parcial en 3 minutos. Los aficionados se frotaban las manos, pero no contaban con Zoran Dragic – 6 puntos – que lideró a Anadolu Efes para remontar de manera inmediata con un 2-9 para -adelantarse de forma tímida en el marcador 9-11 minuto 5. A pesar del resultado adverso, los de Pablo Laso seguían jugando a su estilo, con un 44% en triples que paliaba en parte su mal 33% en tiros desde la zona, ante una intensa defensa otomana que apenas dejaba anotar una canasta desde la zona, aunque para su desgracia, encajaron hasta 3 triples en 5 minutos que dejaron el resultado al descanso en 20-14 para los blancos. Un Real Madrid que no había tenido mucho acierto con apenas un 38% en tiros de campo, aunque 12 rebotes, 5 en ataque, que era primordial ante los pocos tiros de Anadolu Efes, solo 13 en 10 minutos, con un 46% de acierto. Pocos tiros de los turcos, porque empezaban a ver como se asomaba la gigante figura de Edy Tavares, que se iba a convertir en un autentico muro para el ataque de Anadolu Efes.

Con la segunda unidad en pista, un todavía resacoso y posiblemente enfermo – recordemos que fue baja en San Sebastián por amigdalitis – Luka Doncic, cogía la batuta anotadora para, con 6 puntos y 5 rebotes, aumentar la diferencia en el marcador. La intensidad defensiva, aumentaba unos grados en la defensa madridista para evitar canastas fáciles de Anadolu Efes que solo fue capaz de anotar 6 puntos en 5 minutos, aunque por desgracia, no lo aprovechaban los blancos, que seguían por delante en el marcador, pero solo por 8 puntos, 28-20 minuto 15. El cansancio por la amigdalitis de Luka Doncic y las dos faltas personales casi consecutivas de Felipe Reyes, dejaban a los blancos huérfanos en anotación, buscando la mayor producción posible de Rudy Fernández y Jaycee Carroll. Pero ambos escoltas madridistas solo habían anotado un triple por parte del jugador de Wyoming. El Real Madrid ascendía su porcentaje hasta el 43% en tiros de campo, pero seguía sin tener fluidez en el campo. Nadie parecía liderar el balance madridista en el tramo ofensivo, pero sí veíamos engrandecerse la figura de Walter Tavares en la zona madridista. Y eso, a pesar, de las intenciones turcas de envolver de balones a su cinco estrella, Bryant Dunston, que venía promediando 10 puntos y 6 rebotes en la Euroliga. Pero anoche se encontró un muro. En solo 3 minutos, el Real Madrid consiguió un parcial de 9-3 donde Walter Tavares conseguía 7 puntos 5 rebotes – 4 ofensivos – y 3 tapones al descanso. Pero esos eran sus números estadisticos, a los que había que sumar los 0 puntos – 0/4 en tiros – 1 rebote y 3 faltas personales de Bryant Dunston con Tavares en pista. Sin quererlo y sin darse cuenta, el Real Madrid tomaba ventaja al descanso 39-30, gracias al trabajo de Edy Tavares y de Luka Doncic. El 43% de acierto madridista al descanso, eran suficientes para mantener la ventaja en el marcador, ante un Anadolu Efes que empezaba a bajar los brazos con el 35% de acierto, pero no por mala suerte, sino por el pánico que producía las manos gigantes de Edy Tavares en la zona. MacCollum y Dragic con 7 puntos sostenían a un Anadolu ante la imposibilidad de ayudar de Dunston con su -4 de valoración en la primera parte, en gran culpa por el trabajo de Tavares.

La figura monumental de Walter Tavares, no solo provocaba el miedo en Bryant Dunston, sino también en el entrenador turco, que decidió salir en el tercer cuarto, con dos cuatros, Motum y Brown para intentar sacar al caboverdiano de la zona. Apenas lo consiguieron, ni siquiera con la ayuda arbitral, permitiendo las miles de manos sobre el físico del gigante africano, conseguían detener la sangría de tiros cambiados o modificados dentro de la zona blanca. Hasta tres triples intentaba Derrick Brown con la defensa de Walter Tavares, anotando solo el último para dejar la diferencia en 45-38 minuto 25. El partido se movía en pequeños dígitos, con muchos errores de los dos equipos y siempre provocado por Tavares. El ataque de Anadolu Efes, estaba siempre condicionado a sacar al caboverdiano de la zona, mientras que en ataque, el 22 blanco, recogía todo balón suelto para intentar levantarlo e irse a la zona de los tiros libres. Cinco faltas recibidas y un 4/7 en tiros libres, fue la tarjeta de gigante madridista durante el partido. Pero Pablo Laso vio perfectamente la jugada de Anadolu Efes y colocó en cancha a un quinteto mucho más defensivo, con Campazzo y Doncic en el exterior, y Rudy con Maciulis acompañando al gigante de Caboverde. Con la aportación de Tavares, el juego del Real Madrid se iba lubricando poco a poco. El 48% en tiros de campo, amenazaba con seguir creciendo con los triples – 3/3 – de Jonas Maciulis, o los 7 puntos de Facu Campazzo. Sorprendía las 2 únicas asistencias dadas por “chicho terremoto” hasta el tercer cuarto, pero el relevo había sido cogido por Rudy Fernández con 6 asistencias y con Fabien Causeur que llevaba ya 4 tras 30 minutos de juego. Trey Thompkins, enchufaba su único lanzamiento de tiro, pero conseguía 6 rebotes, los mismos que ya llevaba, Luka Doncic. Con todo ello, el parcial empezaba a dramatizar a Anadolu Efes, que no daba con la tecla y sufría un parcial de 12-2 en cuatro minutos, que prácticamente sentenciaba el encuentro. Solo el trabajo de Zoran Dragic con 12 puntos, eliminaba dicho parcial para llegar al final del tercer cuarto 60-47 para el Real Madrid. Un Real Madrid con un denominador común, un gran partido en equipo, pero liderados por un enorme y gigantesco muro, llamado Edy Tavares.

Y es que el caboverdiano, “se despidió” del partido en el tercer cuarto, con unos números colosales, con 14 puntos 9 rebotes y 4 tapones en 25 minutos, a lo que hay que sumar el escaso 32% en tiros de campo del equipo turco. Tanto daño ofrecía la figura de Walter Tavares, que por fin Bryant Dunston, sin el 22 en la cancha, conseguía un 4/5 en tiros de campo para, esta vez sí, conseguir 9 puntos y 3 rebotes en el último cuarto. Era la última oportunidad que tenía Anadolu Efes para intentar remontar el partido, pero como de la nada, apareció Luka Doncic. Aún convaleciente de la fastidiosa amigdalitis, el genio de Lubjiana conseguía 9 puntos y 3 asistencias, para liderar un parcial de 15-7 en 5 minutos, para llegar hasta los 20 de diferencia, 75-54 minuto 35. Importante victoria del Real Madrid, que demostró salir de un inicio incierto, con apenas un 33% de acierto, en un 51% final, con 46 rebotes – 14 en ataque – 23 asistencias y 6 tapones, con un Doncic recuperado en anotación con 17 puntos 6 rebotes y 5 asistencias y con 10 puntos y 7 rebotes de Felipe Reyes. Pero quien realmente dominó el partido y fue trascendental delante y detrás, fue Walter Tavares que demostró una vez más, ser un autentico muro para cualquier jugador del equipo contrario. Con esta victoria, los blancos continúan cuartos en una apretada clasificación que los resultados le podrían dejar segundos, justamente en el lugar que los blancos se marcaron como objetivo inicial.