Euroliga Jornada 19: CSKA Moscú 60 Real Madrid 55

El campeón borra de raíz la racha del Real Madrid

Cargando...

Fin a la racha de victorias del Real Madrid, frente al mismo rival que le arrebató la misma en 2014. Partido pírrico en anotación pero desbordante en emoción con dos equipos que no superaron el 33% de acierto. Campazzo fue el mejor con 11 puntos 5 rebotes y 5 asistencias. Tras la victoria de Anadolu Efes, los blancos están a una victoria del liderato en el inicio de su etapa pirenaica. Mañana, otro partido importante contra Khimki Moscú.

Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net

Después del derbi madrileño, tocaba centrarse en el derbi Europeo. CSKA Moscú y Real Madrid, han dominado la Europa baloncestística en toda la historia. Ahora, cuando hemos cerrado otra década, también comprobamos que son los mejores equipos actuales ya que CSKA Moscú ha conseguido entrar en 9 Final Four, mientras que el Real Madrid en 7 ocasiones. Los partidos entre ambos equipos, siempre han estado generando interés más allá por las aficiones de ambos equipos. Cualquier partido de Liga Regular, se tomaba si de una final de Euroliga se tratase. Y si ganabas por 10, tu reto era aumentar la diferencia hasta los 20. El partido de anoche tenía ese hándicap además de las 3 victorias de diferencia de los blancos, junto al resultado del partido de ida, donde Gabriel Deck rozó el triple doble con 16 puntos 11 rebotes y 6 asistencias. Aquel partido, lo ganó el Real Madrid por 16 con una valoración global de 117. Además, los blancos llegaban ilusionados en mantener la racha de 13 victorias consecutivas en la Euroliga mientras el CSKA Moscú, se movía con un balance de 6-4 en los últimos 10 partidos de Euroliga. Todos los datos presagiaban una victoria del Real Madrid… todos no. Los blancos llevan 12 años sin ganar en el Megasport Arena de Moscú y precisamente fueron los rusos, quienes cortaron la primera racha de 13 victorias consecutivas del Real Madrid.

Por algo sería. Además Itoudis es de los pocos entrenadores que tienen un balance positivo con Pablo Laso, que le ha ganado en 8 de las 12 ocasiones que se han enfrentado. De nuevo tocaba echar un ojo a la enfermería, donde caía Rudy Fernández acompañando a Anthony Randolph, quedándose en Madrid. La buena noticia, era la recuperación de Sergio Llull casi dos meses después y Gabriel Deck. Precisamente el argentino volvía al quinteto titular de Pablo Laso, acompañando a Facundo Campazzo, Fabien Causeur, Trey Thompkins y Edy Tavares. Precisamente el pívot de Georgia, venía con una media de 20 puntos en este 2020, aprovechando la baja de Anthony Randolph. Desde el primer minuto, se pudo ver lo complicado que el CSKA iba a tener para sumar en este partido. Y es que el equipo ruso tardó hasta 4 minutos para conseguir su primera canasta en juego, mientras que el Real Madrid – de la mano de Trey Thompkins – sumaba un parcial de 4-10 en el minuto 4. A pesar de cumplirse lo que la clasificación y las rachas indicaban, parecía muy extraño ver tal diferencia en contra del CSKA Moscú en su propia casa. Pero el Real Madrid seguía en estado arrollador con un 4/6 en triples y consiguiendo una máxima diferencia 11-18 en el minuto 6. El CSKA Moscú estaba cortocircuitado y hasta el propio Mike James cerraba el primer cuarto con -2 de valoración. Y es que la defensa realizada por Facundo Campazzo al genial jugador de Oregón, desesperó al equipo ruso que cerró el primer cuarto 14-21 para el Real Madrid.

Gran primer cuarto madridista, que sólo se le puede dejar en el debe, que 16 de los 21 puntos blancos, fuesen anotados por Thompkins (9) y Campazzo (7). El 54% en tiros de campo era un muy buen porcentaje que podría haber sido aprovechado por otros compañeros. Además el 6-24 en valoración era tan surrealista, que sabíamos que era un dato imposible de mantener. No tanto porque no confiase en el ataque del Real Madrid, ni mucho menos de la calidad de una segunda unidad con Laprovíttola y Mickey, viviendo sus mejores sensaciones desde que ficharon por los blancos el pasado verano. Con ellos, los veteranos Llull y Felipe, forjaron una enorme defensa y con un triple de Felipe Reyes, los blancos se escapaban del CSKA Moscú 14-26 en el minuto 22, con un parcial de 0-5 en dos minutos. Pero el partido cambió, el conclave arbitral decidió pasar a la acción y decidió que un equipo con 5/18 en tiros de campo, no podía remontar por sí mismo. El CSKA Moscú se mostró de manera contundente en defensa, provocando un 5/19 en tiros del Real Madrid en el segundo cuarto. Curioso al menos, pero defiendo la teoría de la mejora rusa en su juego defensivo. Pero el problema ruso venía en ataque, puesto sólo habían conseguido 4 puntos en 5 minutos de juego para encontrarse con un peligroso 18-29 para el Real Madrid en el minuto 15. Pero en ese momento, llegaba la quinta falta personal del Real Madrid en el segundo cuarto, las mismas pitadas en los 10 minutos anteriores. Es decir, el equipo de Laso “fracasaba” en defensa y de ello se aprovechaba el conjunto ruso, para lograr hasta un 8/8 en tiros libres, que hizo recordar el famoso “talento” de Nando De Coló en la pasada Final Four. El Real Madrid seguía mal en ataque, no solo por los 12 puntos anotados en el segundo cuarto, sino porque 5 de ellos fueron de Nicolás Laprovittola, no exactamente el mejor anotador de los blancos. Pero el CSKA tampoco tenía suerte en el tiro. Mike James realizaba un 0/3 en tiros de campo en este cuarto, aunque sumaba dos puntos desde el tiro libre. Un tiro libre provechoso para el CSKA Moscú que remontó con un parcial de 8-4 en cinco minutos y sí, habéis acertado, todos los puntos rusos fueron desde el tiro libre, para dejar el resultado al descanso en 26-33 para el Real Madrid.

clorin 1200 200

A buen entendedor, pocas palabras bastan. Un CSKA Moscú con más tiros libres anotados que tiros en juego frente a un Real Madrid que doblaba su número de faltas personales y que comprobó como su acierto (21) de puntos del primer cuarto, se vino abajo (12) en el segundo acto. El descanso no calmó los ánimos de ambos equipos, que no dio la razón a todos aquellos que esperábamos unos porcentajes superiores al 50%. Y es que la primera canasta en juego del tercer cuarto, la conseguía Mike James 4 minutos después del inicio. Poco o mucho mal se puede hablar de lo ocurrido en los primeros cinco minutos del tercer cuarto, con un desaparecido Real Madrid y un CSKA que de la mano de 3/3 tiros libres de James y 5 puntos consecutivos, apuntillaba la remontada hasta el 34-33 minuto 25. Así es, 9 minutos de juego después, llegaba la primera canasta rusa en juego y no podía ser otro que Mike James quien anotaba 9 puntos en este cuarto. Tuvimos que esperar un minuto más tarde para ver los primeros puntos del Real Madrid en el cuarto a través de una trabajada canasta de Trey Thompkins. El partido continuó siendo un despropósito, ya que los puntos no llegaban de forma regular, entre otros, por la defensa de Edy Tavares que cerraba su aro con 6 rebotes y 3 tapones. Gracias al trabajo defensivo del caboverdiano y al ofensivo de Thompkins, el Real Madrid seguía haciendo la goma volviendo incluso a ponerse nuevamente por delante en el marcador. Todo un despropósito pero que dejaba el resultado 43-43 al final del tercer cuarto. 32% de acierto para el CSKA, pero un 30% para el Real Madrid en tiros de campo. Igualdad en rebotes y pérdidas, los 7 tiros libres anotados más por los rusos, les daba una vida extra para afrontar con garantías el último cuarto.

Siempre que nos plantamos en el último cuarto con un partido igualado, esperamos que exista un jugador que destaque. Algo que cambie el partido tan desastroso que ambas escuadras nos estaban mostrando en el Megasport Arena. Pero viendo los escasos 22 puntos anotados por los blancos en los dos últimos cuartos, buscaríamos el milagro en defensa. Porque la segunda unidad madridista no funcionaba. Sergio Llull no conseguía anotar y se echaba de menos la baja de un enrrachado Rudy Fernández. Gaby Deck, salido de otra lesión, quizás jugase muchos minutos en su reaparición y Facundo Campazzo estuvo demasiados minutos sentado en el banquillo en el tramo final del encuentro. Cuando el argentino volvía a cancha, el marcador era 55-52 para los rusos quedando 3 minutos, siendo ya imposible de remontar gracias al físico de Kyle Hines y al escaso 28% en triples de los blancos, que era quien venía por detrás y debía remontar.

Fin a la racha de 13 victorias consecutivas del Real Madrid, que debería ser analizada y disfrutada por todos los analistas y aficionados blancos. Se cayó en la cancha del campeón de Europa, ante un rival que tampoco tuvo su día, pero que se llevó la victoria grandes a diversos factores. Ahora, sin rachas a defender, el Real Madrid continua con su etapa alpina, después de jugar contra el CSKA Moscú, mañana toca el Khimki, la semana que viene el líder, Anadolu Efes y cerraremos enero visitando al 4º, Maccabi Fox Tel Aviv.