Euroliga Final Four 3º y 4º puesto: Fenerbahce Beko 75 Real Madrid 94

El gran colofón

Siguenos en #F4enPoblaFM

Cargando...

El Real Madrid se lleva el tercer puesto final de la Euroliga, con un contundente 35-56 en la segunda parte. Partido imperial de Facundo Campazzo con 12 puntos y 15 asistencias, para 34 de valoración y para Gustavo Ayón con 23 puntos sin fallo, 11 rebotes y 36 de valoración. Los blancos cierran la Euroliga con el objetivo conseguido de meterse en una nueva Final Four y un claro 26-9 de balance, en una temporada donde sólo faltó el título para enmarcarla.

Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net

Son muchos los que piensan que el partido del tercer y cuarto puesto de la Final Four de la Euroliga, debería retirarse. Lo piensan aficionados y jugadores, que lógicamente, están decepcionados por la derrota de viernes y solo quieren llegar a casa a relamerse las heridas e intentarlo en sus ligas domésticas. Y por ello, acepto la propuesta de cerrar definitivamente la celebración de este partido. Pero después de haber compartido casa con rusos y turcos, me he visto reflejado a casi 400 km de mi casa, disfrutando del baloncesto y de una muy buena calidad vitoriana y en mi caso, guipuzcoana. El fin de semana que he podido disfrutar por estas tierras, ha sido espectacular y que recordaré por mucho tiempo. No tanto como el partido de ayer, donde nadie se jugaba nada y a expensas de darle emoción, lo mejor es mirarlo como un gran colofón a una gran temporada europea, que todos los jugadores han sabido valorar en su justa medida. Porque ya conocemos el gen madridista, “solo acordarse del último partido”. Eso pasó el viernes, pero nadie recuerda las alegrías y lamentos, que pasaron los aficionados madridistas para jugar en la jornada final de la Final Four de la Euroliga.

Pero el destino – o los tiros libres de Nando De Colo – quiso que el partido de ayer, fuese la repetición de la final del año pasado contra Fenerbahce. Si me lo permitís, tenía ganas de ver ese partido, con la publicidad Final Four en la pista, un año después de haber conseguido la “décima”. Feliz por la vuelta a la pista como titular de Felipe Reyes, junto a Jaycee Carroll al que se le echó de menos el viernes. Ayón, Rudy y Campazzo completarían el quinteto de Pablo Laso. Es verdad que las defensas no empezaron siendo intensas, lo que permitió al Real Madrid a acometer su juego rápido de transición y tener las primeras ventajas en el partido ante un Fenerbahce donde solo Kalinic encontraba camino al aro. Y gracias a las flojas defensas, era fácil imaginar el 7-13 en el marcador, a favor del Real Madrid en los primeros cinco minutos de juego con 8 puntos de Gustavo Ayón y 5 asistencias de Facundo Campazzo, que fueron los claros dominadores del primer cuarto del partido. Y es que el Real Madrid llevaba un 8/9 en tiros mientras que Fenerbahce, apenas rozaba el 30% en tiros de campo, lo que enojó a Obradovic que tuvo que sacar a pista a Sloukas y Vesely. Algo mejoraba el equipo turco, pero se encontraba enfrente a un rocoso Real Madrid, que terminaba el primer cuarto con un 69% de acierto en el tiro, que deja muy mal a la defensa de Fenerbahce. Normal que llegásemos al final del primer cuarto con ventaja blanca, 16-24. Un primer cuarto con un claro dominio de Gustavo Ayón con 9 puntos y 3 rebotes, además de Campazzo con 7 asistencias solo en el primer cuarto.

clorin 1200 200

Conociendo este tipo de partidos, podríamos entrever que el partido pudiese ser blanco, por tanto dominio estadístico, pero la relajación típica de estos partidos podría acusarla el Real Madrid. Y “la pájara” madridista empezó pronto con tres pérdidas de balón casi consecutivas, provocadas por la mejor intensidad del Fenerbahce, que ayudaron a meterse en el partido al equipo turco y a su fiel afición, aun presente en el Buesa Arena. El trabajo de Sloukas y Melli fueron fundamentales para comenzar la reacción del Fenerbahce que mejoraba sus porcentajes de tiro. El Real Madrid se empezaba a desangrar en ataque, con hasta 7 pérdidas de balón en este cuarto, 5 de ellas en los primeros 5 minutos del segundo cuarto que dejaba un marcador muy igualado 26-31 minuto 15. No tardaría mucho el Fenerbahce en darle la vuelta al marcador, gracias a su acierto exterior con un 50% en triples en este segundo cuarto. El Real Madrid en cambio, bajaba su excelente porcentaje del primer cuarto, al 54% al descanso. Y es que entre pérdidas y la intensidad defensiva de Fenerbahce, el partido se fue cerrando de una manera que, prácticamente, el Fenerbahce devolvió el parcial del primer cuarto al Real Madrid. Sorprendía, en parte, que Sergio Llull no intentase ningún lanzamiento exterior, mientras los jugadores de Fenerbahce se aprovechaban de la situación para irse al descanso con ventaja en el marcador 40-38. Y es que la segunda unidad ayer, no funcionaba de la misma manera que los titulares.

El regreso de los titulares del Real Madrid, sirvió para que volviesen a coger aire en el partido. Un partido que ya se mantendría igualado, puesto los dos equipos deseaban ganar y se pusieron manos a la obra para intentarlo. Pero ni Campazzo por un lado ni Ayón por otro, habían perdido la intensidad y concentración del primer cuarto y nuevamente volvieron a estirar el marcador. Primero Ayón, rozando los 20 puntos, luego Campazzo logrando las 10 asistencias y finalmente la aparición de Trey Thompkins, que puso su muñequita de seda para liderar un nuevo parcial y colocarse con amplia ventaja 50-57 en el minuto 25. Y es que cuando Campazzo tiene campo para correr, es imparable y de ello se aprovechaba Ayón debajo de canasta y Trey Thompkins desde las esquinas. Sloukas ya se encontraba muy solo en el Fenerbahce, con la lesión en la primera parte de Jan Vesely que no volvería a pista en la segunda parte. El griego y nuestro amigo Boltauzer nos volvió a igualar el encuentro con tan solo 18 faltas realizadas y solo 15 tiros libres lanzados del Fenerbahce hasta el tercer cuarto, muy lejos de los lanzados el viernes por el CSKA en la semifinal. Un parcial de 10-0 en dos minutos, volvía a colocar por delante a Fenerbahce 60-56 minuto 27. Pero lejos de venirse abajo, Facundo Campazzo volvió a dominar el encuentro, consiguiendo 7 puntos y 5 asistencias más en este cuarto y llegar a unas increíbles 12 asistencias en los 20 minutos que llevaba en cancha. Con el argentino en cancha, el Real Madrid volvió a meter la directa con un parcial de 2-11 para cerrar el tercer cuarto en un 63-69 para el Real Madrid. Un tercer cuarto donde, además de los increíbles 9 puntos y 12 asistencias de Campazzo, Gustavo Ayón seguía con su hegemónico acierto 11/11 en tiros de campo para 14 puntos en este tercer cuarto además de 4 rebotes. Los blancos contaban con un 60% de acierto y curiosamente con casi los mismos (24) rebotes, que (22) asistencias.

Era lógico, que Pablo Laso quisiera mantener en cancha a Thompkins, Ayón y Campazzo en el comienzo del último cuarto, esperando alejarse definitivamente en el marcador y vivir de las rentas en los minutos finales del encuentro. Y así fue, con el acompañamiento de Fabien Causeur con 8 puntos en este último cuarto para liderar un parcial de 0-12 en 5 minutos que sentenciaba el partido 63-81 en el minuto 35. Con tal diferencia, no hacía falta mantener a los titulares en cancha y Facundo Campazzo se fue al banquillo con 12 puntos y 15 asistencias, lo que supone un récord en la Euroliga. También se sentaba Ayón con 23 puntos y 11 rebotes. Ellos dos, sumaban 70 créditos de valoración, uno más que todo Fenerbahce en el partido. Y es que la primera canasta turca, llegó a los 6,30 minutos del cuarto y en total en este cuarto, 5/16 en tiros de campo en todo el cuarto. No era el objetivo, el tercer puesto, que el Real Madrid había querido llevarse de vuelta a Madrid, pero anotando 94 puntos 34 rebotes 30 asistencias 7 robos de balón, 4 tapones y 132 de valoración. Un colofón a una temporada donde el Real Madrid finalizó con un 26-9 de balance, pero que, como siempre solo nos acordamos del final, quedará como una oportunidad perdida de ganar la undécima en Vitoria. Pero no os acostumbréis a esto, porque algún día se acabará y querréis recordar la Final Four como un sueño.