Final Four Semifinales: CSKA Moscú 95 Real Madrid 90

El Milagro de Vitoria

Siguenos en #F4enPoblaFM

Cargando...

Tras luchar 33 partidos por llegar a una Final Four, tras anotar 90 puntos y 91 de valoración, da rabía que precisamente no haya sido el rival quien te haya vencido. Nando de Colo consiguió 23 puntos - 13 desde el tiro libre - y el Chacho se lució con 21 tantos. El Real Madrid cometió 32 faltas, lo que significó 42 tiros libres para el CSKA de Moscú que se jugará con Anadolu Efes el título de campeón. Real Madrid y Fenerbahce lucharán por el tercer puesto.

Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net

No os voy a engañar. Mi viaje a Vitoria iba a ser un premio, hiciese lo que hiciese después el Real Madrid. Por supuesto que les animaría como el que más, pero después de lo vivido durante los dos últimos años, crónica tras crónica, me iba dando cuenta lo que cuesta llegar aquí y ese simple hecho, debía considerarse éxito. Aunque le verdadero éxito sería volver el lunes a Madrid con el segundo galardón consecutivo, nunca iba a dejar de pasar la ocasión para conocer la atractiva población de Aretxabaleta. Tocaba disfrutar del paisaje, aunque de lo que uno pudo aguantar el primer día, fue un jarro de agua literal por el mal tiempo en la zona y una vergüenza ajena en las últimas horas del día, resignado, pero conforme tras saber, que lo que pasó en la semifinal CSKA Moscú vs Real Madrid, se vio en todo el mundo. Porque no ganó el CSKA Moscú, tampoco perdió el Real Madrid. Ni siquiera los más de 3000 aficionados llegados de Madrid o los numerosísimos de Baskonia que curiosamente, aplaudían cualquier acertada acción del equipo que les dejó fuera de “su” Final Four. En la noche de ayer, se produjo el milagro de Vitoria, donde Boultauzer, Ryzhyk y Panther se erigieron en los protagonistas de la noche, eclipsando incluso, el partidazo anterior marcado por Shane Larkin.

clorin 1200 200

Sí, el Real Madrid perdió por los árbitros. Podéis mirar estadísticas, el partido del Chacho y el de Llull, el de De Colo o el de Taylor, la diferencia porcentual de los triples… lo que queráis. Pero que exista un diferencial de +10 en faltas señaladas y un -18 en tiros libres lanzados, para el Real Madrid, supone jugar todo un partido con un peso que no tenías al principio de la noche. Un partido que empezó con un nombre propio, el de Edy Tavares, que amenazaba con hacerse el dueño del partido. El caboverdiano hizo un primer cuarto inmaculado con 6 puntos 7 rebotes y 3 tapones. Solo un rebote menos, que todo el CSKA el primer cuarto, que se vio superado por el Real Madrid en todas las facetas. Un 33% de acierto solo pudieron conseguir los rusos con Edy Tavares copando la zona. Gracias a ello, el Real Madrid pudo marcharse 7-13 a los 5 minutos, con tan solo una jugada en juego del CSKA Moscú. El Real Madrid era totalmente dominador del juego, hasta que los cambios de ambos equipos, desequilibraron la balanza al cuadro ruso, con un parcial de 7-0 en los dos últimos minutos del primer cuarto, para dejar el resultado final 18-22 del primer cuarto.

Y para el segundo cuarto, pudimos disfrutar del talento de Sergio Rodríguez, cuando el tinerfeño está enchufado. Es un jugador, que estando encendido, es imparable y dominador de cualquier partido. Gracias al talento del chacho, el CSKA Moscú remontó el partido, mejorando sus porcentajes en el tiro y acercándose peligrosamente a un Real Madrid que empezaba a descender su porcentaje de lanzamiento. Los blancos, solo contaban con el acierto de Trey Thompkins en este segundo cuarto, para mantener igualado un encuentro que ya se empezaba a emborronar. Así se confirmaba la remontada con un triple de Peters poniendo el 34-33 en el minuto 15. A todo esto, Sergio Rodríguez llevaba 14 puntos al descanso con 3 asistencias, siendo junto a Kyre Hines, el único jugador del CSKA Moscú que anotaba más de una canasta en juego en toda la primera parte. El Real Madrid intentaba no ceder el liderato del partido a pesar del 41% de acierto, con el que los blancos llegaron al descanso. Acierto que vino de la mano de Fabien Causeur que apareció en 4 minutos, anotando 9 puntos. Los blancos mejoraron en defensa y consiguieron recuperar cuatro balones en esta primera parte para llevarse el partido al descanso 43-45. El Real Madrid, mejoró con la entrada en cancha de Causeur y el descanso de Sergio Rodríguez, pero el partido se presentaba muy duro. No solo por la grandeza de ambos equipos, sino también por las faltas señaladas, donde curiosamente, el Real Madrid ya había cometido 13 personales y había llevado al equipo ruso, hasta en 15 ocasiones al tiro libre.

Pero curiosamente, la salida de vestuarios no fue un arma para ninguno de los dos equipos, sino para el trío arbitral, que no pitaba nada en un primer minuto de desconcierto con batallas entre Campazzo y Sergio Rodríguez, donde los árbitros permitían el contacto, algo que se negaron a hacer en la primera parte del partido. El CSKA Moscú fue el primer equipo en darse cuenta del cambio de criterio arbitral y aumentó la intensidad defensiva, dificultando los ataques del Real Madrid que continuaba bailando por el 40% en tiros de campo. El equipo ruso colocó el partido en el barro, desquiciando el juego del Real Madrid que se veía con 4 personales en 4 minutos de juego. A pesar de ello, con la conducción de Campazzo, llegaban los mejores minutos del Real Madrid en el partido tanto en defensa como en ataque. Jeff Taylor sujetaba a un nervioso Sergio Rodríguez que continuaba con la bondad arbitral para seguir sumando minutos en cancha, que sus defensores, debían ver, obligados, desde el banquillo. Ya en esos minutos, los árbitros empezaban a perder los papeles, no permitiendo la escapada del Real Madrid, ya sea por tiros libres de Nando De Colo o sobretodo por las faltas señaladas al Real Madrid, que lógicamente, dejaba cojo todas las rotaciones del equipo de Pablo Laso. A pesar de todos estos factores, nunca deseables, el Real Madrid se olvidó de los problemas mentales y con Campazzo y Randolph como lanzadores, el Real Madrid se volvía a escapar en el marcador 51-65 minuto 26. Los dos jugadores madridistas, sumaban 10 puntos cada uno al final del tercer cuarto y propiciaron la máxima diferencia en el marcador para su equipo. Y entonces comenzó el duelo francés del partido. Nando de Colo por un lado y Fabien Causeur por el otro, pero el duelo terminó siendo muy desequilibrado. Porque cuando Causeur tenía el balón buscaba el aro con urgencia para anotar 7 puntos en el final de este cuarto para quedarse con 16 puntos totales, mientras que su compatriota Nando de Colo anotaba 6 de sus 9 puntos desde el tiro libre. 14 lanzamientos desde la personal, tuvo el equipo ruso a su disposición en este tercer cuarto ante un Real Madrid, que pese a las faltas, seguía luchando manteniendo ventajas superiores a los 10 puntos. Ahora sí, el nivel defensivo del Real Madrid era castigado por los colegiados 9-4 en faltas en este cuarto. Gracias al 12/14 en tiros libres del CSKA, el equipo ruso pudo anotar 22 puntos para irse con una desventaja de 65-73.

El dominio del Real Madrid era total, con casi 50% en tiros de campo, 29 rebotes y 13 asistencias, con 6 tapones y 80 de valoración. Pero las 23 faltas sancionadas, dejaban muy tocados a los jugadores blancos, con 4 faltas de Rudy y 3 de Campazzo, Causeur, Tavares y Taylor. Lo que nos quedaba por conocer, era sí el baloncesto podría con todo o la mano de terceros seguiría su curso. En quince segundos lo vimos, con la primera falta personal del Real Madrid en el último cuarto. Además, el regreso de Sergio Rodríguez al partido que realizaba un partidazo con 23 puntos y 4 asistencias. Chocaba con el mal partido de Sergio Llull, que se le vio desanimado y con sensaciones negativas. Y para mas INRI, seguía habiendo tiros libres, junto a una técnica a Pablo Laso donde se le vio perder los nervios por la nefasta actuación arbitral. Y es que si CSKA había lanzado 14 tiros libres en el tercer cuarto, ya eran 13 en el último cuarto. Hasta mi persona, desde el gallinero del Buesa Arena, me afectaba las señalizaciones arbitrales, que terminaron por convertirse en los protagonistas del partido. Y a todo esto, el Real Madrid seguía por delante 76-80 minuto 35. Pero al show de De Colo 13/14 en tiros libres y Sergio Rodríguez 23 puntos, se le juntó Will Clyburn con 3/4 en triples que terminó de sentenciar el partido.

90 puntos 52% en tiros de campo 36 rebotes 16 asistencias 8 pérdidas 7 tapones y 91 de valoración, que no pudo terminar ganando y seguir con la ilusión de luchar por la Euroliga. Todo gracias, al milagro de Vitoria.