Euroliga Jornada 07: Estrella Roja 60 Real Madrid 75

El regreso del muro

Cargando...

A la cuarta llegó la primera victoria del Real Madrid, como visitante, en la Euroliga. Un 7/9 en triples del último cuarto, auparon a los blancos que iban perdiendo al final del tercero. Gran partido de Usman Garuba, que volvió a disputar todo el último cuarto completo, pero mención especial para Edy Tavares que volvió a ser decisivo con sus 11 puntos y 9 rebotes, además de 5 tapones, aunque nos parecieron pocos.

Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net

Primera prueba importante del Real Madrid, para conocer si las buenas sensaciones vistas en Vitoria el pasado domingo, duraban más de cuatro días. Y es que anoche el Real Madrid volvía a su némesis en esta Euroliga. Contaba por derrotas, todos sus partidos europeos fuera del WiZink Center además de no realizar un buen juego en ellos. Utilicemos el símil invernal, para explicar que, lo que le pasa al equipo de Pablo Laso, es que en los pabellones de la Euroliga haya un virus que dificulte las maniobras madridistas, sin fijarnos si quiera en el rival. Para más inri, los más afectados por éste imaginario “virus”, parecían ser Facundo Campazzo y Edy Tavares que en las tres derrotas consecutivas, no tenían los números habituales de temporadas anteriores. El rival de anoche, era el Estrella Roja, un rival muy incómodo en su casa, donde solo el FC Barcelona sacó victoria esta temporada. Aun así el Stark Arena, nos traía buenos recuerdos a la plantilla blanca, primero porque el último duelo disputado entre ambos, Luka Doncic anotó un triple en la última jugada para llevarse el partido y dos meses después, el Real Madrid levantaba la décima Euroliga con el famoso palmeo de Trey Thompkins ante Fenerbahce.

Pero el momento de forma del equipo de Pablo Laso, no dejaba tiempo de mirar el pasado, sino al presente. Con un balance de 3-3 y la sombra del clásico a una semana vista, los blancos debían volver a sacar su carácter y su calidad para superar a un intenso Estrella Roja. Sorprendía Pablo Laso con la inclusión de Sergio Llull en el quinteto inicial, acompañando a Facundo Campazzo. Tras su canasta ganadora contra Baskonia, Gabriel Deck volvía al quinteto junto a Anthony Randolph y Edy Tavares. La inclusión del jugador de Mahón, hacía suponer un juego más alegre y rápido por parte madridista, aunque la realidad me volvió a regalar un “zasca” directo. Y es que al Real Madrid, le costaba anotar en el partido y más, con los intentos de Gabi Deck, quien fue el protagonista de las primeras acciones blancas, pero sin suerte. De la misma manera, Estrella Roja tampoco veía con facilidad el aro blanco, puesto los madrileños estaban bien concentrados en defensa. Era de los poco que el Real Madrid podía sacar pecho porque el único triple de Llull en el primer cuarto, sirvió para que los blancos lograsen un 2-7 en 5 minutos. Y precisamente era el triple el verdadero talón de Aquiles del Real Madrid en la noche de ayer, donde los blancos se empecinaban en arreglar. Un hecho que fue aprovechando Estrella Roja gracias a la experiencia de James Gist que anotaba 6 de los 9 puntos de su equipo para remontar el partido. Un partido lleno de errores, que al menos nos dejaba unos buenos minutos de Edy Tavares, tanto en ataque como en defensa y que anticipaba su gran partido en la tarde de ayer. Un primer cuarto que se cerraría con un triste 9-12 para el Real Madrid. Un Real Madrid que estaba en un 28% en tiros de campo y un preocupante 1/9 en triples. No era tan alarmante, puesto no llevaban ninguna pérdida de balón y contaban con 10 rebotes. Y además, Estrella Roja solo consiguió 9 puntos con el mismo 28% en tiros, pero ya 3 balones perdidos.

No era, ni mucho menos, un primer cuarto para recordar. En un partido donde se observaba con lupa el trabajo de los de Pablo Laso, los blancos no aprobaron en ataque. Aunque dentro de la sequía madridista, sobresalía Edy Tavares con 4 puntos 2 rebotes y 2 tapones en el primer cuarto. Pero el partido era muy importante y eso que solo estamos empezando Noviembre. Pero Pablo Laso mantuvo en el inicio del segundo acto, tanto a Campazzo como Tavares quienes, como dijimos al principio, deben de ser las “patas” más importantes para sujetar el proyecto de esta temporada. Un segundo cuarto que comenzaba con el mismo escaso acierto del primero y con un parcial de 2-2 en dos minutos. Pero el Real Madrid estaba intenso en defensa y con dos recuperaciones de Fabien Causeur, los blancos pudieron correr y realizar un parcial de 3-10 con Laprovittola en cancha. Y es que solo podemos aplaudir el partido del base argentino, que anotaba 5 puntos con 3 asistencias y 3 faltas recibidas en los 6 minutos que estuvo en cancha. Con el manejo de Lapro, el Real Madrid conseguía su máxima diferencia 12-22 en el minuto 15. El equipo blanco jugaba con ritmo y a pesar de un 0-7 de parcial, supieron mantener la ventaja con los 5 puntos de Jordan Mickey y los 2 puntos y 3 rebotes de Usman Garuba. Y es que los blancos necesitaron solo 6 minutos en conseguir los mismos puntos en el primer cuarto. Al contrario, Estrella Roja se encontraba con un 40% en tiros de campo y ya 6 pérdidas al descanso, jugando siempre por detrás del Real Madrid. Llegábamos al descanso con 27-33, con un buen trabajo del juego interior madridista que contradecía el horrible 3/15 desde el triple.

clorin 1200 200

Ese porcentaje del 20% en el triple, chirriaba en el aceptable 50% en tiros de dos puntos, donde el Real Madrid parecía volver a encontrarse mejor de lo que nos venía enseñando en la temporada. Y es que anoche estaba claro, o eso creía yo, que el triple no era una opción fiable para intentar levantar el partido. Ni siquiera con la salida de Jaycee Carroll que erró sus tres lanzamientos desde los 6.75. Al menos, el acierto en los aros había mejorado mucho, aunque también veíamos al cuadro balcánico enchufado en ataque. Y es que Blly Baron decidió liderar a su equipo con 9 puntos en este cuarto y acercar nuevamente a su equipo en el partido. Pero Edy Tavares estaba enchufado. El caboverdiano nos regaló un soberbio partido y mejoró en el tercer cuarto, sus prestaciones del primero, con 6 puntos 2 rebotes y 3 tapones. Si si, 3 tapones en el tercer cuarto, que sumaban 5 al final de los primeros 30 minutos de partido. Pero no se iba a quedar atrás el Crvena Zvezda y gracias a sus 5 triples del tercer cuarto, volvían a poner en aprietos al Real Madrid, recordándonos el 8/10 que encestó Baskonia también en 10 minutos el domingo. Este acierto sirvió para apretar el marcador 40-45 en el minuto 25, puesto el Real Madrid seguía gafado desde la línea con 0/7 en este cuarto, lo que sentenció la sangría desde el arco, en 3/22 en 3 cuartos, un 13% de efectividad. Y este desajuste en el triple, permitió la recuperación en el marcador de Estrella Roja y la locura en el Stark Arena. Por tanto los 16 puntos del Real Madrid llegaban desde la zona, puesto ni siquiera consiguieron lanzar ningún tiro libre en este cuarto. De todo eso, se aprovechaba Estrella Roja para remontar e irse al final del tercer cuarto con ventaja 52-49.

Y antes de iniciar el último cuarto, la batalla se centraba en el acierto en el triple, puesto que en el resto de estadísticas, el partido estaba igualadísimo como indicaba el 53-52 en valoración. Pero el 50% en el triple de Estrella Roja, avergonzaba al pírrico 13% madridista con su 3/22. Nadie esperaba, yo el primero, que el Real Madrid podría llevarse el partido gracias al tiro exterior. Más bien confiaba en la recuperación de Tavares con 10 puntos 4 rebotes y 5 tapones en 3 cuartos y en Facundo Campazzo quien, pese a llevar solo 6 puntos, continuaba con 4 rebotes 2 asistencias y 2 robos de balón. Pero solo 40 segundos después del inicio del último cuarto, Rudy Fernández decidió que las estadísticas están para romperlas y anotó el primer triple del cuarto para empatar el encuentro. Fue como quitar el tapón transparente de ese aro porque los dos siguientes ataques, fueron 1/2 en triples, para dejar la estadística en 5/25 20% en triples en 34 minutos. Entonces se dio la vuelta a la tortilla y el equipo blanco empezó a enchufar triples como locos en este cuarto, mientras que Estrella Roja no encontraba respuesta. Y es que los serbios eran ahora quien se encontraba el tapón en su aro, junto a la sombra de la enorme figura de Edy Tavares. Si el primer cuarto era para borrarlo, sería buena idea grabar encima, los últimos 6 minutos de anoche del Real Madrid. Consiguieron un 5/5 en triples, que “estropeó” Edy Tavares con un lanzamiento al final de la última posesión. Además Estrella Roja no anotó canasta alguna hasta el minuto 6 del cuarto, ya con un resultado 54-61 para el Real Madrid en el minuto 36. Pero el 7/9 en triples del Real Madrid en ese espacio de tiempo desesperó al Estrella Roja. Y es que, si llegábamos al final del 3º cuarto con 2/8 en triples entre Rudy y Llull, los dos campeones del mundo hicieron en este cuarto, 5/7 para sentenciar el partido. Eso provocó que ambos jugadores superasen los 10 puntos, con Campazzo todo el cuarto en el banquillo. En ataque estaba todo controlado, pero en defensa las cosas estaban superlativas con Edy Tavares consiguiendo 11 puntos 9 rebotes y 5 tapones, con la ayuda de Usman Garuba que volvió a jugar el último cuarto completo para cerrar su partido con 4 puntos y 8 rebotes. Con esta primera victoria fuera de casa, el Real Madrid ya pone la vista a su doble duelo en el WiZink Center, el domingo en Liga Endesa contra Unicaja y el jueves que viene, el clásico de Euroliga contra el FC Barcelona.