El tapón de Randolph

Cargando...
xxxxxxxxxx

El tapón de Randolph. Uno de los mejores highlights de la historia del baloncesto europeo. Si acabas de aterrizar desde Marte y aún no has visto la acción en cuestión, remédialo ahora mismo y búscala porque regresarás a aquel planeta de golpe. Sí, lo de Anthony Randolph sobre Joey Dorsey fue una marcianada descomunal.

La chapa es colosal. Indiscutible. Randolph se equivocó al desentenderse de la segunda acción y facilitó la cesta posterior de su compatriota. Indiscutible también. Pero en este caso el purismo se lo dejo a los entrenadores o a los enfermos de la pizarra, ya que defiendo con firmeza que la boina de Randolph dispara a este maravilloso deporte mucho más allá del mero pragmatismo.

[caption id="attachment_11084" align="alignright" width="300"]Imagen de la Agencia LOF Imagen de la Agencia LOF[/caption]

Esa acción es buena para el baloncesto por infinitos motivos. Porque todos los que estábamos viendo el partido soltamos un "ohhhhhhh" espontáneo de admiración. O más que de admiración, de puro flipe. Porque fue en un Clásico, que nunca es una función cualquiera aunque la obra se repita en el teatro con mucha más frecuencia que antes. Porque gracias a esa jugada se habla de basket en los medios. Sí, ya sé que no debería ser así. Soy de los que piensan que el baloncesto, bien cuidado, con pasión y con buenas historias, llega a la gente. Pero es innegable que el espectáculo vende. Y esta boina ha ocupado páginas comunes y digitales, minutos de radio y tiempo televisivo. Enhorabuena a los fotógrafos que captaron la belleza del tapón de Randolph, vosotros sois imprescindibles para convencer a la gente de que las cestas molan mucho.

Muy buena para el baloncesto. Porque es que Dorsey va a matar de lado y este bicho se juega la muñeca, el radio, el cúbito, el antebrazo y la salud entera. Porque es irreal. Porque incluso aquellos que no conocían a ninguno de los dos actores han alucinado con esta maravilla. Porque sí, demonios, porque los que amamos este deporte necesitamos momentos como éste. Mil GIFS, mil ángulos, mil repeticiones, mil enlaces, mil veces. No aconteció en la NBA, sino en la Copa de Europa y entre dos equipos ACB. El tapón de Randolph. Una bendición caída del cielo... o de Marte.