Liga Endesa Semifinal Partido 1: Real Madrid (1) 94 Bitci Baskonia (0) 84

Faltan bases, sobra talento

Cargando...

El Real Madrid logró el primer punto de la eliminatoria tras vencer a Bitci Baskonia en un gran tercer cuarto de Fabien Causeur que anotó 14 puntos sin fallo. Durante el primer cuarto se lesionó Sergio Llull y los blancos tuvieron que improvisar la subida del balón para seguir compitiendo el partido sin base, más allá del canterano Juan Núñez. el 50% en triples y el doble doble de Tavares, dan oxigeno a los blancos, que necesitan urgentemente un base.

Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo

Las semifinales de la Liga Endesa llegaban al WiZink Center con la “sorpresa” de Bitci Baskonia como rival del Real Madrid. El equipo vitoriano, se deshizo no sin dificultades de Valencia Basket en una eliminatoria donde no hubo nunca victorias locales. Sea o no fuese favorito, Baskonia llegaba a Madrid con ansia de robar una victoria al Real Madrid que esperaba rival desde el pasado sábado cuando venció a Baxi Manresa con un gran Gabriel Deck. Y aun habiendo tenido más días de descanso, el Real Madrid perdía a Alberto Abalde que se encontraba entre algodones y donde Pablo Laso tiraba del joven Urban Klavzar para completar un roster ya mermado por la falta de bases lo que complica sobremanera la posibilidad de cualquier equipo a terminar logrando el objetivo final, ganar la Liga Endesa. Por segundo año consecutivo, el Real Madrid se encontraba canino de bases con las lesiones de Carlos Alocén y Williams-Goss, además de todo el affaire de Thomas Heurtel. Definitivamente, Pablo Laso debía terminar la temporada con Sergio Llull y Juan Núñez.

clorin 1200 200

Aunque también es verdad, que ya ha habido partidos esta temporada donde Fabien Causeur y Adam Hanga, han ayudado a subir el balón en diversos minutos de los partidos, aunque ello parezca parecer que desconecten de su rol habitual. Y Pablo Laso decidió probar a ambos como titulares en la noche de ayer, junto con Jeff Taylor, Guerschon Yabusele y Edy Tavares. El comienzo del partido nos trajo un inicio incierto ya que los puntos del Real Madrid llegaban de la mano de Tavares debajo de canasta y con un curioso 0/3 triples de Fabien Causeur en tres minutos. Además, la incomprensible – los semicírculos pintados en las zonas tienen su función – segunda falta en ataque de Adam Hanga, descolocaba los planes de Laso que ya debía tirar de Sergio Llull a falta de algo más de 6 minutos para acabar el primer cuarto. A todo esto, Bitci Baskonia anotaba su primera canasta en juego del partido cinco minutos desde el comienzo del partido para afrontar su primera ventaja, que duró muy poco tras el triple de Sergio Llull para colocar el 8-6 en el minuto 5. El triple de Llull, que era el primero tras 5 errores consecutivos y que de nuevo hizo vibrar al madridismo con la mejor versión del capitán blanco. Y es que el 23 blanco, aprovechó su buena mano para anotar hasta tres triples consecutivos y arreglar de un plumazo el porcentaje exterior del Real Madrid que terminó siendo un 5/11 en el primer cuarto con la ayuda inestimable de Rudy Fernández. Y es que el mallorquín se unió a la fiesta de Sergio Llull para anotar los otros dos triples y volver a dejar jugadas delicatesen ante un Bitci Baskonia que poco a poco empezaba a reaccionar gracias a su 50% desde el triple. Todo parecía perfecto en el Real Madrid que dominaba 19-13 en el minuto 8 hasta que llegaba la lesión de Sergio Llull que le dejó KO para el resto del partido y mucha incertidumbre en la cúpula del Real Madrid al ser el último base puro de la plantilla sin sufrir lesión. Y en shock se quedaba el Real Madrid que vio como le recuperaba Baskonia su desventaja y llegar al final del primer cuarto con 22-19 para el Real Madrid. El flojo comienzo dejó un final apoteósico de anotación, pero los porcentajes se mantenían cercanos al 40% y donde el Real Madrid anotaba hasta 5 triples. De los 22 puntos, 17 fueron anotados entre Rudy Fernández y Sergio Llull.

Y si hablamos de que los puntos llegaban del exterior, mirábamos extrañados el 33% del tiro interior del Real Madrid que eso sí, marcaba diferencias con Bitci Baskonia con 14 rebotes – 7+7 – en el primer cuarto donde Edy Tavares ya sumaba seis rechaces además de 4 puntos. Su descanso lo iba a aprovechar Vincent Poirier en un Real Madrid que ya contaba con la novedad de Juan Núñez tras la lesión ya comentada de Sergio Llull y donde el joven madrileño brilló en el movimiento del balón repartiendo 3 de las 5 asistencias madridistas en el segundo cuarto. La diferencia residía en defensa, donde dos veteranos como Granger y Baldwin se aprovechaban del físico del madrileño para anotar 10 puntos en este cuarto con 7 del base neoyorquino que empezó a liderar a su equipo hasta igualar nuevamente el resultado. Un resultado que siempre iba siendo favorable para el Real Madrid gracias al trabajo de Vince Poirier que anotaba 7 puntos en este cuarto para mantener el 32-28 en el minuto 15 de partido. Y durante un momento vimos a dos equipos en un toma y daca en ataque con mejores porcentajes en el juego interior y donde Baskonia le devolvió al Real Madrid los 14 rebotes del primer cuarto con 9 de esos rebotes, de manera ofensiva. Y es que del 7-5 de parcial, llegamos a un 2-4 en tres minutos donde ambos equipos volvían a superar los 20 puntos anotados en un cuarto y llegábamos al descanso con un 44-42 para el Real Madrid. Nuevamente tanteo igualado que los rebotes prometían ventajas al equipo más poderoso.

Porque el Real Madrid ganaba por dos al descanso, pero llevaba 3 rebotes de más en un partido que ambos equipos llevaban un 40% en tiros de campo. Ahora bien, el partido estaba igualado con un Real Madrid que ya tuvo que disponer de 9 minutos de Juan Núñez ante la baja de Sergio Llull y a las faltas señaladas a Adam Hanga, lo que hizo de la primera parte madridista, una heroicidad. Y es que en el baloncesto, jugar sin bases, es un suicidio en un partido de playoffs donde todo cuenta. Y mientras nuestras quejas eran descritas, Adam Hanga primero y Gaby Deck después, nos alimentaron con un parcial tremendo que dejaba ya diferencias por encima de la decena de puntos y a Bitci Baskonia sin anotar. Y es que, en apenas tres minutos, el Real Madrid realizó un parcial de 15-0 con 5 puntos de Deck, 4 de Hanga y el resto de Fabien Causeur. Porque el bretón decidió coger los mandos del equipo blanco para el 59-44 del minuto 25, con una sola canasta de Bitci Baskonia y ya 4 pérdidas de balón. Trataba de reaccionar Baskonia con 8 puntos de Alec Peters y los 9 puntos en 3/3 triples de Matt Costello. Pero a todo intento vitoriano, respondía el Real Madrid con una nueva canasta de Fabien Causeur que respondía con 14 puntos sin fallo y un 4/4 desde el triple en el tercer cuarto. Y todo esto con el propio Causeur, Hanga o Deck subiendo el balón ante la baja de Sergio Llull y el descanso de Rudy Fernández. Y es que el triple era un arma que fue anulada por ambos equipos ya que se llegaba al 50% de acierto cuando aún quedaban 10 minutos por jugar. Por ello era entendible el 30-21 del tercer cuarto que finalmente fue decisivo en el partido que llegó con un 74-63 para el Real Madrid, al final del tercer acto

Eran 11 puntos de ventaja para el Real Madrid pero sin la sensación de tener el partido cerrado ya que un bajón anotador en cualquiera de ambos equipos, echaba por traste el gran partido de ambos conjuntos. Y si hablamos de rebajar la anotación rival, hablamos del mayor talento de esta temporada que tiene el Real Madrid que es su defensa. Incluso más allá de la intervención arbitral habitual en partidos de playoffs que volvió a aparecer en la noche de ayer. Pero más allá de decisiones arbitrales, el Real Madrid realizaba un parcial de 13-5 en 5 minutos para el 87-68 del minuto 35, donde los 5 puntos de Baskonia llegaban con apenas 4 tiros permitidos por la maravillosa defensa del Real Madrid, recordémoslo, sin base puro. Y ya con el partido decidido, fue el momento en que los árbitros se permitieron el lujo de abusar de los dos canteranos madridistas con un parcial de 2-12 en 3 minutos y con -8 de valoración para Núñez y Klavzar para maquillar el resultado final de un partido que el Real Madrid supo pelear con coraje, intensidad y con un 50% en el triple que supo a gloria en el primer partido. Cinco madridistas superaron los 10 puntos anotados y seis los 10 de valoración siendo Edy Tavares el mejor con 12 puntos y 13 rebotes para 24 de valoración en 24 minutos. Ojalá las sensaciones continúen, pero el aficionado madridista se va a la cama, después de aguantar un partido a las 22 h, contento con la victoria pero inquieto con la escasez en el base.

Más vídeos del partido en Youtube