Especial PoblaFM en la Copa de Vitoria

Hasta el final, se puede Real

Semifinales BASKONIA 99 - REAL MADRID 103

Cargando...

El Real Madrid volvió a clasificarse para una final de Copa del Rey por 4ª vez consecutiva gracias a un gran esfuerzo e intensidad remontando 8 puntos en 3 minutos para llegar a una nueva prórroga y llevarse el encuentro. Doncic (23) Llull (23) Randolph (20) y Ayón (13) fueron los ejecutores blancos que dejaron helado el Buesa Arena de Vitoria.

ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo

El Real Madrid lo ha vuelto a hacer. Volvió a levantarse cuando todo parecía perdido, ante un rival como Baskonia que jugaba en casa y con toda su afición – y la del resto de equipos – a su favor. Parecía estar muerto a falta de 3 minutos estando 8 abajo tras desperdiciar 13 puntos de diferencia, pero nuevamente sacó su raza, su intensidad, el lasismo para volver a conseguir una proeza pocas veces vista y últimamente siempre vienen vestidas de blanco. A diferencia del partido del jueves, el Real Madrid salió bastante acertado en el juego consiguiendo un 9-9 en el minuto 5 de partido. Curiosamente el juego madridista se inmiscuía más en el juego interior que en el exterior. Solo 1/3 en triples el conjunto blanco en el primer cuarto tras los 43 triples lanzados en el partido de cuartos de final. Dos triples consecutivos de Andrea Bargnani destacaban al equipo vitoriano 17-12 en el minuto 7. Los blancos ya solo serian capaces de anotar a través del tiro libre mientras que los triples – 4/11 en el primer cuarto – daba ventaja a Baskonia en el primer cuarto, 20-15.

Un primer cuarto de poder a poder donde ambos equipos conseguían varios rebotes ofensivos – 5 Baskonia y 4 Real Madrid – para intentar paliar los malos porcentajes de tiro de ambos equipos, lógico debido a la intensidad e importancia del encuentro. Un mal primer cuarto blanco salvado por el desacierto de Baskonia y por el buen manejo de balón ya que solamente 1 pérdida de balón contabilizaba el club blanco. En el segundo cuarto, como ya viene siendo habitual, volvió a ser el de Luka Doncic. El crack de Liubliana anotaría 13 puntos con 5/6 en tiros de campo 3 rebotes y 2 asistencias. Él solito junto con la revelación de la Copa – Anthony Randolph 10 puntos en el segundo cuarto – conseguía dar un parcial de 2-10 para el Real Madrid en apenas 3 minutos para poner de nuevo por delante al equipo de Laso. Aparecería por fin Shane Larkin para liderar a su equipo para nuevamente igualar el partido, pero esta vez seria Anthony Randolph quien con dos triples consecutivos ponía en franquicia al Real Madrid 31-38 en el minuto 17 de partido. Empezaban a bajar los decibelios de la ruidosa y numerosa afición Baskonista que llenaba las gradas del Buesa Arena viendo como el Real Madrid había cortado de raíz el acierto de Baskonia que se quedaba en escasos 15 puntos durante el segundo cuarto. Los puntos seguían cayendo por parte madrileña hasta los 29 conquistados – 23 entre Doncic y Randolph – para dar ventaja madridista de hasta 11 puntos, rebajada al final del segundo cuarto por un rebote ofensivo y canasta posterior de Chase Budinger que dejaba el marcador en 35-44 para el Real Madrid al descanso.

Los vascos habían detenido su acierto en el 42% que ya tenían en el primer cuarto mientras que los blancos llegaban al 50% gracias al espectacular 12/18 en tiros del Real Madrid en el segundo periodo. No solo llegaba el Real Madrid con +9 al descanso y con 50% de acierto, también seguía con su buen manejo de balón cediendo solamente 3 perdidas durante la primera parte mientras eran 6 las realizadas por los jugadores vitorianos. Sin (lógicamente) lanzar las campanas al vuelo, el Real Madrid parecía tener el encuentro controlado y en buena posición para llevarse el partido y conseguir su cuarta final copera consecutiva.

Todo parecía encaminado a ello cuando en apenas dos minutos recién iniciado el tercer cuarto, un parcial de 6-2 ponía ya la máxima diferencia favorable al Real Madrid, 50-37 en el minuto 22 de partido. Pero si existe un equipo con un carácter parecido al del Real Madrid, ese es el “Carácter Baskonia” que en apenas 3 minutos y de la mano de Larkin (5 puntos)  y Hanga (10 puntos) provocaban un parcial de 11-0 que volvía a poner a tiro al conjunto de Sito Alonso 48-50 minuto 15. Nuevamente el incendio en la grada, otra vez los canticos en contra del Real Madrid de todas las aficiones presentes en el Buesa Arena. Nuevamente el Real Madrid era el equipo a batir no solo deportivamente. Intentaban los blancos escaparse nuevamente en el marcador gracias a los 8 puntos en el tercer cuarto de Sergio Llull pero esta vez Baskonia estaba decidido a no dejar la oportunidad de batir en su propia cancha al líder de todo esta temporada. Un nuevo palmeo final de Budinger dejaba la diferencia nuevamente exigua para los intereses blancos 64-68 al final del tercer cuarto.

Envidiable seguía siendo que los blancos tenían un 6/12 en triples, raro en un equipo que prácticamente podría tener esa estadística en un solo cuarto. Esta vez sí, hasta 7 perdidas tuvieron los madridistas en el tercer cuarto propiciada por la intensiva defensa vitoriana que encontraba en Voigtmann a su mejor hombre con 6 puntos 8 rebotes y 4 asistencias tras 30 minutos de juego. En el Real Madrid, Rudy Fernández no necesitaba de anotar para llevar ya 5 rebotes y 5 asistencias en 18 minutos sobre la cancha. Comenzaba la batalla final del último cuarto con un triple del mejor hombre de Baskonia ayer Rodrigue Beaubois  - 27 puntos anoche – otra canasta de Voigtman y un triple de Larkin que ponía el 74-81 en el minuto 35 y provocaba el miedo en los aficionados madridistas destinados al Buesa Arena. No parecía reaccionar el conjunto blanco que lo intentaba de la mano de Luka Doncic – 23 puntos anoche – que anotaría los 5 puntos del Madrid en los 2 minutos siguientes para mantener a su equipo dentro del partido, hasta que un nuevo triple – 3/3 ayer – de Anthony Randolph, ponía al Real Madrid a 5 puntos – 87-82 – en el minuto 37. De nuevo los fantasmas de partidos anteriores aparecían por las cabezas de los aficionados, pero es bien sabido y reconocido que el Real Madrid nunca muere en vano y que pelearía hasta el final. Tanto es así que Baskonia ya solo anotaría una canasta en esos 3 minutos y perderían 2 balones, mientras el Real Madrid conseguiría un 2-7 de parcial con un fantástico triple de Sergio Llull que llevaría el partido a la prórroga 89-89.

Otra prórroga más para el Real Madrid tras la ya jugada el jueves contra Morabanc Andorra. Los explosivos 17 puntos de Sergio Llull en la segunda parte le vinieron fenomenal al Real Madrid para acompañar los 19 de Randolph y los 23 de Luka Doncic y paliar algo los escasos 7 puntos que había conseguido un especialista como Gustavo Ayón. Pero el mexicano tenía aun un AS debajo de la manga. El titán de Nayarit conquistó dos 2+1 para dar aire a su equipo 96-100 a falta de dos minutos de acabar el partido. Posteriormente dos robos más, uno de Nocioni y nuevamente de Ayón, provocaron una falta personal táctica para parar el tiempo sobre Sergio Llull que prácticamente dejaba finiquitado el encuentro ante la algarabía de la afición madridista que puño en alto celebraba la consecución del pase a la gran final de esta tarde. Terminaría el partido con victoria madridista 99-103 con la lógica alegría de los merengues que contrastaba con las caras de todo el pabellón, en silencio, viendo nuevamente como los jugadores de Pablo Laso llegaban a una final de Copa del Rey, la cuarta consecutiva, la quinta en seis años. Nuevamente el carácter del Real Madrid volvió a salir en los momentos más complicados para volverse a levantar. Esta tarde, los blancos volverán a luchar por un nuevo título de Copa del Rey contra el Valencia Basket que ganaba en la segunda semifinal al FC Barcelona Lassa por 76-67. Si los blancos ganan, sería el 26º de su historia, el 4º consecutivo y el 5º en apenas 6 años. Esperemos daros esa buena noticia desde PoblaFM.

Las ruedas de prensa

La celebración de la afición