Liga Endesa Jornada 18: Real Madrid 95 Retabet Bilbao Basket 65

Imparables

Cargando...

Un parcial de 38-8 entre el segundo y el tercer cuarto, tumban a Retabet Bilbao Basket ante un enorme Real Madrid, donde todos los jugadores cumplen ofreciendo sus mejores virtudes durante el partido, Edy Tavares fue el mejor con 13 puntos 11 rebotes y 6 tapones. Maravillosa ovación de la afición del a Álex Mumbrú el día de su despedida.Volvió Anthony Randolph.

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Emilio Cobos Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

clorin 1200 200

Hace dos años Sergio Llull tuvo una importante oferta para irse a la NBA. Durante aquel verano, muchos de nosotros rezábamos todo lo que sabíamos para que el menorquín se quedase en el Real Madrid. Este pasado verano, el mismo Sergio Llull sufría una gravísima lesión que le tiene parado casi 6 meses. Las dudas, el miedo y la exigencia del calendario, obligaba a los aficionados a que Pablo Laso buscase un sustituto de altura, para suplir la baja del “23 madridista”. Pero precisamente Pablo Laso, ha sabido encontrar la solución ante tantos problemas. El equipo. No tengo dudas de que Sergio Llull puede ser el mejor jugador de Europa, e incluso ser un jugador insustituible, pero durante los primeros cuatro meses de competición nos hemos acostumbrados a “olvidarnos” del Llull en cancha, con un chaval de 18 años haciendo números increíbles y un equipo que durante esta temporada guarda un balance de 30-8, un 79% de victorias. Efectivamente, es el Real Madrid. Un equipo grande en Europa y con múltiples opciones para solventar los dichosos problemas de las lesiones, pero este Real Madrid, al que casi todos daban por muerto, se presentaba esta mañana en el WiZink Center, confiado, con la ilusión por las nubes y con muchas ganas de enfrentarse a Retabet Bilbao Basket.

Y no tanto por las lesiones, pero sí por descanso, Pablo Laso decidió dar descanso a Felipe Reyes y Jeffery Taylor y devolvió 3 meses después a Anthony Randolph a la actividad. Quizás por tanta relajación y no hablar tanto de ellos, Retabet Bilbao Basket se puso por delante muy temprano en el marcador 5-10 en el minuto 4 contra un Real Madrid incapaz de anotar canasta alguna. Solo la primera de Facundo Campazzo nada más comenzar el partido, era el único débito del equipo de Pablo Laso. A los blancos les costaba acertar en el aro rival, solo un 37% en tiros de campo, con Campazzo extra motivado tanto para lo bueno – 6 puntos – como para lo malo – 2 pérdidas y 2 faltas personales. Pero bien es cierto que Reatbet Bilbao Basket, quería complicarle las cosas al Real Madrid. Un 4/8 en triples, liderado por el eterno Álex Mumbrú con 8 puntos, colocaba la máxima diferencia bilbaína, 14-19 a falta de 90 segundos. Pero las ganas e intensidad que tienen los 16 jugadores de este Real Madrid, no se dejaron amilanar por el resultado, y con un mate estratosférico de Santi Yusta, el Real Marid volvió a reaccionar. El torrejonero fue el mejor de los locales en el primer cuarto, con 7 puntos – 3 de ellos conquistados al final – para meter nuevamente a los blancos en partido, 19-21 al final del primer cuarto. Solo un 37% en tiros de campo, donde Campazzo fue el único que veía aro con fluidez y donde Walter Tavares volvía a manejarse a sus anchas en la zona con 5 rebotes en el primer cuarto. Por parte de Retabet Bilbao Basket, Álex Mumbrú era el mejor con 8 puntos de un equipo que contaba con un 57% de acierto y hasta 8 asistencias, que prometía dar guerra en el WiZink Center.

Estaba jugando muy bien el equipo vizcaíno, muy concentrados en defensa, provocando 4 pérdidas de balón en 3 minutos al Real Madrid y consiguiendo un 6-7 de parcial, con un gran acierto desde el tiro exterior. El Real Madrid se encontraba desarbolado, no solo por no anotar, sino por no poder imponer su estilo de juego. Luka Doncic aun no había anotado y los primeros cinco minutos en cancha de Anthony Randolph no fueron los más destacados de su carrera, obligando a Pablo Laso a devolver a Walter Tavares a la cancha. Solo Rudy Fernández parecía estar enchufado a canasta para mantener el partido igualado 28-31 minuto 14. Con 5 puntos consecutivos, el mallorquín se echaba el equipo a la espalda, ante un Bilbao Basket, que seguía enrachado desde la línea de tres puntos. Poco bagaje para un Real Madrid, que habíamos anticipado como una escuadra global, compartiendo balones y cumpliendo perfectamente el rol asignado. Veljko Mrsic, entrenador de Retabet Bilbao Basket, había conseguido sacar de quicio a los jugadores blancos y mantenía en silencio a las más de 9168 gargantas asistentes al WiZink Center. Pero una vez más, Pablo Laso volvió a sacarse un nuevo truco de su chistera. Relevó a Jonas Maciulis por Facundo Campazzo, dejando un quinteto muy extraño, con el argentino de base, Carroll y Rudy en las alas y Luka Doncic compartiendo pintura con Edy Tavares. Miramos los números de Thompkins y acabó con 2 puntos al descanso, pero sin problemas de faltas. Quedaban 3.08 para llegar al descanso, y tras un parcial de 5-0, el marcador era 33-31 para el Real Madrid. Era el momento de incendiar el partido, de colocar esa cerilla en el punto exacto, para que la cogiera el jugador con más acierto en el Real Madrid, como es Jaycee Carroll. Y como ya sucedió en San Sebastián la semana pasada, el alero de Wyoming volvió a calentar su muñeca, con 3/3 en triples en 60 segundos y el consecuente 9-0 de parcial. Los puntos de Carroll junto con el poderío por alto de Edy Tavares, colocaba un parcial de 11-0 en dos minutos o 15-3 en esos tres minutos con Doncic de cuatro o 20-3 en seis minutos, cuando Retabet Bilbao Basket, aun tenia el control del partido. Sí, la posición de 4 para Doncic en esos 3 minutos, quizás no fue influyente para el acierto madridista en esos 3 minutos, pero sí para saber contener a Todorovic en defensa y cubrirle la retaguardia al gigante Tavares. Ese cambio, esos 3 minutos, quizás fuesen los que sentenciaron el encuentro 48-34 al descanso. Eso y el 10/10 en tiros de campo del Real Madrid en el segundo cuarto, que pasó de un pobre 37% a un fantástico 61%. Los 11 puntos de Carroll y los 9 de Rudy Fernández, demostraban que en este equipo todos pueden ser destacar en anotación.

La única forma que Retabet Bilbao Basket tenía de volver al partido, era la de anotar y aumentar la intensidad defensiva, pero el Real Madrid encontró sus dos filones, uno en defensa – Facu Campazzo con 4 asistencias y 4 recuperaciones – y otro en ataque - Edy Tavares con 11 puntos y 9 rebotes – que en un abrir y cerrar de ojos, dejaron el partido sentenciado 59-36 en el minuto 24. Así es, 11-2 de parcial en 4 minutos, con otros jugadores distintos a los que iniciaron el parcial en el segundo cuarto. El Real Madrid era un vendaval ofensivo, no podemos justificarlo a una mala presencia de Bilbao Basket ni mucho menos, que poco podían ofrecer ante el talento de los jugadores de Pablo Laso, que ni aun superando los 20 puntos de diferencia, quisieron soltar el pie del acelerador. Como nota, el parcial de 38-8 en diez minutos de juego real, que habla muy bien del ataque madridista, pero sobre todo de la excelente defensa, con un Tavares ejerciendo de muro y un Campazzo divirtiéndose como un niño robando balones a diestro y siniestro. Sirva como curiosidad, que desde que Campazzo y Tavares se sentaron, al Real Madrid le costaba jugar más fluido y Retabet Bilbao Basket conseguía limpiar su escasa anotación. El partido ya estaba decidido en el tercer cuarto y Pablo Laso aprovechó para darle minutos a los menos utilizados, como el caso de Chasson Randle. Todo porque esta mañana al Real Madrid le salía todo de cara, rozando el 60% de acierto por el 37% de su rival y con hasta 6 jugadores valorando 11 o más tras 30 minutos. Valorando, que no anotando, ya que solo 3 jugadores tenían las dobles cifras en anotación tras el tercer cuarto, el cual se llegaría con 73-47 en el marcador. Bilbao Basket, poco podía hacer, apenas con Todorovic – 15 puntos – y Mumbrú – 10 puntos – consiguiendo la mitad de la anotación del equipo vizcaíno.

El último cuarto nos demostró que los jóvenes jugadores del Real Madrid, siguen peleando por minutos de calidad, con Yusta y Radoncic como protagonistas. El alero de Torrejón de Ardoz, fue el madridista que más minutos jugó con 28, consiguiendo 10 puntos, 3/8 en tiros de campo y 10 de valoración, demostrando su calidad y atrevimiento. Mientras Walter Tavares, aprovechó esos minutos para seguir demostrando su dominio de las alturas del WiZink Center para conquistar un nuevo doble doble con 13 puntos y 11 rebotes con 6 tapones. Luka Doncic volvía a superar los 20 de valoración con 15 puntos y 6 rebotes, uniéndose a Facundo Campazzo que lograba 12 puntos sin fallo con 4 asistencias y 4 robos. Jaycee Carroll era el máximo anotador con 16 puntos y 4/4 en triples y hasta Anthony Randolph lograba 7 puntos y 3 rebotes en su re estreno. En definitiva, una estupenda victoria de un equipo arrollador, sin nadie haciendo nada fuera de lo habitual, conociendo sus tempos y sus momentos durante los partidos. Un Real Madrid que con lesionados, sigue demostrando tener una plantilla muy apta y un entrenador que partido tras partido, continúa sorprendiéndonos. La nota agradable del partido, nos la ofreció un gigante como Álex Mumbrú que en su último partido en cancha madridista, fue homenajeado por toda la que fue su afición, agradeciéndole sus más de 20 años de esfuerzo y dedicación al baloncesto.