Euroliga Jornada 04: Real Madrid 88 Panathinaikos Opap Athens 65

Inabordables

Cargando...

Tremenda lección defensiva del Real Madrid que volvió a superar los 80 puntos y dejó a su rival por debajo de los 70 puntos. Además. los blancos, consiguieron 42 rebotes y 21 asistencias. Brillaron Alberto Abalde con 16 puntos y 4 rebotes y los 14 puntos y 7 rebotes de Yabusele. El MVP volvió a ser Edy Tavares que a sus 17 puntos - sin fallo - y 9 rebotes, lo adornó con 2 robos de balón para 31 de valoración. El Real Madrid cierra la semana como cuarto en la clasificación a una victoria&

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

Tras diez partidos jugados en tan solo un mes – ojito a eso – alguna conclusión podemos sacar de lo visto hasta ahora en el Real Madrid. Hemos hablado de la defensa, de los bases, de los exteriores, del % de triples y sobre todo del juego interior. Partiendo de una cosa clara, que el Real Madrid sigue cogiendo ritmo tras la escasa pretemporada, a los blancos aún les faltaba juntar todas esas estadísticas para conllevar a un partido perfecto. Las victorias ACB ante Morabanc Andorra donde el juego interior estuvo exultante y la victoria en el estreno Euroliga contra Anadolu Efes con Thomas Heurtel como director de orquesta, fueron los mejores partidos de los blancos, más allá del título de la Supercopa ante el Barcelona. El Real Madrid se seguía armando y anoche tendría una nueva prueba frente al campeón griego, el Panathinaikos de Ioannis Papapetrou, quien estuvo muy cerca de llegar al Real Madrid este verano. Sus más de 17 puntos y 20 de valoración sería una amenaza para un Real Madrid que seguía buscando mantener su idilio con los 80 puntos anotados, que le acercan evidentemente a la victoria.

clorin 1200 200

Evidentemente es lo que esperaba la afición y poder así rematar la semana con otra victoria, tras la conseguida el pasado miércoles contra el AS Mónaco del infalible Mike James. Repetía roster Pablo Laso para el duelo contra los griegos, pero no quinteto. Sorprendía la presencia inicial de Alberto Abalde en la posición de escolta por delante de Fabien Causeur o Jeff Taylor. El resto del quinteto lo conformaban Thomas Heurtel, Adam Hanga, Guerschon Yabusele y Edy Tavares. Y como empieza ya a ser habitual, el Real Madrid salió lanzado a buscar rápidos contrataques inciados por Thomas Heurtel (3 asistencias) y finalizados por Edy Tavares (5 puntos) para mandar ya 14-3 en 3 minutos de partido. Y es que Panathinaikos estaba desbordado en ataque, solo el gigante Papagiannis anotaba desde la zona reflejando un 2/9 en todo el primer cuarto. Todo lo contrario que el Real Madrid que volvía a anotar casi todo lo que lanzaba, que recordaba aquel 7/7 en el primer cuarto en la victoria ante el AS Mónaco. Kendrick Perry con dos triples consecutivos intentó igualar el encuentro, pero los blancos volvieron a estar en estado de gracia con 7/11 en tiros desde la zona y un fenomenal 4/6 en triples, gracias sobremanera al 3/3 de Alberto Abalde, que cuajó su mejor cuarto de manera perfecta. Hasta 12 tantos anotó el gallego que unidos a los 8 de Yabusele, sumaban 20 de los 30 puntos anotados por los blancos en el primer cuarto, además de la mitad de valoración. Un primer cuarto que se cerraba con otro triple sobre la bocina de Sergio Llull para darle victoria al Real Madrid 30-18 con un impresionante 65% en tiros de campo, 7 rebotes y otras tantas asistencias.

Se repetía pues el inicio de los anteriores partidos como locales del Real Madrid en la Euroliga. Ahora la consigna sería mantener la ventaja y no pasar dificultades. Pero el problema no vino tanto en la anotación como sí en las perdidas de balón (hasta 6 en este cuarto) y el extraño 4/8 en tiros libres que hizo que la anotación en este cuarto fuese fúnebre en comparación a lo conquistado en el inicio de partido. Apenas 5 puntos anotaba el Real Madrid en los 5 primeros minutos del cuarto, teniendo a Heurtel de base y a las dos torres Poirier & Tavares como pívots. Un caso muy extraño, aunque previsible por tal mal manejo de balón. Aunque era el único gran problema de los blancos, porque lo sorprendente residía en que su rival también multiplicaba sus pérdidas y no había ni anotado. Por tanto, se mantenía un 35-18 favorable al Real Madrid en el minuto 15 de partido. Más de 6 minutos tardó en anotar Panathinaikos en el segundo cuarto y fueron los primeros puntos de Ioannis Papapetrou que no tuvo su noche, de la misma manera que Nemanja Nedovic o Howard Sant-Roos. Porque el Real Madrid ejercía su trabajo en defensa, pese a sus malas decisiones en ataque y conseguía igualar el parcial gracias en masa al triple griego que doblaba a sus puntos en zona. Con todo ello nos marchábamos al descanso con un parcial de 12-12 para el definitivo 42-30 favorable para el Real Madrid. Es cierto que bajaba al 45% el acierto del Real Madrid y se llegaba a las 9 pérdidas de balón, pero en defensa el Real Madrid estaba sensacional, permitiendo 30 puntos a Panathinaikos con solo un 26% de acierto desde la zona, 6 asistencias y 8 pérdidas de balón.

Y ni siquiera cambió la situación de Panathinaikos en el inicio de la segunda parte, volviendo a perder 3 balones en menos de 3 minutos aunque contó con la suerte de los errores en el triple del Real Madrid que empezaron a amontonarse. Porque ahora fue al Real Madrid a quien le costó 3 minutos en anotar su primera canasta de cuarto con una nueva asistencia de Heurtel para un mate de Tavares. Y es que solo el caboverdiano veía aro en el tercer cuarto que veía como Panathinaikos mantenía su desventaja y posibilidades reales de luchar por el partido 47-39 en el minuto 25 de partido. Y es que Edy Tavares tuvo un tercer cuarto sensacional, siendo el faro de un Real Madrid perdido en ataque, que solo veía anotación de Guerschon Yabusele desde debajo de la zona en canasta en juego. Porque los blancos anduvieron listos forzando el bonus de faltas para pelearle el partido a Panathinaikos que encontró en Daryl Macon JR. A su estilete ofensivo con 11 de sus 18 puntos en este cuarto. 11 de los 20 puntos que anotaba en este cuarto Panathinaikos que, más allá de destellos personales, no conseguía meterse nuevamente en el partido. Tanto que el Real Madrid volvió a encontrar el interruptor necesario para volver a anotar en manos de Fabien Causeur, inédito en la primera parte, y que en el tercer cuarto anotaba 8 puntos importantísimos para alejar nuevamente a su equipo en el marcador aunque un  0-4 en el último minuto, dejaba todo igual que al descanso 62-50 para el Real Madrid al final del tercer periodo. Los 8 de Causeur y los 6 de Tavares también firmaron más del 50% de los puntos madridistas en el cuarto que empobreció el triple 1/8 en el cuarto y donde la mitad de sus pérdidas, residían en sus bases.

Lo positivo al menos, era que los parciales estaban igualados y que el Real Madrid mantenía aquellos 12 puntos de ventaja cosechados en el primer cuarto. Y quizás ya empieza a ser habitual que, los veteranos (Rudy y Llull), empezaban a realizar maravillas y con sendos triples, volvieron a estirar el marcador definitivamente hasta el 71-55 del minuto 33. Todo ello junto a la clásica intensidad defensiva a la que había que sumar el regreso a cancha de Edy Tavares quien decidió hacer suya la zona para 4 puntos más y dejar su estadística en un inmaculado 5/5 en tiros de dos y 7/7 en tiros libres, para sus 17 puntos 9 rebotes 2 robos y 2 tapones para 31 de valoración. Y del 1/8 en triples del tercer cuarto, pasamos a un 3/4 en este último con un Rudy sensacional que sentenció el partido con 6 puntos y 5 rebotes. Y es que los blancos recuperaron su faro en Edy Tavares, para anotar otros 26 puntos en este cuarto y tener una gran aportación de todos los jugadores del Real Madrid con 42 rebotes, 21 asistencias y 10 recuperaciones de balón, en un partido de Euroliga. Una doble cita que el Real Madrid sentencia con dos victorias y que ya le coloca en 4ª posición de la clasificación. La semana que viene, nuevo partido en casa ante Fenerbahce, pero antes, el domingo tienen partido contra la agradable sorpresa de la Liga Endesa, el leche Río Breogan.