Especial Pobla FM en la Copa de Vitoria

Insuperables

Final REAL MADRID 97 VALENCIA BASKET 95

Cargando...

El Real Madrid se convirtió por cuarta ocasion consecutiva Campeón de la Copa del Rey, la quinta en seis años. Sergio Llull fue nombrado MVP en una final donde también destacaron Anthony Randolph con 20 puntos y 26 de valoración y Gutavo Ayón con 18 puntos y 24 de valoración. Fue la Copa de la consagración de Luka Doncic que promediaría 15 puntos 7 rebotes y 5 asistencias. Con Pablo Laso como entrenador, el Real Madrid conquista su 13º título de 23 torneos oficales, un 56% de acierto.

El Real Madrid es campeón de la Copa Endesa de la ACB!! Dicho así, muchos de vosotros ni os inmutáis porque los blancos eran los claros favoritos a hacerse con el torneo. Pero es muy cierto que si analizamos los 3 partidos jugados por los jugadores de Pablo Laso contando exclusivamente los 40 minutos de juego, nos aparece un resultado global de 272-270 favorable a los blancos. Si, ganó el favorito, pero le costó sangre, sudor y lágrimas tanto de ellos como de los aficionados que estaban presentes en el Buesa Arena de Vitoria. El partido final no sería muy diferente a los ya disputados contra Morabanc Andorra y Baskonia. El Valencia Basket también tuvo que superar a Gran Canaria y Barcelona en dos partidos en apenas 24 horas pero en los que pudo  armarse de energía y motivación para intentar destronar del trono al dueño – al menos los tres últimos años – de la Copa del Rey. Pero este Real Madrid es insuperable. Al menos durante este pasado fin de semana en Vitoria. Mereció perder contra Morabanc Andorra e hizo todo lo posible por llevar el partido a la prórroga.

La misma suerte ocurrió contra Baskonia la tarde del sábado y nuevamente el ejército de Laso volvió a enseñar sus armas para disputar una nueva prórroga más. Y en la tarde de ayer, estos irreductibles guerreros, apretaron los dientes para no permitir que el Valencia Basket les apartase de su más preciado tesoro el cual parece haberse convertido la Copa del Rey. Bastante anotador fue el inicio del partido para ambos equipos con Valencia Basket motivado manteniéndose por delante en el marcador 12-13 en el minuto 6 de partido. Anthony Randolph, hoy titular – personalmente el verdadero MVP del torneo – hacía buenas las sensaciones mostradas en el último mes anotando 10 puntos de los 22 de su equipo, además de conseguir 3 rebotes, 1 robo de balón y su dichoso tapón de cada partido. Vamos, que ya en diez minutos había conseguido 16 puntos de valoración el angelito. A partir de ahí, un parcial de 10-3 en cuatro minutos para el Real Madrid, cerraba el cuarto en 22-16 para los blancos. En Valencia Basket, volvía a ser Bojan Dubljevic su mejor arma ofensiva con 9 puntos. Su buen acierto en el lanzamiento y sus 6 asistencias, mantendría al equipo taronja muy cerca del Real Madrid. Anthony Randolph continuaría con su idilio con el aro en el segundo cuarto poniendo a los blancos 8 arriba – 32-24 – en el minuto 13 donde apareció Jaycee Carroll, jugador habituado a lucirse en las finales anotando 8 puntos con dos triples durante el segundo cuarto. Uno de ellos – acompañado del único anotado hasta el momento por Sergio Llull – ponía la máxima diferencia en el marcador para el Real Madrid – 43-33 – en el minuto 17. Parecía tener controlado el partido el equipo madrileño hasta que apareció su verdadero talón de Aquiles de anoche. Hasta 6 rebotes ofensivos consiguieron los valencianos para dejar un parcial de 4-12 en apenas 3 minutos que aprovecharon  Rafa Martínez (7 puntos) y Fernando San Emeterio (4 puntos) para igualar de nuevo el partido 47-45 al descanso.

La clara ventaja blanca se había esfumado completamente y nuevamente tenían que repasar en el tiempo de descanso los errores cometidos en ese espacio de tiempo para no volver a realizarlo en la reanudación. Anthony Randolph había hecho suyo el partido y ya contaba con 21 de valoración con sus 14 puntos y 5 rebotes. Era de largo el mejor jugador madridista en la cancha junto con Sergio Llull que metía desde la pintura lo que no le entraba desde fuera y los 8 puntos ya comentados de Jaycee Carroll. Hasta un 72% de acierto tenía el Real Madrid en lanzamientos de dos puntos pero vio como Valencia Basket no se descolgaba del partido gracias a su intensidad a la lucha por el rebote ofensivo donde ciertamente, el Real Madrid debía ser superior. Durante el tiempo de descanso, tuvimos la ocasión de presenciar cómo se le otorgaba al Real Madrid infantil el trofeo que le acreditaba como Campeón – por quinta ocasión consecutiva – de la Minicopa Endesa, torneo que se disputa a la par de la competición de los mayores. Por cierto, que el jugador del Real Madrid Kostantin  Kostadinov fue nombrado MVP del torneo.

Volviendo a los mayores, el partido seguía igualado en el tercer cuarto con un resultado igualadísimo de  56-52 tras 23 minutos pero el Real Madrid decidió dar un estirón de 5-2 para poner de nuevo margen con el Valencia Basket  a lo que respondió rápidamente el Valencia con otro 2-8 que volvía a dejar las cosas igual 63-62 en el minuto 26. Era entonces cuando apareció el duelo de los hombres altos del partido. Por parte del Real Madrid, Gustavo Ayón conseguiría 12 puntos con 4/5 en tiros en el tercer cuarto para mantener la ventaja en el marcador a favor de los suyos. Pero Bojan Dubjlebvic no quiso quedarse atrás con 9 puntos y también 4/5 en tiros de campo. Fueron buenos minutos de baloncesto con un igualado 68-64 en el minuto 28. Los malditos rebotes ofensivos – 13 cogerían los levantinos en los 3 primeros cuartos – volvieron a acercar a Valencia Basket en el marcador ante la desesperación de Pablo Laso y de los miles aficionados madridistas que se llevaban las manos a la cabeza cuando cada balón suelto era recogido por jugadores naranjas. Tan igualado estaba que Sergio Llull consiguió anotar su segundo triple sobre la bocina final del cuarto para darle ventaja a los blancos 74-71 a falta de la batalla final de los últimos diez minutos de juego. Randolph y Ayón salvaba el partido para el Real Madrid ante la floja aportación hasta ese momento de Doncic con 3 puntos 2 rebotes y 4 asistencias o de Sergio Llull que solo anotaría ese triple final de cuarto para quedarse con 12 puntos y todo por decidir ante un muy bien asentado Valencia que contaba con un 52% de tiros de campo, 28 rebotes, 13 de ellos en ataque y que vencía en la valoración 82-83. Llegábamos a otro momento tenso y la alargada sombra de la prórroga se atisbaba a los lejos. Bojan Dubjlevic volvía a ponerse a los mandos de Valencia en el comienzo del último cuarto. El montenegrino acabaría anotando 28 puntos en el partido – su media en la Copa se quedó en 21 – dando una nueva lección de baloncesto a todos los presentes. Al Real Madrid le empezaban a entrar los triples 4/7 en el último cuarto pero la losa de los rebotes defensivos volvió a perjudicar a los blancos. Hasta 19 rechaces conquistarían los levantinos del aro madridista para llegar muy vivos al final del partido – 87-85 minuto 37 – y con todas sus opciones intactas. Pero el “increíble” Llull no había dicho su última palabra y con dos triples estratosféricos al límite de la posesión y una canasta tras robo de balón colocaba un parcial de 8-2 que parecía matar todas las opciones de Valencia Basket en el partido – 95-87 – a falta de minuto y medio. Pero el partido era una final y los taronjas querían zarandear el trono al campeón de las tres últimas ediciones. Y eso hicieron los valencianos que en apenas un minuto ponía el nerviosismo en la parroquia madridista poniendo el 95-92 a falta de 20 segundos.

Dos tiros libres de Llull y un triple casi sobre la bocina de San Emeterio colocaba el 97-95 a falta de dos segundos. Un robo de balón precedido de un posible campo atrás de Sastre, provocaba una última acción valenciana de hacerse con el título con 9 decimas de partido. Valencia no consiguió ni siquiera lanzar a canasta lo que provocó que el Real Madrid se volviese a convertir en Campeón de la Copa del Rey de Baloncesto, por cuarto año consecutivo, la quinta en seis años y la vigésimo séptima de su historia. Sergio Llull fue nombrado MVP gracias a sus 10 puntos logrados en el último cuarto. Anthony Randolph 20 puntos y 7 rebotes y Gustavo Ayón con 18 puntos escoltaron al base menorquín, que nuevamente volvió a ser el alma de un equipo que sigue haciendo historia y que en la Copa del Rey se ha convertido en un equipo insuperable.