Buscando un Center

La decisión II

Cargando...

Las lesiones de Ognjen Kuzmic, Anthony Randolph y ahora, Gustavo Ayón, ofrece el debate interno en el Real Madrid, de fichar o no, a un nuevo pívot para ocupar la plaza de Kuzmic. Los aficionados podemos tener nuestras prioridades pero solo Pablo Laso, tomará la decisión de fichar.... o no

xxxxxxxxxx

Hace unos meses, debatimos con todos vosotros, sobre la necesidad de fichar a un base por la lesión de larga duración de Sergio Llull. Afrontar tan dura temporada de 80 partidos aproximadamente, con únicamente dos bases, parecía una quimera. La llegada de Chasson Randle, calmó a todos aquellos aficionados madridistas que demandaban tal llegada al conjunto blanco. Ya os adelanté a su llegada, que Chasson Randle venía a Madrid a ayudar al equipo, no para quitarle el sitio a nadie. Ya en plena competición los resultados ayudaban a confiar en el acierto de Pablo Laso, aunque los minutos de Luka Doncic – 26 de media – y de Facundo Campazzo – 25 de media – sean muchos para este comienzo de temporada. Solucionado el tema del base, otro imprevisto le surgió al Real Madrid el pasado 19 de octubre. El Real Madrid ganaba de forma casi heroica al CSKA de Moscú en la segunda jornada de la Euroliga, pero perdía por lesión tanto a Ognjen Kuzmic y Anthony Randolph. Dato preocupante el caso del “esloveno” al cual se le salía el hombro derecho y tuvo que abandonar el partido y como consecuencia, las canchas durante dos semanas, cuando era el jugador más valorado del equipo. Peor noticia nos daba el pívot serbio Ognjen Kuzmic. Un mal gesto en una acción contra Othello Hunter, provocaba que el serbio se doblase la rodilla y provocase una rotura completa del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. Se pierde toda la temporada.

Nuevo revés para la planificación de Pablo Laso de la temporada. Aun teniendo un potente juego interior, el Real Madrid se veía obligado a fichar a un 5 suplente para Gustavo Ayón. Mi intuición me decía de esperar esos 15 días que duraría la lesión de Anthony Randolph, aunque con tan duro calendario, el jugador de California se perdió 4 partidos. Pero a la baja de Kuzmic y Randolph, se juntó la baja por “motivos personales” de Trey Thompkins, quien tuvo que viajar a su Atlanta natal, para resolver un problema familiar. Por tanto, el Real Madrid se encontraba en el dilema de, o esperar la vuelta indefinida de Trey Thompkins y la de Anthony Randolph o fichar inmediatamente. Realmente se optó por la primera pero se dejó la puerta abierta a fichar. Hasta el pasado 2 de noviembre – partido contra Khimki – el Real Madrid se encontraba únicamente con dos pívots hábiles – Gustavo Ayón y Felipe Reyes – y con otros dos jugadores que debían asumir las posiciones de 4 dentro del equipo, que serían Jonas Maciulis y el joven talento montenegrino, Dino Radoncic. El experimento funcionó a la perfección. Jonas Maciulis aportaba 11 puntos y 6 rebotes en la trascendental victoria ante San Pablo Burgos, mientras que Dino Radoncic sumaba 6 puntos y 3 asistencias contra Shermadini, Augustine y su Unicaja de Málaga. Pero la Euroliga ya era otra historia y no tuvieron tanta aportación en los partidos de Milán y Zalgiris.

Decimos que el experimento salió bien, pero ahora, aun con la vuelta de Anthony Randolph y de Trey Thomkins, se demuestra la necesidad de fichar a un cinco nato que se compaginara con Gustavo Ayón en la zona. Y para rematar la faena, nos encontramos con otro golpe a un jugador interior. El pasado sábado ante Iberostar Tenerife, un golpe fortuito de Tim Abromaitis sobre el hombro izquierdo de Gustavo Ayón hacía sonar las alarmas en el entorno del equipo blanco. A día de hoy, desconocemos la gravedad de la lesión, ya que se habla de un plazo desde 15 días hasta los 4 meses. Pero es una nueva pista que demuestra la necesidad de fichar a un cinco. El puesto de pívot nato, no es igual al de Power Foward donde la pelea ante jugadores de más de 7 pies desgasta física y mentalmente a cualquier jugador que roza apenas los 2 metros de altura. Los blancos necesitan a un jugador dominante en la pintura, que intimide en defensa y ya puestos, que tenga puntos en sus manos. Me consta de que Pablo Laso y su equipo, están moviendo el mercado en busca del cinco ideal, conociendo las limitaciones de, que tiene que ser comunitario y que, lógicamente pueda romper su contrato con su actual club ya que no parece que exista ningún agente libre apetecible en el mercado ahora en noviembre.

Por tanto, se nos ofrece una nueva decisión. Fichar a un cinco o no fichar. Si fichamos a un cinco, ¿qué cinco queremos? Dominante y anotador o defensivo e intimidador. Si preferimos esperar, ¿a quién preferís de cinco? Randolph y Reyes o Thompkins y Reyes. No nos vamos a poner de acuerdo, eso está claro. Así que imaginaros lo difícil que lo tienen Pablo Laso y compañía para encontrar un jugador que nos guste a la mayoría y funcione en el nuevo estilo del Real Madrid y, sobretodo, tenga una rápida aclimatación al equipo. Algo que igualmente, le está ocurriendo a Chasson Randle, para ofrecer lo mejor de sí. Pero esta decisión – o problema – no la tenemos que tomar nosotros. El Real Madrid fichará o no lo hará, acertará o se equivocará, fichará a un crack o un jugador residual, pero tengo claro que la decisión que tome Pablo Laso, será la mía, porque será la más adecuada para el bien de éste Real Madrid.