Euroliga Playoffs 1º Partido Real Madrid (1) 75 Panathinaikos (0) 72

La defensa del Palacio

Cargando...

El Real Madrid se adelanta en la eliminatoria, tras realizar un gran partido, que se torció en el último cuarto. Una enorme defensa de Facundo Campazzo sobre Langford, fue clave para que los blancos se acerquen un poco más a Vitoria. 13 puntos de Taylor y 12 de Causeur, fueron los mejores en anotación de un Real Madrid, que volvió a tener a Campazzo como revulsivo con 8 puntos 4 rebotes 6 asistencias y 3 robos de balón. Mañana, segundo partido también en el Wizink Center.

Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo Realmadrid.com Pedro Castillo

Por fin llegaba lo bueno. Por fin algo en juego de verdad. Y el Palacio respondió de la mejor manera posible. En plena semana santa, más de 10000 personas llenaban las gradas del WiZink Center y estuvieron con el equipo desde el minuto 1 hasta el final. Porque anoche, eso es lo que sucedió. Pese al enorme esfuerzo realizado por los jugadores de Pablo Laso, el Real Madrid tuvo que sudar hasta la última defensa del partido para llevarse el primer punto de la eliminatoria. Porque no nos engañemos, ahora los partidos cuentan. Y cuentan de verdad, los minutos son importantes y que todos los jugadores estén centrados, era algo evidente. Porque todos los jugadores aportaron y curiosamente, a diferencia de lo que hemos hablado en crónicas anteriores, el juego interior estuvo muy lejos de su potencia habitual. Solo los 8 puntos de Tavares, parecía una anotación habitual entre los 2 puntos de Ayón, los 5 de Thompkins, los 3 de Randolph o los 0 de Felipe Reyes. Y no, no hablamos de numerazos de los aleros, puesto que 75 puntos para este equipo, puede ser escaso. Hablamos de coraje, de un equipo global y arropado por una afición que se convirtió en sexto hombre, para defender la ventaja final.

clorin 1200 200

Ya veníamos avisando de que este era el partido. El primero de una importante serie. Dicen los entendidos, que los partidos impares son los más importantes y en el Real Madrid no iban a ser menos. Rudy volvía a salir de inicio gracias a su gran momento de forma, mientras Taylor sería el stopper de Calathes. Las otras dos interrogantes del partido, sería los minutos de Campazzo y la jefatura de Tavares dentro de la zona. Quizás por evidente, pero no tanto por habitual, sorprendía que la primera canasta del partido, llegase dos minutos y medio después del comienzo del mismo con unos porcentajes horribles con el 1/9 entre los dos equipos en 3 minutos de juego. El poco acierto seguía reinando entre los dos equipos, con un 6-4 en el minuto 5, donde Jeff Taylor con dos triples, era el único anotador madridista. No es una broma, el partido parecía asumido a un sinfín de errores con un 28% de acierto en el Real Madrid y un 35% de efectividad de Panathinaikos, en el primer periodo. Aunque la norma siempre indicase que en un playoff los porcentajes han de ser bajos, el Real Madrid siempre nos tenía mal acostumbrados a llevar una buena iniciativa. Pero curiosamente, fue el talento de Jeff Taylor con 3 triples y un soberano mate – dedicado a Luka Doncic – quien ejerciese de líder en el primer cuarto. Y no es coña, puesto el sueco, anotaba 11 de los 14 puntos del Real Madrid en los 8 minutos que disputó en el primer cuarto. Mejorarían ambos equipos en los últimos minutos, anotando bajo canasta el conjunto griego que consiguió estabilizar el marcador con los puntos de Vougioukas. Tras el descanso de Taylor, solo Rudy consiguió aportar más de una canasta en juego, para llegar al final del primer cuarto 21-17 para el Real Madrid. Partido extraño, con Rudy como el máximo reboteador con 4 o Taylor con 11 puntos, pero las sensaciones, era ver a un Real Madrid, desacertado pero enchufado en el juego.

Para la segunda unidad, teníamos la enésima oportunidad de comprobar el juego del Real Madrid con Prepelic de base y Campazzo en el banquillo. Solo cuatro minutos en cancha estuvo el esloveno, que solo aparecía en cancha cuando Nock Calathes se sentaba en el banquillo. El gran protagonista del Panathinaikos, no tuvo su día en la primera parte con un escandaloso 1/8 en tiros de campo con 2 rebotes y 2 asistencias en 14 minutos. Pero en el Real Madrid, ya no se miraba a un solo jugador, Todos los jugadores blancos que saltaban a la cancha, aportaban su pequeño granito de arena, para seguir manteniendo a su equipo por delante. Porque ese era el objetivo. Los 7 putos de Langford y los 5 de Calathes, eran escasa aportación de un Panathinaikos que se encontraba sin ideas ante tan buena defensa madridista. La defensa ayudaba a que los blancos pudiesen coger una pequeña pero importante diferencia 30-23 en el minuto 15. Panathinaikos se movía por el 36% de acierto al descanso, con tan solo 3 asistencias y viviendo sin el brillo de sus estrellas. Pero continuaba cerca en el marcador, aprovechándose de errores en el Real Madrid, donde nadie se acercaba a los 11 puntos de Taylor en el primer cuarto. Eso favoreció el acercamiento griego al partido 32-31 minuto 17, hasta la salida de Fabien Causeur. Pablo Laso, nos tiene acostumbrados a sacar a su jugador número 11, en los primeros minutos del tercer cuarto, pero anoche el francés, anotaba 6 puntos consecutivos en 3 minutos que ayudaban a estirar el partido 43-35 al descanso. Parcial de 11-4 en apenas 3 minutos, de un Real Madrid mucho mejor que Panathinaikos, donde quizás faltase un gran anotador, pero que la inmensa defensa del primer tiempo, le daba una buena renta al final de los primeros 20 minutos de juego.

El Real Madrid llegaba al descanso como un tiro, con un 47% en tiros de campo, 43 puntos y con un Campazzo que empezaba a estar más liberado de lo esperado, a pesar de llevar 4 puntos 3 rebotes y 3 asistencias en el partido. Nuevamente, con la salida de Taylor, el Real Madrid conseguía un parcial de 6-0 en un minuto, para darle la máxima renta a los locales 49-35 minuto 22. Y es que el juego del Real Madrid empezaba a ser distendido, con un mágico Campazzo y un acertado Causeur, quien con 12 puntos comandaba el ataque madridista. Parecía que el Real Madrid podría cerrar pronto el partido, pero un increíble 3/3 en triples en un solo minuto de Panathinaikos, volvió a meter el miedo en el cuerpo de los aficionados madridistas, que se la creían muy felices con el partido tan aventajado. Pero Deshaun Thomas volvía a poner las cosas en su sitio y dejar el partido en un puño 58-52 para el Real Madrid. En 8 minutos, se habían volatizado los 14 puntos de diferencia que tuvo el conjunto blanco, al inicio de la segunda parte, gracias en gran medida, al 29% en triples por parte del equipo madridista y un 46% del cuadro griego. Seguía siendo un partido extraño, pese al acierto de Fabien Causeur y sus 12 puntos en 11 minutos de juego. Y venia dado porque el siguiente anotador madridista, apenas contaba con 6 puntos, con Campazzo Rudy Carroll o Ayón, muy lejos numéricamente de lo que solicitaba un partido de estas dimensiones.

Ya en el último periodo, encontramos a un Real Madrid poco anotador, con Jaycee Carroll como revulsivo con 8 puntos en 13 minutos, Mientras en el Panathinaikos, costaba mucho iniciar una jugada ante la tela de araña colocada por Pablo Laso. Pero los errores locales, provocaron un nuevo acercamiento del conjunto griego con el crecimiento de Calathes – ante la defensa de Prepelic – para liderar un parcial de 0-9 en 3 minutos para devolver la ventaja al Panathinaikos 64-67 minuto 35. La vuelta a cancha de titulares, no funcionaba en el ataque madridista, que solo había conseguido 6 puntos en 6 minutos, y los nervios de dejar escapar el primer punto de la eliminatoria, empezaba a ser reales. En una noche, donde veíamos en una esquina al lesionado Sergio Llull y en un lateral la majestuosa figura de Luka Doncic, todo el madridismo buscó un revulsivo. El 69-72 del minuto 3 empezaba a ser muy peligroso y más teniendo a Calathes consiguiendo 12 de sus 17 puntos finales, en el último cuarto. Y el revulsivo apareció en el mejor momento posible. Primero por la defensa de Campazzo al corte del pase, posteriormente con los tiros libres que colocaban nuevamente a los blancos por  a delante 73-72 a falta de 54 segundos. Y finalmente con una defensa de manual de Campazzo sobre Langford y una mano final de Tavares que cerró cualquier posibilidad de victoria griega.

Victoria muy trabajada por el Real Madrid, no tanto por el partido completo, pero sí por la remontada final de Panathinaikos que se puso hasta 6 puntos por encima en el último cuarto. Los dos últimos minutos de Campazzo y la presión del Palacio, permitieron al Real Madrid de adelantarse 1-0 en el marcador, antes del segundo partido de mañana viernes.