Liga Endesa Jornada 2: Valencia Basket 70 Real Madrid 88

La defensa es el mejor ataque

Cargando...

El Real Madrid venció a Valencia Basket tras un extraordinario tercer cuarto que acabó con un 5-21 para los madridistas. Sergio Llull y Anthony Randolph fueron los mejores del partido con 21 de valoración. Un Real Madrid, que se llevó una importante victoria teniendo las bajas de Ayón, Yusta, Taylor y Thompkins. Una demostración de que el equipo, convence sea quien sea los que participen.

ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo

Hay equipos que generan incertidumbre cuando alguno de sus jugadores cae lesionado. Hay equipos que tienen que reinventarse cuando deben cambiar su quinteto inicial. Hay equipos que planifican año a año sus temporadas, tras el cambio de sus plantillas. Éste no es el caso del Real Madrid en este arranque de temporada. Amanecía en la mañana del pasado jueves, con la noticia de que, tanto Jeff Taylor y Gustavo Ayón, se unían a las bajas de Santi Yusta y de Trey Thompkins para el partido de anoche contra Valencia Basket. Por cierto, aprovecho estas líneas para mandar todo mi apoyo emocional para Gustavo Ayón, quien viajó de urgencia a su país, por culpa de un desgraciado accidente de tráfico sufrido por sus padres. Por tanto, el Real Madrid se enfrentaba a la primera piedra de fuego de la temporada, la visita a la Fonteta, para con cuatro bajas en el roster, intentar superar a uno de los llamados “cocos” de la ACB. Y permitirme que, siendo solo la segunda jornada de liga, me importase más cómo resolvería Pablo Laso, las bajas de su equipo, que el resultado del partido en sí. La primera pregunta era clave, ¿Quién sería el alero titular ante la baja de Yusta y Taylor?

clorin 1200 200

Me hice esa pregunta y otras muchas, antes del comienzo del encuentro de anoche y, nuevamente, Pablo Laso volvió a acertar de lleno. Fue Gabriel Deck, la primera apuesta como alero titular anoche en Valencia. Lógico por su altura, aunque dudosa su presencia, puesto el de Colonia Dora tiene físico de ala-pívot. Le acompañaron en el quinteto madridista, Sergio Llull, Fabien Causeur, Anthony Randolph y Edy Tavares. Las ganas – de siempre – de Valencia Basket y las urgencias taronjas tras la derrota en Málaga la pasada semana, presagiaba un dominio inicial local, pero el enorme trabajo – como me alegra su gran inicio de campaña – de Anthony Randolph, ponía tablas en el inicio del partido con 3 puntos y 2 asistencias a Tavares en los 3 primeros minutos de partido, ante un Valencia Basket liderados por el inconmensurable Bojan Dubljevic, peleando como nadie en la zona ante los gigantes blancos. Un triple de Joan Sastre, daba la primera ventaja a los locales en el marcador 11-8 a los 5 minutos de juego e inicio un concurso de triples entre los dos equipos – 3 valencianos y 2 madrileños – en 60 segundos, algo que enfadó claramente a Pablo Laso, quien obligó a sus jugadores a cambiar la defensa en zona por otra individual y cerrar el grifo valenciano. Pero no funcionó. Valencia Basket estuvo bien acertado en el primer cuarto, superando el 61% en tiros de campo, y manteniéndose cara a cara contra un Real Madrid que tuvo que tirar de su acierto en el triple – 5/8 en el primer cuarto – para replicar tanto acierto local. Y quien mejor que Sergio Llull para superar esa barrera con un espectacular 4/5 en triples, 3 de ellos en apenas segundos para darle la ventaja final a su equipo 26-28 al final del primer cuarto. Acompañando al base de Mahón, Causeur parece volver a recuperar su instinto anotador de otros años con 5 puntos mientras que Randolph y Tavares, dominaban en la zona a un Valencia huérfano de pívots por la ausencia de Mike Tobey, lesionado.

Posiblemente, por dicha baja, Pablo Laso prefiriese tener a Randolph y Felipe de interiores y guardar a Kuzmic, dudoso aun tras su dura lesión de la temporada pasada. Curiosamente, el de North Carolina, fue el eje principal del ataque madridista al comienzo del segundo cuarto donde conseguiría hasta 8 puntos, volviendo a ser, poco a poco, el gran jugador del cual fue fichado hace tres temporadas. Junto a él, el acierto en el triple, 7/10 en 13 minutos, colocaba al Real Madrid con una ventaja clara 30-36 en el minuto 13, y parecía que los blancos controlarían el partido. Pero fuera de convertirse en hábito, el Real Madrid cayó en un momento de desacierto extremo que fue aprovechado por Valencia Basket con un inspirado Will Thomas – 8 puntos – y por supuesto por Bojan Dubljevic, quien sigue demostrando su calidad con hasta 7 puntos en este cuarto, superando los escasos 4 minutos en cancha del recuperado Ognjen Kuzmic. Un triple del montenegrino, puso el 39-36 en el minuto 17, tras un parcial de 9-0 en 3 minutos, contra un Real Madrid que no encontraba camino al aro. Pero el regreso a cancha de Anthony Randolph volvió a provocar el acierto en la anotación madridista con hasta 7 puntos consecutivos de su cosecha y liderar un parcial de 0-7 para cerrar el primer tiempo con un 41-45 favorable para el Real Madrid. Llull y sus 12 puntos del primer cuarto seguían dominando la anotación blanca, mientras destacaba Anthony Randolph con sus 11 puntos 3 rebotes y 2 asistencias. Recopilando, 45 puntos con un 50% de acierto con 17 rebotes 4 robos y 5 pérdidas de balón, son muy buenos números para un equipo con 4 bajas y ante un Valencia Basket que siempre suele ser muy competitivo contra los de Laso.

El objetivo para esta segunda parte en el Real Madrid, estaba claro. Defender el juego interior taronja y recuperar el ritmo anotador ofrecido sobre todo en el primer cuarto, para llegar a los últimos minutos, con posibilidades de llevarse el partido hacía su veda. Y como fuese un sueño premonitorio, el tercer cuarto del Real Madrid, fue digno de grabar y de estudio durante mucho tiempo. Y todo ello pese a encontrarse con un 2-0 inicial en los primeros dos minutos del tercer cuarto, con canasta nuevamente de Bojan Dubjlevic, quien superó a Edy Tavares en cada “one on one” jugado entre ambos. En tan solo 3 minutos el parcial era de 0-11, con 5 puntos de Causeur, con Sergio Llull moviendo al equipo y sobre todo con una asfixiante defensa interior, donde ni Randolph y Tavares, permitían tiro en buenas condiciones de los interiores taronjas. Esto provocaba el despegue del cuadro madridista hasta el 43-56 del minuto 25 de partido. Un triple de Sergi García intentaba inquietar al cuadro de Pablo Laso, que no cedió en su empeño de darle la manija a Sergio Llull y de incrementar la intensidad defensiva hasta desgastar a Valencia Basket y minar sus oportunidades de recuperación. Tanto es así que los locales se quedaron en un escaso 2/16 en tiros de campo en este tercer cuarto, llegando la última canasta naranja, cuando corría el minuto 26 de partido. Quedarse cuatro minutos sin anotar ante todo un Real Madrid, es un caramelo muy dulce para un cuadro, el de Pablo Laso, que sabe aprovecharse muy bien de los regalos ajenos. Por tanto, resultaba lógico las 4 asistencias en este cuarto de Sergio Llull o los 6 rebotes de Anthony Randolph, a la postre los mejores jugadores del partido. Al Real Madrid le salía todo en este cuarto. De un triple de Llull con 0.9 segundos de posesión, hasta un tapón a mano abierta de Tavares que seguía sumando para terminar con un parcial de 5-21 en este tercer cuarto y dejar el partido prácticamente terminado con el 46-66 al final del tercer cuarto. Y todo eso, pese a tener un parcial de 0-3 en casi tres minutos finales. Un cuarto perfecto en defensa, puesto que en ataque seguía manteniendo un 50% en tiros de campo, con 21 puntos anotados, pero con 11 rebotes 6 asistencias y lo más importante, 5 puntos recibidos y ni una sola pérdida de balón.

Cierto es, que la defensa madrileña intimidó sobremanera el ataque valenciano, que se quedó en 5 puntos, pero que solo cometió dos personales y su entrenador solicitó un único tiempo muerto.  Ya demasiado tarde, el Valencia Basket intentó remontar el partido colocándose hasta a 9 puntos, 70-79 minuto 38, con un mejor juego en defensa y presión en toda cancha, pero los blancos nunca dejaron de tener el partido controlado, además de dar más descansos en sus jugadores claves. Llull con sus 17 puntos 3 rebotes y 6 asistencias, fue el mejor del partido, junto a Anthony Randolph con 14 puntos 9 rebotes y 2 asistencias, ambos con 21 de valoración. Fabien Causeur (12), Rudy Fernández (11), Edy Tavares (10) y Gabi Deck (10) también superaron las dobles figuras en anotación, de un equipo que, con 4 bajas, volvió a superar los 100 puntos de valoración global. Un equipo, que me respondió mis preguntas iniciales, de cómo jugaría un equipo con hasta 4 bajas en su plantilla y la respuesta fue estupenda, una demostración de que en este equipo, la vida sigue igual. Mañana domingo, nueva oportunidad de volver a disfrutar con este equipazo de baloncesto, contra el Unicaja de Málaga en el WiZink Center, a la espera de iniciar la Euroliga.