Liga Endesa Playoffs Final Valencia Basket (2) 81 Real Madrid (1) 64

la efectividad acerca a Valencia Basket al título

El Real Madrid necesitado de vencer para seguir con opciones

Cargando...

Un acertadisimo Valencia Basket en la segunda parte desarboló por completo a un Real Madrid irreconocible que está obligado a ganar los dos próximos partidos si quiere revalidar su título de campeón de Liga Endesa.Gustavo Ayón, Sergio Llull y Luka Doncic anotaron 44 de los 64 puntos del equipo de Pablo Laso en un mal partido de los blancos.

ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo ACB Photo

Lo bonito que tiene el baloncesto es que no siempre gana el mejor ni el favorito, sino el equipo más acertado. La eliminatoria final de la Liga Endesa se trasladaba a Valencia con un marcador incierto de 1-1 con un Real Madrid obligado por su condición de favorito contra un Valencia Basket ilusionado no solo por ganar una Liga Endesa – que no es moco de pavo – sino de vencer al máximo rival levantino. El Real Madrid venía a este tercer partido, envuelto en dudas sin un líder claro – aparte de Sergio Llull – para producir en ataque. Dato del cual se está aprovechando Valencia Basket, quien está siendo mejor en la eliminatoria gracias sobremanera a su enorme porcentaje en los tiros de campo. Pedro Martínez ha sabido gestionar una plantilla muy compensada en todas las posiciones con reparto de minutos para llegar todos frescos al final de los partidos. Algo que en el Real Madrid se lleva haciendo desde que Pablo Laso, es entrenador madridista. Ayer, Valencia Basket se acercó más que nunca al título de campeón, venciendo de manera justa y muy clara, ante un Real Madrid que, por primera vez en esta final, se vio superado por el rival y no tanto por los errores cometidos.

Nada de lo que pasaría en el transcurso del primer cuarto del tercer partido, podría presagiar como seria el resultado final del mismo. No sabemos sí porque el Real Madrid salió enchufado o porque Valencia Basket estaba ansioso, las primeras ventajas en el marcador fueron siempre del equipo blanco 3-9 minuto 5. Pero igualmente que ocurriese en su rival, el Valencia Basket tiraría de su estrella – Bojan Dubjlevic – para volver a igualar el encuentro. Los puntos llegaban con cuenta gotas al marcador de la Fonteta. Un entonado Gustavo Ayón con 6 puntos y 2 rebotes manejaba la zona y dominaba el partido 7-16 en el minuto 9, pero un parcial de 4-0 en 60 segundos, cerraba el primer cuarto en un curioso 11-16. Curioso porque después de ver el resto del partido, nadie se creía el 31% en tiros de campo de los locales, ni tan siquiera el 16% en triples. Hasta en seis ocasiones lanzó a canasta Dubjlevic para evitar cualquier intento de fuga del Real Madrid. Un equipo blanco que, pese a tener ventaja en el marcador, seguía sin tener a ningún jugador que destacase y más aún desde que Gustavo Ayón dejase la cancha por un desconocido Othello Hunter. El 43% en tiros de campo, era bastante escaso para la oportunidad que los jugadores blancos tenían para recuperar el factor cancha.

La segunda unidad del Real Madrid trajo al mejor Luka Doncic de la eliminatoria. 11 de sus 13 puntos llegaron en este cuarto donde además conseguiría 4 rebotes. Todo ello acompañado de las 6 faltas sancionadas a Valencia Basket en 4 minutos, colocaban a los de Laso con su mayor diferencia del partido 16-25 minuto 14. Seguía siendo extraño el partido, porque hasta ese momento, los valencianos contaban con un 2/11 (18%) en triples por el 3/8 (38%) del real Madrid. Además, ya tenían 6 faltas sancionadas en el segundo cuarto algo que ya auguraba lo poco que se le iba a pitar después – es bien conocido la compensación arbitral para igualar el número de faltas al final de los partidos – al cuadro de Pedro Martínez. Todo ello pareció darle moral al Real Madrid y la tranquilidad necesaria para llevarse tan importante partido. Pero nadie se acordaba – supongo que en Baskonia y porque no, Juan Antonio Orenga – del “santo”, ese jugador que tantos han querido jubilar antes de tiempo. El cántabro Fernando San Emeterio de 33 años, dio toda una lección de baloncesto en el segundo cuarto consiguiendo 9 puntos 5 cinco minutos para meter nuevamente de lleno a Valencia Basket en el partido. Con un mate de Rudy Fernández en el minuto 16 el resultado parecía un claro 21-30. Pero 3/3 3n triples de Valencia Basket además de las cero faltas – que bien defendieron los locales, según el trio arbitral en ese tramo – sancionadas, provocó un 9-0 de parcial que, entonces sin saberlo, cambió descaradamente el partido. Y es que del 21-30 pasamos al 81-64 final, es decir, 60-34 de parcial en 24 minutos. San Emeterio había encendido los petardos de la mascletá valenciana acompañado de un enorme Will Thomas – sigo sin entender su salida de Unicaja Málaga – y el semi eterno Dubjlevic. Gracias a ellos la remontada de Valencia Basket se hizo oficial llegando al descanso 36-35. Mientras en el Real Madrid, nadie ayudaba a Luka Doncic en ataque que consiguió 11 de los 16 puntos conquistados por el cuadro madridista. El porcentaje y la valoración levantina iba en aumento, unido a su ilusión por conseguir ventaja en la eliminatoria.

Las dudas que reflejaba el Real Madrid al descanso, se vieron reflejadas en toda la segunda parte. Algo que contrastaba mucho con el acierto de Valencia que iba en aumento con un sensacional Will Thomas con 10 puntos en el tercer cuarto. Sin embargo, el comienzo del tercer cuarto vino precedido de bastante anotación con el parcial de 9-9 en 4 minutos y medio. Pero ni el mencionado Thomas ni por supuesto Bojan Dubjlevic, iban a permitir que este partido se les escapara a sus intereses. Ocho de los diez puntos anotados por Thomas fueron conseguidos en 5 minutos que hicieron sonar las alarmas en el banquillo madridista 50-44. Un parcial de 10-2 en 3 minutos con un Will Thomas imperial, provocaron los nervios en el lado madridista que buscaron sin éxito – 1/5 en el tercer cuarto – la remontada a base de precipitaciones en el tiro. No le busquemos más peros, al Valencia Basket le entraba todo – 10/14 en tiros 71% con un impresionante 4/5 en triples – en el tercer cuarto. Defecto lógico de la defensa madridista, faltaría más, pero lógicamente un alto porcentaje en los tiros y la suerte del cuadro levantino que le valió para llegar al final del tercer cuarto 59-51. Es decir, un 14-6 en cinco minutos que prácticamente cerraba el partido.

No jugó nada bien anoche el Real Madrid, es verdad. El 36% en tiros de campo lo decía todo. Gustavo Ayón con 15 puntos y 8 rebotes, poco podía hacer para hacer frente a los interiores taronjas que producían en cada ataque. Sergio Llull con 16 puntos y Luka Doncic 13 puntos y 8 rebotes se encontraban muy solos en anotación, consiguiendo 44 de los 64 puntos del equipo blanco en la Fonteta. Mientras Valencia Basket llegaba a un 53% en tiros de campo y un 46% en triples con 26 lanzamientos lo que hace un dato espectacular. Sin contar a Diot y Dubjlevic con su 1/8, el resto de Valencia Basket conseguía 11/16 en el partido, con una segunda parte para enmarcar 19/29 65% en tiros de campo y un 58% en triples.

Ante semejante aluvión, poco podemos decir en contra de la clara victoria de Valencia Basket que está a tan solo una victoria de llevarse tan deseada Liga Endesa, que aún tendrá que pelear mucho ante un equipo que ha ganado 13 de las 17 finales disputadas con Pablo Laso en el banquillo. Yo el domingo, no haría planes.