Liga Endesa Jornada 9: Real Betis 63 Real Madrid 98

La hora de los menos habituales

Cargando...

En el quinto partido en apenas 9 días, llegó el encuentro más relajado para un Real Madrid necesitado de descanso. Los menos habituales tuvieron sus minutos y demostraron tener calidad para ayudar al equipo de Pablo Laso siempre que se les necesite. Walter Tavares, olvidó en parte la falta de un cinco, consiguiendo 8 puntos 15 rebotes y 4 tapones. Los blancos siguen siendo líderes de la Liga Endesa.

ACB.COM F.Ruso ACB.COM F.Ruso ACB.COM F.Ruso ACB.COM F.Ruso ACB.COM F.Ruso ACB.COM F.Ruso ACB.COM F.Ruso ACB.COM F.Ruso

Finalizaba ya la segunda semana fantástica – cuatro partidos en seis días – del Real Madrid y nuevamente, como sucediese en la primera, le tocaba visitar al colista de la Liga Endesa. El Real Betis quería aprovecharse del enorme cansancio del Real Madrid en su cuarto partido en apenas seis días, quinto en nueve días si sumamos el del pasado día 9 contra Maccabi. A pesar de la abultada victoria de los blancos el jueves contra Unicaja Málaga, los ojos de los aficionados blancos, estaban puestos en como Pablo Laso, volvería a colocar a sus jugadores interiores – los que les quedan – en rotación, contra un Real Betis que no tiene la zona como la mejor virtud de su juego. Quizás ese dato, fuese el indicado para creer que el de ayer podría ser el partido perfecto para Walter Tavares. La torre de Cabo Verde, podría aprovecharse de la debilidad verdiblanca por dentro y llenarse de balones en la pintura para aprovecharse de su envergadura. Por parte del Real Betis, la llegada de Dontaye Draper, podría ayudar a los andaluces de una marcha más en el juego y dar más intensidad defensiva.

La baja por descanso de Fabien Causeur, fue aprovechada por Santiago Yusta para salir como titular, acompañando a Doncic, Campazzo, Thompkins y Tavares. Pablo Laso no quería relajación alguna, tal y como sucedió en la pasada jornada con doble partido de Euroliga en una semana, en la difícil cancha de San Pablo Burgos. Y qué razón tenía el técnico vitoriano, viendo el parcial de 12-10 en 5 minutos, no tanto por el resultado, sino por la facilidad de los verdiblancos en anotar con un 6/8 en tiros de campo y todos los puntos viniendo desde la pintura. Solo 30 segundos después dos pérdidas de balón de Luka Doncic, permitieron sendas canastas fáciles del cuadro bético que forzó el tiempo muerto de un Pablo Laso muy enfadado con el marcador, 16-10 minuto 6 y con el juego de su equipo. En dicho tiempo muerto, Pablo Laso pedía a los suyos mayor intensidad en los dos lados de la cancha, además de más velocidad y como habíamos apuntado, buscar el pick & roll con Tavares. Con la salida a cancha de Chasson Randle y Jonas Maciulis, el Real Madrid reaccionó de la mejor manera posible, anotando. Dos triples consecutivos de Jonas Maciulis, ayudaron a recuperar el mando en el marcador. El alero lituano, ayer jugando de cuatro abierto, lideró un parcial de 2-19 en cuatro minutos para cerrar el primer cuarto en un claro 18-29 para los visitantes. El enorme acierto en el triple 6/8, junto a los ya “habituales” 8 puntos de Luka Doncic, devolvían la normalidad a un partido que había empezado algo frio para los intereses madridistas. La salida a cancha de Chasson Randle y Jonas Maciulis, espolvorearon a un Real Madrid enrachado con un 66% en tiros de campo 7 rebotes y 6 asistencias. Fue un buen cuarto del Real Madrid donde los menos habituales – Maciulis 6 puntos, Thompkins 5 puntos y Tavares 3 puntos 3 rebotes – estaban ofreciendo una gran imagen.

Como premio, Pablo Laso mantuvo al mismo quinteto que al término del primer cuarto, con la salvedad del cambio de Santi Yusta por el rejuvenecido Rudy Fernández. La intensidad en defensa del Real Madrid se multiplicó, forzando malos lanzamientos de los sevillanos en el inicio del segundo cuarto. Mientras, en ataque, volvía a brillar el genio de Rudy Fernández que, con dos triples consecutivos, lideró un nuevo parcial de 3-10 en apenas tres minutos que casi sentenciaban el encuentro, 21-39 en el minuto 13. Mientras, al Real Betis, le costaba muchísimo anotar, especialmente desde el triple, donde llegaría al descanso con un 1/13, dato totalmente inverso al 14/19 en tiros de dos puntos. Nuevamente, los dos interiores béticos, conseguían mantener en pie la nave del Real Betis. Oderah Anosike y Ryan Kelly sumaban ambos 12 puntos, muchos más de la mitad del cuadro local al descanso. El espectáculo anotador del Real Madrid seguía encendido en el segundo cuarto con un 8/15 de acierto en el tiro. Con cuatro triples anotados, tres de ellos, de Rudy Fernández. El alero mallorquín – enrachado esta semana – conquistaba 9 puntos que sumados a los 8 de Jonas Maciulis, volvían a recordar los buenos momentos que ambos aleros dieron a la afición madridista en el pasado. A todo esto, la diferencia alcanzaba la veintena 27-48 minuto 17, ante un Real Betis desarbolado sin acierto desde el juego exterior, del cual se empecinaban en intentar. Mientras el Real Madrid se había enchufado en ataque anotando hasta 24 puntos en este cuarto con un 60% de acierto – 58 % en triples – en tiros de campo y 14 rebotes, aunque solamente uno ofensivo. La diferencia en el marcador estaba clara, 36-53 al descanso con un 46% de acierto bético por el 60% madridista. La corta aportación de Real Betis con 24 puntos de sus dos interiores titulares, contrastaba con la batería de puntos de los menos habituales en el Real Madrid, liderados por los 9 de Rudy, los 8 de Maciulis o los 7 de Jaycee Carroll.

La segunda mitad denotaba la misma inercia del partido con un Trey Thompkins espectacular con 5 puntos en el inicio y un Jeffrey Taylor – que disputaba sus primeros minutos en el partido – anotando otros 5, liderando otro enorme parcial de 2-12 en 3 minutos. El Real Betis intentaba elevar su velocidad en el juego intentando conseguir mejores lanzamientos, pero igualar el nivel de exigencia que el Real Madrid, se ofrece bastante complicado. Más aun, cuando la magia de Luka Doncic vuleve a aparecer y se encuentra nuevamente a las puertas de un triple doble. 3 puntos 1 rebote y 4 asistencias suma el genio de Lubjiana para cerrar el tercer cuarto – y su participación en el partido – con 13 puntos 5 rebotes y 8 asistencias para 24 de valoración. Con todo esto, Real Betis no encontraba resistencia. Quizás su mala clasificación disminuía su ya de por sí, baja moral. Si Ryan Kelly y Oderah Anosike habían conquistado 24 puntos al descanso, solo habría que sumar un tiro libre del center verdiblanco en el tercer cuarto. Dato preocupante para los de Óscar Quintana, ya que ningún otro jugador sumaba en cancha. La diferencia seguía subiendo hasta los 30, 45-75 minuto 27. Entonces Pablo Laso, lógicamente, decidió dar minutos a los menos habituales. Junto a Doncic, Chasson Randle, Jeff Taylor, Trey Thompkins y Edy Tavares terminaron el tercer cuarto sin desmerecer para nada el trabajo de sus compañeros. Trey Thompkins liberó cualquier duda de que puede ayudar en el juego interior madridista anotando 13 puntos y 4 rebotes al final del tercer cuarto. Tampoco se quedó manco Jeff Taylor con 10 puntos todos ellos en este tramo del partido. Ambos jugadores lideraron el 14-25 de parcial en este cuarto que dejaba el 50-78 al final del tercer cuarto. Era un 34-68 desde aquel famoso tiempo muerto inicial de Pablo Laso pidiendo concentración a sus jugadores.

El definitivo último cuarto, sirvió para muy poco en lo que al partido se refiere, pero fueron minutos muy interesantes para comprobar el estado de forma de aquellos jugadores madridistas que disponen de menos minutos habitualmente. La lucidez de Walter Tavares, que se jugó toda la segunda parte, dando minutos de descanso en el puesto de center a Felipe Reyes. 5 puntos 9 rebotes y 2 tapones conseguiría el caboverdiano en esa segunda parte. Llamémosle casualidad, pero son buenos números que demuestran que puede aportan mucho de aquí en adelante. La energía de Chasson Randle, que de igual manera jugó 15 minutos en la segunda parte para terminar aportando hasta 12 puntos y dos triples. Y la potencia de Santi Yusta que, con 7 puntos anotados, nos preguntamos a veces, porqué tiene que ser él el jugador elegido para quedarse fuera del roster de 12 jugadores. Todos ellos, jugaron más minutos que Luka Doncic que solo necesitó de 21 minutos para conseguir 24 de valoración. Un triunfo de todo el equipo, en especial de aquellos que, jugando menos, saben aportar cuando su equipo les necesita. Enorgullece ver 98 puntos anotados, con un 53% en tiros de campo, 41 rebotes y 113 de valoración. Pero enorgullece más observar que este equipo tiene – ahora – 13 jugadores disponibles y estarán dispuestos a darlo todo para que este equipo siga triunfando, jueguen más o jueguen menos.