Euroliga Jornada 11: CSKA Moscú 74 Real Madrid 73

La mano de James

Cargando...

Mike James se puso la capa de Superman, la capucha de Batman y la espada laser de Skywalker, para derrotar a un magnífico Real Madrid que ganaba a falta de 24 segundos en su primer partido sin Facundo Campazzo. Los blancos fueron mejores en todo con Edy Tavares con 8+10+4 tapones y 25 de valoración, pero no sirvió para derrotar al CSKA de James con 28 puntos, 14 de ellos en los últimos 6 minutos de partido.
 

Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net

Llevaba toda la semana pensando, ¿qué habría sido del Real Madrid, si la NBA no les hubiese “robado” a Mirotic, Sergio Rodríguez, Facu Campazzo, Luka Doncic o Willy Hernángomez, cuando estaban en su mejor momento? Quizás hubiesen logrado mejores clasificaciones en las 27 finales jugadas de los 37 torneos disputados hasta hoy. Y ya puestos ¿y si la NBA tuviese en sus filas a jugadores como Larkin, Misic, Clayburn, Wilbekin o Mike James? Es curioso comprobar, como los jugadores desequilibrantes del Real Madrid cruzan el charco mientras que en los otros equipos gigantes de Europa, se pueden mantener estancias tan largas. Y es que, mientras el madridismo se preparaba para “ser barridos y humillados” en Moscú sin Facundo Campazzo, el partido de ayer, nos regaló unos 10 minutos sencillamente espectaculares de Mike James para grabar y ver una y otra vez. Porque ayer jugaba el Real Madrid su primer partido sin Facundo Campazzo, tras su última función del domingo. Y la maldita casualidad, nos llevó a Moscú, donde el Real Madrid no vence desde más de 12 años. Y ayer fue otra oportunidad para deshacer la mala racha que no se truncó, de milagro.

Porque la competición continua y el calendario colocaba al Real Madrid de Pablo Laso en Moscú. Sin Rudy pero con Taylor y con muchas dudas en el madridismo de comprobar cómo sería el nuevo Madrid sin Campazzo. La respuesta es sencilla: siendo – todavía – el Real Madrid de Pablo Laso. Las miradas estaban puestas en el puesto de base y la sorpresa vino desde el juego interior con el “banquillazo” de Edy Tavares y la presencia de Trey Thompkins en el quinteto titular acompañando a Anthony Randolph, Alberto Abalde, Gaby Deck y Nicolás Laporvittola en el base. Tres minutos tardó el Real Madrid en anotar la primera canasta ante un CSKA Moscú que ya empezaba a azotar dentro de la zona aprovechando sus centímetros. Y es que tanto Toko Shengelia como Nikola Milutinov anotaban 13 de los 17 puntos del CSKA Moscú en el primer cuarto y 5 de los 9 rebotes capturados. Es lo que tiene Randolph y Thompkins, que son mejores en ataque que en defensa y por eso aprovecharon su mano para remontar y adelantar al Real Madrid en el marcador 8-9 minuto 5. Una ofensiva blanca, a la que se unió Gaby Deck  mucho más incisivo consiguiendo 6 puntos y siendo el primer punto de ataque del Real Madrid. Pero el CSKA Moscú hacía mucho daño en la zona y Shengelia se relamía con 9 puntos anotados, pero no pudo provocar la remontada rusa, puesto que Trey Thompkins se convirtió en el héroe del primer cuarto con 8 puntos y dos triples, poniendo al Real Madrid por delante al final del primer cuarto 17-20. Y eso que Nico Laprovittola no tuvo un feliz primer cuarto, pero sus compañeros le ayudaron a sumar 20 puntos con un 43% de acierto, rebajado por el 28% desde el triple. Pero el punto positivo venía desde la defensa. No por la superioridad reboteadora de CSKA Moscú sino por provocar hasta 4 balones perdidos por solo 1 del Real Madrid.

Comenzaba una segunda unidad con Carlos Alocén a los mandos con la ayuda de Sergio Llull y el muro de Edy Tavares dominando en la zona. Y este quinteto – con un escolta – fue más agradecido con el juego del Real Madrid que volvió a ser el martillo anotador de antaño anotando 3 triples en 3 minutos, sin la presencia de un base más temporizador en cancha. Y es que éste juego, creado por la batuta de Pablo Laso, le funcionaba al Real Madrid para estirar la diferencia en el marcador y obligando al CSKA Moscú a sobre utilizar a Mike James para meterse nuevamente en el encuentro, pero Sergio Llull estaba encendido y lideró con 8 puntos, un parcial de 8-16 para poner amplias distancias 25-36 en el minuto 15. Los blancos ponían el turbo delante y el stop atrás, puesto ningún jugador del CSKA Moscú se atrevía a desafiar la larga envergadura de Edy Tavares que recogía todo balón a su alrededor. Pero CSKA Moscú es un equipo lleno de estrellas y entre Mike James y Johannes Voigtmann, metían de lleno al equipo ruso en el partido. Y es que el buen acierto del triple en el comienzo del cuarto, fue la tumba de los blancos que se vieron con un 4/9 de acierto, tras un 3/4 de inicio. Ante la reacción del CSKA Moscú, Pablo Laso optó por sentar a Carlos Alocén y devolver al base a Sergio Llull, teniendo a Jaycee Carroll de escolta que ayer, no tuvo su día. Y es que el parcial ruso llegó a ser de 10-0 que volvió a dejar en insignificante el buen inicio de los de Laso en el cuarto. Llegábamos al descanso con la misma ventaja madridista 35-38 con un gran Sergio Llull con 8 puntos en este cuarto y los 10 puntos en 15 minutos de Anthony Randolph que aspira a ser uno de los líderes del Real Madrid. Anotar 38 puntos con un 42% de acierto, suele estar bien, salvo si juegas en Moscú, ya que apenas te sirve para solventar un partido. Pero, por otro lado, animaba ver como CSKA se quedaba en 3 asistencias y 6 pérdidas de balón.

clorin 1200 200

Porque no debemos olvidar, que todos pronosticaban un desastre de Real Madrid sin Campazzo y les sorprendería comprobar cómo los blancos sumaban 16 rebotes por 10 asistencias, quizás el problema no era tanto el base como el pívot. Y tras el descanso, volvería el quinteto inicial y el nuevo avance de Shengelia aprovechando la ausencia de Tavares. Y es que el georgiano ex de Baskonia, anotaba otros 6 puntos más para concluir con un partidazo de 15 puntos y 7 rebotes. Pero bien es cierto, que la defensa del Real Madrid había mejorado. Que sí, que la diferencia en rebotes (29-21) era rusa, pero los blancos no permitía a CSKA Moscú anotar con comodidad y menos sin la presencia de Mike James. Solo Will Clayburn tiraba del carro ruso con 11 tantos pese a su 3/10 en tiros de campo y que produjo el 48-47 para CSKA Moscú en el minuto 25. Lo negativo en este cuarto, fue el 38% de acierto del Real Madrid en este cuarto, visto en Anthony Randolph que no tuvo la misma suerte que en la primera parte y solo pudo aportar un triple más. Tampoco Laprovittola tuvo suerte de cara al aro, algo que seguro hubiese ayudado a mostrarse más tranquilo en la cancha. Pero la defensa madridista no permitía tiros cómodos del CSKA Moscú y tuvieron que esperar al regreso de Mike James para irse con ventaja al final del tercer cuarto, 58-55. Había peligro por la remontada rusa – provocada por “el marciano” Mike James y sus 14 puntos anotados en 18 minutos.

Claro, en el baloncesto gana quien más mete y hasta ese momento, era el CSKA Moscú el ganador con su 47% de acierto por el 41% del Real Madrid, pero el 3-15 en asistencias, el 0-2 en robos o el 7-3 en pérdidas (sin Campazzo), prometía unos divertidos 10 minutos finales. Y así fueron, aunque no del deseo del Real Madrid, sino del CSKA Moscú y de un hombre que ayer fue clutch player desde el minuto 33 con 60-61 en el marcador. Y eso que el de Oregón estuvo  defendido por Jeffery Taylor, Alberto Abalde y Gaby Deck. Hasta Sergio Llull fue el base en el último cuarto y era el primer defensor de James. Y es que el Real Madrid había iniciado el cuarto con un 2-6 de parcial que pudo ser más si un triple de Carroll en solitario, hubiese seguido el tramo habitual de la muñeca del jugador de Wyoming. Pero el protagonista de la machada viene de “otro NBA Player” que decide quedarse en Europa y – homenajeando a Diego Maradona – levantó su ardiente muñeca para anotar todo lo que pasaba por sus manos. Porque él solito anotó los últimos 14 puntos – los rusos anotaron 16 en ese cuarto – del CSKA Moscú en poco más de 6 minutos con un 5/6 en tiros de campo y el tiro libre que le dio la victoria a su equipo.  Una remontada que le llevó al 70-66 en el minuto 37, pero donde los blancos, con Tavares (8 puntos 10 rebotes 2 asistencias 4 tapones 25 valoración) Thompkins (15 puntos 6 rebotes 19 valoración) y Sergio Llull (13 puntos 6 asistencias) que consiguieron remontar hasta colocarse 70-71 a falta de 24 segundos tras un triple de Thompkins. Pero la última bola era para Mike James que supo anotar un 3+1 por encima de las manos de Alberto Abalde y Gaby Deck, convirtiéndose en una canasta histórica. Derrota milagrosa ante un rival que necesitó de algo más que la muñeca de Mike James que terminó con 28 puntos en 28 minutos. Pero en el Real Madrid, no se notó la baja de Campazzo, pues se repartieron 18 asistencias, se cogieron 34 rebotes, se pusieron 6 tapones y tuvieron más valoración que el CSKA Moscú. Desconocemos si éste será el camino, pero ha dejado helados a los mal agüeros.