Supercopa 2020 Final: Real Madrid 72 FC Barcelona 67

La misma normalidad

Cargando...

El Real Madrid ha vuelto a reescribir la historia y se lleva el primer torneo de la temporada 2020/2021. Una Supercopa Endesa que hace la 20ª conquista de Pablo Laso desde que es entrenador blanco y vuelve a batir al FC Barcelona en la final. Tras un año "parados" el equipo blanco volvió donde lo dejó. Fantástico partido del MVP Facundo Campazzo con 22 puntos anotados, 12 de ellos en el último cuarto. Décima temporada de Pablo Laso y décima temporada con al menos un título bajo el brazo.

Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero Realmadrid.com Víctor Carretero

Pasa en todos los veranos y éste no se iba a quedar atrás. Algo que no nos ha podido robar la pandemia, son los comentarios y quebraderos de cabeza del entorno del Real Madrid de Baloncesto. Nuevamente el balón naranja, debía poner en su sitio muchas decisiones tomadas en nuestro primer verano con mascarilla. La victoria de anoche ante el Iberostar Tenerife, amenazaba a comprobar más pronto de lo deseado, si los planes ejecutados por Pablo Laso y su equipo iban por el camino correcto. Y para muestra, el rival en la final de la Supercopa Endesa era el nuevo FC Barcelona de Jasikevicius. Un equipo más mejorado que el del año pasado con más experiencia y con un especialista como Calathes a los mandos desde la cancha. Todos sabemos que, pese al parón de tres meses, el Real Madrid disponía de otra oportunidad de conquistar no solo su séptima – tercera consecutiva – Supercopa Endesa, sino el vigésimo título de la era Pablo Laso. Y para acometer semejante reto, los blancos apenas contaban con cambios en su roster quizás algo debilitado para una temporada rebosante. Carlos Alocén nos daba la sorpresa quedándose fuera del roster de la final en beneficio de Laprovittola, quizás buscando más experiencia en este estilo de clásicos.

Una experiencia que para el entrenador vitoriano supone una clave muy importante al no repetir quinteto del partido del sábado y colocar a Jaycee Carroll en su quinteto inicial en detrimento del canterano Usman Garuba. Sorprendió Jasikevicius al no colocar a Brandon Davies en el quinteto azulgrana y así rebajar su altura inicial. Podría ser el momento de Edy Tavares, pero el caboverdiano no fue tan decisivo en ataque como se esperaba, pero sí en defensa. El partido comenzó como fue el resto, errático por parte de los dos equipos. El resultado nos especificaba un clásico partido de pretemporada que todo un Madrid vs Barça con el 5-3 en los primeros 3 minutos de juego. Al menos el juego del Real Madrid era más reconocible con la maestría de Facundo Campazzo y la inteligencia de Gaby Deck que anotaba 6 puntos ante la defensa de Nikola Mirotic que no lanzó a canasta y se retiro al banquillo con dos faltas personales en sólo 6 minutos de juego. El FC Barcelona no conseguía responder las acometidas madridistas y sólo Calathes parecía ver aro con algo de facilidad mientras sus compañeros erraban tiros increíbles y solo producían el 33% de sus tiros. No lo aprovechaba en demasía el Real Madrid con un sorprendente rosco en lanzamientos de Edy Tavares quien tenía ventaja de altura sobre sus rivales y un desacertado 2/7 en triples en un primer cuarto que se cerraba con 18-14 para los blancos. Como hemos dicho, el clan argentino - Campazzo 5 puntos y Deck 6 puntos – se añadió Alberto Abalde, un jugador que ha consumado perfectamente su rol en un equipo en el cual no lleva ni dos meses.

La salida de la segunda unidad madridista, fue aprovechada por Jasikevicius colocando a Brandon Davies dentro de la zona e intentando superar la nueva pareja interior del Real Madrid compuesta por Thompkins y Garuba. Curiosamente el Real Madrid salió beneficiado y con un parcial de 8-1 los blancos colocaban un relajante 26-20 en el minuto 14. Digo relajante puesto viendo el devenir del segundo cuarto, parecía utópico una canasta sencilla por parte de alguno de los dos equipos. Tras un error infantil de Roland Smits, Nikola Mirotic entró de nuevo en cancha y, ahora sin Deck en su defensa, superó con facilidad la defensa de Anthony Randolph llegando a sumar 8 puntos en 4 minutos de este segundo cuarto para meter nuevamente al FC Barcelona dentro del partido. Sergio Llull se echó a su equipo a la espalda y mantenía al Real Madrid por delante con 5 puntos consecutivos. Los dos capitanes de ambos equipos maquillaron el frío marcador hasta un positivo 31-30 en el minuto 17, pero nadie se podría esperar que fuesen apenas los últimos puntos que se sumasen al marcador hasta el descanso. Y es que los números de los dos equipos lo decía todo; 31% en tiros de campo del Real Madrid en este segundo cuarto, por 38% de acierto del FC Barcelona. Con la vuelta de los titulares en ambos equipos, el partido se volvió a enfriar hasta un sonrojante 0-2 en 3 minutos que dejaron el resultado 31-32 al descanso. Un partido feo, que apenas dejaba notas de color con jugadores de la talla de Hanga, Rudy, Claver o Tavares con 0 puntos al descanso y la esperanza de que se abriera el partido en la reanudación.

clorin 1200 200

Al menos era lo que todos esperábamos. No nos hubiese gustado ver como situaciones ajenas al juego en la cancha, determinase el resultado final del partido y el campeonato para uno u otro equipo. Modificó su quinteto Pablo Laso, dando salida a Randolph en vez de Carroll. Un Jaycee Carroll, por cierto, que pudo haber jugado su última Supercopa llevándose la sexta a sus vitrinas en los diez años que de momento lleva como madridista. Las defensas empezaron a ser protagonistas y para ello tanto Campazzo como Calathes empezaron a acelerar en sus acciones del cual salió vencedor el azulgrana en este tramo de partido donde el FC Barcelona conseguía una ventaja de 5 puntos 40-45 en el minuto 25 de partido. En un partido tan cerrado como el que se estaba viendo en Tenerife, cualquier buen momento de un equipo, podía suponer una ventaja quizás irrecuperable por el rival. Pero nadie esperaba, que en su segundo partido oficial con la camiseta del Real Madrid – el sexto contando pretemporada – Alberto Abalde fuese tan valiente para irrumpir en la zona blaugrana y con 8 puntos anotados en este cuarto, arañar la desventaja producida por el FC Barcelona y dejar nuevamente el partido a una sola posesión. Y eran unos minutos complicados para el Real Madrid puesto que Nikola Mirotic había conseguido superar la férrea defensa de Deck llevándole al poste bajo. Ahora sí, los dos equipos mejoraron sus porcentajes hasta el 50% de acierto en el tercer cuarto aunque las pérdidas de balón – 5 del Barcelona en este cuarto – quizás provocadas por una mejora defensiva madridista, cerraron el tercer cuarto con un parcial de 6-0 en 81 segundos para darle la vuelta al partido y colocar en ventaja al Real Madrid 50-49 a la espera de los 10 últimos minutos. Un inspirado Alberto Abalde estaba siendo el ejecutor madridista con 13 puntos en 20 minutos superando al dúo argentino Deck y Campazzo y a solo un punto de los 14 anotados ya por Nikola Mirotic.

Precisamente Mirotic quiso liderar al FC Barcelona y arrebatarle el título a los blancos. El montenegrino anotó 8 puntos en el último periodo y lideró la remontada blaugrana con un 0-7 colocando un 50-56 en el minuto 32. Debía reaccionar y pronto el equipo de Laso y busco de su defensa la virtud. Los blancos provocaron 15 pérdidas de balón de los azulgranas para seguir agarrado al partido a pesar de su baja anotación. Pablo Laso consiguió su quinteto más estable en defensa con Rudy, Llull y Deck, mientras que Facundo Campazzo hizo el resto. El cordobés hizo un último cuarto para enmarcar, primero liderando una nueva remontada del Real Madrid con 4 puntos suyos y una asistencia para el triple ganador de Sergio Llull que devolvía el 7-0 y colocaba nuevamente a los blancos por delante 57-56 en el minuto 34. Este golpe lo sufrió mucho el equipo de Jasikevicius que comprobó en primera persona el talento de Campazzo – 12 puntos y 7 faltas recibidas en el 4º cuarto – y la formidable defensa madridista que forzaba un parcial de 13-2 en 5 minutos que permitía al Real Madrid tocar con la yema de los dedos el título. Pero el partido entró empatado 66-66 en el último minuto. Pero el talento de Campazzo en ataque y dos manos salvadoras de Rudy Fernández en defensa dieron el triunfo y el título de Supercopa Endesa al Real Madrid. El primero de la temporada – siempre ha caído un título en la era Laso en todas sus temporadas – el cuarto de los últimos cinco en juego (bestial) y el vigésimo en la etapa Pablo Laso de 37 posibles, un 54% de los torneos disputados que en 10 años, es la leche. Facundo Campazzo logró el merecido MVP con 21 puntos por los 13 de Abalde y los 11 de Gaby Deck. Los años pasan y, pese a los malditos cambios producidos por la pandemia, el Real Madrid sigue compitiendo todos los partidos … y la mayoría de ellos, los ganan.