Euroliga Jornada 16: Panathinaikos OPAP Athens 75 Real Madrid 87

Las dos torres

Cargando...

Maravilloso partido jugado por el Real Madrid, que cierra el año 2019 con una gran victoria en el OAKA ante Panathinaikos, que solo pudo hincar la rodilla ante la superioridad blanca, sobretodo en el juego interior. Partidazo de Edy Tavares con 14 puntos 14 rebotes 3 asistencias para 32 de valoración y de Anthony Randolph con 22 puntos 5 triples 5 rebotes, para 24 de valoración. Los blancos consiguen su 11ª victoria consecutiva en la Euroliga y llega pleno de moral para el clásico del domingo

Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net Photo by Euroleague.net

Tocaba cerrar la Euroliga del Real Madrid en el año 2019. Un año europeo que no trajo la feliz noticia del campeonato, pero que sí nos ha regalado un espectacular balance de 27 victorias y 9 derrotas, siendo solo una en casa, ante un Zalgiris Kaunas que se jugaba la clasificación para el Top8 y un Real Madrid ya clasificado. Aquel Real Madrid, mostraba ser un equipo muy en forma, pero no tanto como el actual, líder e inmerso en una racha de diez victorias consecutivas y deseando llevarse del OAKA la undécima victoria consecutiva. Pero ganar a este Panathinaikos no sería cosa fácil. Ya sé que el Real Madrid ha conseguido 8 victorias consecutivas ante los griegos – las tres últimas visitas al OAKA entre ellas – curiosamente, desde la famosa paliza recibida por los de Laso en el primer partido del Playoff del año 2018. Ocho partidos después, el Real Madrid quería seguir siendo líder ante un Panathinaikos que era 6º clasificado, con 9-6 de balance y siendo uno de los únicos 7 equipos, con un balance positivo de diferencia de puntos. Para este partido, el Real Madrid tenía las bajas de Sergio Llull, Felipe Reyes y Jaycee Carroll.

Pero lo bueno que tiene este Real Madrid, es que puede hacer frente a sus bajas mostrando un enorme juego de equipo que consigue minimizar las ausencias. Gabriel Deck y Jeffery Taylor volvían a coincidir en el quinteto titular, supongo que para frenar las acometidas de Nick Calathes, la autentica estrella del Panathinaikos. Facundo Campazzo seguiría siendo el base titular junto a “las dos torres” blancas, Anthony Randolph y Edy Tavares. Nos daba algo de morbo comprobar el estado de forma de ambos jugadores ante un equipo que cuenta con tres jugadores por encima de los 2.10 de altura. El comienzo del partido tuvo demasiada adrenalina y demasiados errores como decía el 7-7 del minuto 3 y un 29% de acierto en el tiro del Real Madrid. Se aprovechaba de ello el Panathinaikos de la mano de Jimmer Fredette y sus 8 puntos en este primer cuarto, colocando al equipo griego con ventaja 16-11 en el minuto 5. Era sorprendente comprobar que Facu Campazzo no funcionaba en el primer cuarto, que lo abandonó a los 5 minutos por culpa de dos personales y sin anotación. La anotación de este cuarto sería cosa de Randolph con 8 puntos y Edy Tavares con 6. A destacar los números de éste último que empezó a dominar los aros a su conveniencia consiguiendo además 5 rebotes y 2 asistencias. Gracias al caboverdiano, Anthony Randolph volvió a entrar en racha anotadora con 2/2 en triples con sendas asistencias del africano. Pero no solo de estadística podríamos hablar del primer cuarto de Tavares, que provocó rebajar un buen 60% de acierto heleno, al 46% final al término del primer cuarto. El cese de acierto griego, benefició al Real Madrid con un gran Nicolás Laprovittola remontó con un parcial de 2-11 para cerrar el primer cuarto con ventaja madridista 18-22.

Una ventaja consumada al final del primer cuarto, porque su mal comienzo le dejaba con un 39% en tiros de campo y con 25 de valoración, 23 de ellos entre Randolph (8) y Edy Tavares (15). La bocina pareció ayudar al Panathinaikos que recuperó su desventaja en el inicio del segundo cuarto, cuando las dos torres blancas se sentaron en el banquillo a descansar. Pero si las nuevas incorporaciones al juego interior podrían carecer de defensa, Trey Thompkins volvió a demostrar su certero tiro exterior llevándole a conseguir 8 puntos en este segundo cuarto y muy bien acompañado por el resto de la segunda unidad, liderada por Laprovittola, quien consiguió olvidar las dos personales de Campazzo anotando 4 puntos en este cuarto, 7 en total de sus 15 minutos en cancha. Nuevamente los blancos, volvieron a reaccionar desde su 4/8 en triples y seguir por delante en el marcador 30-33 minuto 15. Intentaba responder Panathinaikos con la aportación de Calathes y sus 5 asistencias al descanso visto su escandaloso 3/11 en tiros de campo al descanso. Otro acierto de Laprovittola en el partido de anoche, que las estadísticas no valorarán. Pero sí entraría en la estadística, los diez rebotes ( sin Tavares) las 5 asistencias (sin Campazzo) y las 0 pérdidas de balón del Real Madrid en este cuarto, que nos convencía de haber realizado una primorosa primera parte  con un parcial de 4-11 en 5 minutos, siendo la última canasta del PAO en el último segundo del segundo cuarto, que terminó con un claro 34-44 para los blancos. 44 puntos para un escaso 40% en tiros de campo, que permitía comprobar su éxito en defensa, provocando un 38% en tiros del Panathinaikos y 7 pérdidas de balón.

clorin 1200 200

Podríamos estar asistiendo a los mejores minutos de toda la temporada del Real Madrid, porque con el poco acierto blanco, llevar 44 puntos podría aspirar a mejorar los números en la segunda parte a poco, de que el acierto en el tiro fuese lo que su media dice que los blancos promedian un 50% en tiros en la Euroliga. Y sin darnos apenas cuenta, el Real Madrid ya contaba con un parcial de 5-13 que hacía subir la diferencia por encima de las dobles cifras jugando en el OAKA, no lo olvidemos. Y es que los jugadores de Pablo Laso con Campazzo y Tavares de estiletes, dominaban el partido hasta hacer llegar al 39-58 en el minuto 24 de partido. Y es que los blancos habían conseguido su ansiado 50% de acierto en el tiro apenas iniciada la segunda parte. Repetía Panathinaikos con la opción de Calathes, quien conseguía 7 puntos en este cuarto aunque con malos porcentajes en el tiro. La respuesta del greco americano, hizo reaccionar al equipo heleno consiguiendo un parcial de 11-4 en dos minutos para acercar a los suyos al fantástico partido madrileño. Y es que el acierto blanco se agotó en los últimos minutos del tercer cuarto, con 5 pérdidas de balón, manchando su buena estadística conseguida en 25 minutos. Y es que en esos 6 últimos minutos del tercer cuarto, el Panathinaikos consiguió un parcial de 20-8 que dejó la ventaja madridista en un simple 58-66 al final del tercer cuarto.  Volvían los griegos a estar en un partido hecho y dirigido por el Real Madrid, donde Anthony Randolph conseguía 8 puntos, Jeffery Taylor con 7 y las 4 asistencias repartidas por un recuperado Facundo Campazzo.

Quizás éste último dato, fue el que convenció a Pablo Laso mantener en el inicio del último cuarto a Campazzo, Randolph y Taylor. Además de Rudy Fernández, quien había defendido a las mil maravillas en la primera parte y la gigantesca figura de Edy Tavares, que estuvo tocando por una varita mágica durante todo el partido. Porque el caboverdiano se vistió de superhéroe consiguiendo 4 rebotes ofensivos en este cuarto, sino que repartiendo asistencias a sus compañeros que devolvían segundas oportunidades para que el Real Madrid volviese a superar los diez puntos de diferencia 63-76 en el minuto 36. Y es que la presencia de Tavares trastocaba todos los planes de Calathes y el Panathinaikos, que realizó un enorme partido, pero que se encontró contra todo un muro, tanto en ataque como en defensa, que impacientaba tanto a Papagiannis y a Mitoglou y todo center que quería detener a Tavares. Un Edy Tavares, que cerraba su enorme partido con 14 puntos, 14 rebotes, 3 asistencias, 1 robo y 1 tapón para 32 de valoración. Buscaba Panathinaikos reaccionar, pero ya sin suerte puesto también apareció Anthony Randolph con 6 puntos y 4 rebotes más en este cuarto, que rindió totalmente a Panathinaikos y dio al Real Madrid su undécima victoria consecutiva en la Euroliga.

Y es que Anthony Randolph terminó con 22 puntos 5 rebotes y 24 de valoración, con 12 puntos de Causeur y 6 de Campazzo que sumó además 5 rebotes y 8 asistencias. Sí sumásemos las valoraciones de Tavares (32) Randolph (24) y Campazzo (11), nos daría la misma valoración que todo el Panathinaikos (67). Y es que los blancos cerraron el 2019 con una grandísima victoria en el OAKA, la cuarta consecutiva y terminará el año como líder de la euroliga… siempre que el Barcelona no venza al Olympiacos por más de 20 puntos.