Euroliga Jornada 07: Unics Kazan 75 Real Madrid 68

Liderato Regalado

Cargando...

El Real Madrid sufrió una verdadera noche de Halloween, cayendo derrotado de forma clara y sin aprovecharse de errores de terceros, para optar al liderato de la Euroliga. 11 puntos en el primer cuarto, 7 en el último y las 17 pérdidas fueron una tumba insalvable para los blancos, que tuvieron la feliz noticia del debút de Juan Núñez que en apenas 3 minutos fue el mejor jugador de los blancos. El Real Madrid es 3º a una victoria de los primeros y las mismas que el séptimo.

Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net Euroleague.net

Fría noche en Madrid. Después de unas temperaturas suaves, la lluvia y el frío se han instalado ya en la capital de España. Además estamos en Halloween con lo que hablamos de los “muertos vivientes” y de la noche con más terror de todo el año. El Real Madrid se encontraba en Rusia en su doble enfrentamiento europeo. Tras su sufrida victoria del miércoles en San Petersburgo, los de Pablo Laso buscaban una victoria tras lo visto en otros partidos, le podría dar el liderato de la competición. Para ello, debía superar a Unics Kazan de Velimir Perasovic que llegaba con un balance de 2-4 pero con una gran victoria conseguida ante Baskonia cosechada tras un gran primer cuarto. El Real Madrid venció a Zenit tras una gran defensa en la segunda parte y muy buenas aportaciones de Rudy Fernández, Edy Tavares y un genial Thomas Heurtel. Para el partido de anoche, Pablo Laso no pudo contar con Carlos Alocén, aquejado de problemas en la espalda y su puesto lo ocupó un atrevido Juan Núñez.

clorin 1200 200

Igual que en Madrid, en Kazan la noche era fría y debió haberse celebrado Halloween porque también me pareció ver muertos vivientes por la televisión. Pablo Laso decidió darle la titularidad a Alberto Abalde (7 puntos y 8 de valoración en Euroliga) acompañando a Thomas Huertel, Adam Hanga, Guerschon Yabusele y Edy Tavares. Ya el partido comenzó desapacible, como sabiendo de antemano como sería el resto del partido. La primera canasta de Unics Kazan la consiguió Hezonja más de tres minutos del inicio del choque y servía para colocar un 2-3 en el marcador de un partido donde ambos equipos ya habían perdido 2 balones cada uno. Y es que eso fuel el mejor resumen que nos dio el primer cuarto del Real Madrid, regalando hasta 5 balones – 3 de Yabusele – que llevaba un increíble e inesperado 10-3 en el minuto 6 de partido. Ni el cambio del base reactivó al Real Madrid en ataque, que estiró la fuerza de Yabusele y el tamaño de Tavares para recuperar algo de su apatía y llegar al final del primer cuarto con 11 tristes puntos, 9 de ellos de su pareja interior. Una canasta final de Marco Spissu dejaba el definitivo 14-11 para Unics Kazan al final del primer cuarto. Un cuarto que fue todo un drama para el Real Madrid ya que, a su 31% en tiros de campo, hay que acompañar las 5 pérdidas de balón, por 3 asistencias realizadas y 1 sola falta realizada. Por tanto no extrañaba tanto el 12 de valoración en el comienzo de un partido que se presuponía muy importante para alcanzar el liderato de la competición.

Y quizás eso no era lo peor, porque Unics Kazan “solo” había anotado 14 puntos, 10 de ellos desde la zona y con un increíble 71% en tiros en la pintura. Parecía una desgana total del juego interior en la parte defensiva. Y a todo esto, Pablo Laso volvió a contar con Hanga y Taylor en la segunda unidad, manteniendo las dos torres de inicio con Tavares y Poirier. No sirvió de mucho la jugada porque en apenas dos minutos, el Unics Kazan conseguía un parcial de 7-0 que sacaba los colores al madridismo, colocando un claro 21-11 en el minuto 12 y obligando a Pablo Laso a entregarle – el marrón – las llaves del equipo a un chaval de 17 años. Efectivamente, fue el debut de Juan Núñez en la Euroliga y como buen canterano y poco habituado a minutos, fue el más atrevido – en todo el partido – del Real Madrid y nos regaló los mejores minutos del partido para los intereses madridistas. Fueron escasos 3:37 minutos de partido y el parcial se quedó en un 8-12 pero detengámonos en ese detalle. El Real Madrid con Juan Núñez a los mandos, anotó 12 puntos (11 en los 12 minutos anteriores) con 4/7 en tiros de campo 3 asistencias y 1 pérdida de balón. Sí, la pérdida fue de Juan Núñez, pero también las 3 asistencias y las 2 recuperaciones de balón que dejaba el marcador en 29-23 en su vuelta al banquillo en el minuto 26. Juan fue el único punto de luz en la fría y negra noche de Kazan. Porque inexplicablemente, la entrada de Heurtel y Llull en cancha volvió a ser un agujero de 4 pérdidas más en el segundo cuarto. Pero, al menos, el Real Madrid consiguió frenar el ataque ruso, que vio de la mano de Poirier y Sergio Llull como a casi punto por minuto, los blancos alcanzaban un parcial de 0-5 en 30 segundos para igualar al máximo el encuentro 35-34 todavía para Unics Kazan. Otro triple de Llull al límite del tiempo pero que solo fue el 2º de la primera parte donde los blancos se quedaron en un 43% de acierto.

34 puntos en la primera parte, solucionado con los 23 puntos del segundo cuarto. Pero el Real Madrid seguía frío como la noche rusa con las mismas 9 asistencias que pérdidas de balón, habiendo cometido 4 faltas personales y teniendo a un chaval de 17 años como el cuarto jugador más valorado tras Poirier y Tavares que con 9 volvían a destacar. Pero destacaban gracias a 10 de los 19 rebotes cogidos por el equipo madridista. Y con todo respeto a Unics Kazan, el 51% de acierto estaba inflado por el gran 68% en tiros de dos que mantenían en la primera parte. El tercer cuarto presumía de llevarnos a la misma desazón de la primera parte, pero al menos el Real Madrid se encontraba más ávido en defensa y con Edy Tavares a los mandos para llevar a su equipo a la victoria. Con una canasta bajo el aro de Yabusele, los blancos conseguían despegarse en el marcador hasta el 37-44 del minuto 25. Así es, una única canasta de Unics Kazan en ese periodo de tiempo, donde parecía que el Real Madrid recogía caramelos y no golpetazos en la noche de Halloween. Y es que Tavares estaba intratable, con 8 puntos 2 rebotes y 4 robos de balón, además de una magnifica asistencia a Abalde. Pero no era la noche del Real Madrid y dos triples consecutivos de Unics Kazan, volvía a meter el miedito en el cuerpo y a dejar el partido muy abierto 49-51 al final del tercer cuarto para el Real Madrid. 40 puntos habían anotado los blancos en 20 minutos, que empezaban a olvidarse de la pesadilla del primer cuarto, con el buen hacer de Tavares con 13 puntos 5 rebotes 4 robos y 8 faltas recibidas.

Destaco las 8 faltas recibidas, porque es bien sabido que no suele ocurrir eso en el gigante de Caboverde que sufre de su altura la imposición arbitral. A pesar de los dos puntos de ventaja, la posibilidad de asaltar el liderato en la Euroliga, volvía a ser muy real. Con una simple victoria, se llegaba al coliderato y venciendo por 5 o más, sería la primera posición. Pero la noche de brujas, estaba por comenzar. O por continuar, mejor dicho. Decíamos, en broma, que nos había parecido ver telarañas en la zona de ataque madridista, porque los blancos se olvidaron de jugar por dentro en todo el último cuarto. Sirva como ejemplo el 2/4 de los blancos en tiros de dos en todo el cuarto y lanzando escasos 14 tiros a canasta en un partido abierto. Y sí, el Real Madrid había anotado sus dos canastas interiores en los dos primeros minutos del cuarto para luego realizar un 1/10 en triples, con solo 2 tiros de dos en 8 minutos. Y con todo esto, nos veíamos abocados a la muerte súbita con 55-55 en el minuto 35 y un Real Madrid disparado en el número de pérdidas de balón que fueron fundamentales para perder en 72 segundos, el liderato de la Euroliga – parcial de 8-0 en ese tiempo – e incluso del partido. Sonrojante 7 puntos en un cuarto donde además realizas 4 pérdidas de balón y 4 tiros desde la zona donde eres muy superior. Tarde noche trágica de Halloween para un Real Madrid que perdió una gran oportunidad.